Google+

domingo, 2 de julio de 2017

¡ Qué triste y aburrido es escucharles sus patéticas excusas!

Decir que sí cruzando los dedos detrás de la espalda era un viejo juego infantil,
que nos servía para hacernos creer que lo que decíamos era mentira y cualquier promesa que hubiésemos hecho de ese modo podríamos romper la palabra sin dejar de ser personas que cumplíamos lo que declarábamos o prometíamos.

Parece que Kubati se ha quedado en esa fase infantil.

Hoy en El Correo
¡La de tonterías que tendremos que seguir oyendo y viendo 
en un grupo que viene aceptando la realidad 
con 40 años de retraso!
Entiendo que para mantener el rebaño unido tengan que seguir realizando declaraciones de ese tipo de vez en cuando pero, que triste y aburrido es escucharles y ver sus patéticas excusas.