Google+

sábado, 28 de enero de 2017

El político más superficial, infantil y peligroso que hemos visto en toda la historia, al mando del país más poderoso del mundo.

El problema de la primera semana de Trump en la Casa Blanca es que ha demostrado que las infinitas estupideces que dijo durante la campaña eran estupideces que estaba dispuesto a hacer de verdad, y que además, es tan imbécil como para hacerlas en modo “mi honra está en juego, y de aquí no me muevo”. Ese es el problema. 

Es tan malo, que si no estuviese pasando de verdad, pensaría que es una película… Realmente, lo importante es eso, que es un imbécil. De esos imbéciles que imponen una tasa arancelaria porque así legitima con una estupidez la estupidez anterior que dijo en un mitin, y las consecuencias le traen completamente sin cuidado. 

Que construye un muro porque dijo que lo iba a hacer, aunque en realidad ya hubiese un muro y ampliarlo no resuelva absolutamente nada. Lo importante es el símbolo, la parafernalia, la demostración de poder, el gesto mediático, el detalle folclórico. 

El político más superficial, infantil y peligroso que hemos visto en toda la historia, al mando del país más poderoso del mundo. Un país con mucho que perder

Pero es que, además de ser un imbécil, es un imbécil corrupto, que se niega a cumplir con el trámite de publicar sus declaraciones de impuestos, que nada más llegar al despacho oval ordena descongelar la construcción de un oleoducto en el que tiene intereses económicos, y que mantiene una infinita lista de conflictos de intereses actuales o potenciales. No, no hay nada bueno que pueda salir de todo esto. 

El problema no es que el presidente de los Estados Unidos no emocione a nadie en su proclamación ...

o que después se desmoralice por lo que dice la prensa y ordene a su portavoz que mienta

Que inicie una guerra contra la prensa es grave, porque la prensa se supone que debe ser uno de los contrapoderes que equilibren la balanza en una democracia, pero lo verdaderamente grave no es todo eso. 

Que no sea capaz de entender que un arancel del 20% sobre las importaciones mexicanas es algo que, económicamente, no tiene sentido y es un dinero que paga de su bolsillo el consumidor norteamericano es grave, sí… pero ni siquiera eso es lo más importante.

Trump orgánico.


viernes, 27 de enero de 2017

La danza de la lluvia de Rajoy


El muro disminuye la legitimidad de las propias instituciones que debían descansar en el principio de igualdad universal.

Si aplicamos los principios en los que descansa la democracia liberal tenemos que aceptar que necesitamos Estados y fronteras, pero que estas últimas no se deben gobernar unilateralmente.
Queda claro, entonces, que lo que está mal con la valla que separa Tijuana de San Diego es un asunto de principios. Lo que tienen de malo los muros de la frontera no es que detengan la migración o controlen el territorio, al fin de cuentas ésa es una prerrogativa del Estado, lo malo es que lo hagan unilateralmente. Aunque los estadunidenses digan que la barda no es xenofóbica, el solo hecho de que no haya habido consulta oficial con las instituciones mexicanas muestra que Estados Unidos no considera a los mexicanos como iguales.
La política del muro es un error político porque sólo genera beneficios de corto plazo para los legisladores que sacan provecho de los miedos raciales de una minoría de estadunidenses, y porque al adoptar el modelo unilateral los estadunidenses minan la confianza de sus vecinos. Pero también es un error moral, porque a la larga el muro disminuye también la legitimidad de sus propias instituciones políticas, que debían descansar en el principio de igualdad universal. Y además de ser un error político y moral, la política del muro es una pena, porque Estados Unidos y México tienen ya la infraestructura de instituciones bilaterales transfronterizas que permite la cooperación.

Breve historia de los Estados Unidos - Michael Moore


miércoles, 25 de enero de 2017

Estimado racista :


El error más dañino sería considerar a Donald Trump un dirigente más.

Imagen y texto de :
www.eldiario.es/zonacritica/peligro-normalizar-Trump
La entronización de Trump en “la Nueva América” ha dado alas a la “Nueva  Europa” que proclaman los principales partidos de ultraderecha, ya numerosos. El peligro, letal, es normalizar lo que Trump representa. Hay precedentes de amargo recuerdo en los años 30 del SXX y por la misma causa.

El error más dañino sería considerar a Donald Trump un dirigente más, como se intenta y terminará pasando. La elección del magnate norteamericano cambia el tablero y las reglas de juego internacionales. 

Trump es el símbolo del declive de los Estados Unidos. Por eso ha sido elegido. Ha vencido con la bandera ultranacionalista. Con la promesa de volcarse en "América", en "hacerla grande otra vez".

