Google+

domingo, 12 de noviembre de 2017

Españoles (¡y europeos!), Franco ha muerto.

elpais.com/elpais/ /opinion
España es una democracia madura que ha sabido dar lecciones de tolerancia en materia sexual, religiosa e ideológica. Que ha acogido sin traumas ni brotes racistas a millones de inmigrantes. Que ha escalado en índices de calidad democrática al puesto 17 de todo el mundo en el índice de The Economist, por ejemplo, solo por debajo de Reino Unido y por encima de Estados Unidos, Italia, Francia o la propia Bélgica.

Padece problemas que urge abordar como la corrupción, la precariedad laboral y la renovación de la Constitución que —entre otras cuestiones— permita abordar y solucionar el problema catalán. 

Pero ningún ataque de retórica vacía y guerracivilista como el que parecen sufrir los populistas, los independentistas y cierta prensa anglosajona puede justificar las alegaciones sobre la supervivencia del franquismo. 

Estamos en 2017 pero, si es preciso, lo recordaremos: españoles (¡y europeos!), Franco ha muerto.