Nadie debe engañarse, un multimillonario al frente del equipo de multimillonarios ultraconservadores que ha nombrado Trump, seguirá trabajando por los intereses de los suyos. Las "máximas bajadas" de impuestos que anuncia las sumará o restará de otras partidas.

Es cierto que Hillary Clinton no era una buena candidata, era el empecinamiento en el error. O que el Partido Demócrata segó los pasos de Sanders como alternativa más progresista. O que Obama no cumplió cuanto prometió. O que conocemos dirigentes que mienten en cada palabra. Pero Trump se ubica en otra división.

La entronización de Trump en "la nueva América" ha dado alas a la "nueva  Europa" que proclaman los principales partidos de ultraderecha, ya numerosos.

El resurgimiento en notoriedad de la Rusia de Putin, a la que nostálgicos intentan ver heredera de una idealizada Unión Soviética, tampoco ofrece precisamente tranquilidad. Y China, la que no impone imperialismos según dicen, compra deuda pública sin parar de Estados Unidos, o de los reconducidos Argentina y Brasil, acude en socorro de África. Todo ello con mucho dinero y su fórmula de capitalismo salvaje bajo la dictadura de los jefes del proletariado.

Como los Demócratas norteamericanos, la socialdemocracia europea no cesa de dar tumbos. La responsabilidad de los partidos socialdemócratas en la situación que vivimos es enorme, decisiva. Los electores no han percibido un papel de oposición y cambio, sino todo lo contrario.

Trump y sus colegas europeos de la ultraderecha, la conservadora May británica, se fijan como modelo aquel tiempo primigenio en el que, según sueñan, todos eran blancos, ricos y felices. 

Apasionante y peligrosa partida en la que la mayoría tiene mucho que perder y nada que ganar. Lo último, normalizar lo que dista enormemente de ser normal. 

martes, 24 de enero de 2017

Amnistia e indulto, en mi modesta opinión. IU y la amnistía del 77

Hoy recordamos la matanza de Atocha, viene a nuestra memoria el fantasma de los crímenes del franquismo y, hoy también, me he enterado del plan de IU de lanzar una campaña para derogar la ley de amnistía del 77 porque se supone que impide juzgar los crímenes del franquismo. He aquí mi opinión sobre el tema:

La amnistía es la eliminación de la responsabilidad penal de un delito.. Esta acción jurídica suele ser desarrollada por el Poder Legislativo y afectar a diversas personas que, anteriormente, habían sido consideradas culpables de una violación de la ley.

Es importante distinguir entre la amnistía y el indulto. El indulto también es un recurso que extingue la responsabilidad penal, pero el autor del delito sigue siendo considerado como culpable. Es decir, el indulto sólo perdona el cumplimiento de la pena.

La amnistía, en cambio, se aplica sobre el propio delito (se perdona el delito, no la pena). Esto significa que la amnistía logra la extinción de la responsabilidad civil o penal y borra los antecedentes. La amnistía también puede generar consecuencias retroactivas. Lo habitual es que la amnistía se decrete en instancias de cambio político o social, implicando el perdón de delitos cometidos en un régimen pasado.

En mi opinión, en el 77, tras el cambio de régimen, se amnistiaba a los ciudadanos reprimidos por el franquismo al entender que bajo ese régimen las leyes eran fundamentalmente injustas e ilegales.

Se podía amnistiar a los antifranquistas, pero no a los franquistas, para ellos no sería amnistía, sino indulto a sus fechorías. Matiz importante.

Y, evidentemente, desde entonces a nuestros días, reivindicar la amnistía es ridículo. Los que así lo hacen o están contra el régimen democrático o, realmente, a lo que aspiran es a un indulto.

lunes, 23 de enero de 2017

Siria o el negocio de unas empresas armamentísticass que exigen cada vez más guerras, cada vez más virulentas, cada vez más duraderas.


Excelente reflexión de Rosa Regás ayer en su diario que muestra una realidad que a corto y medio plazo no permite ser muy optimista.

Comienza recordándonos que, quizá a los americanos y a los doctos europeos no les gustara Al Assad, su presidente, pero aun así desde hacía años gobernaba un país de mil religiones, ideas y tradiciones con una paz casi celestial, sin terrorismo interior ni exterior, ni excesos de delincuencia, ni cárceles llenas; se regía por una legislación, un respeto a los derechos humanos y una política social acorde con sus variadas creencias; acogía un gran número de turistas que volvían encantados de sus viajes, desarrollaba una industria tradicional cada vez más moderna, tenía una sólida red de comercio interior y exterior así como muchas y variadas actividades culturales que daban estabilidad a su economía y un bienestar a la población muy por encima del de los demás países de Oriente Medio. 

Además, mantenía además unas relaciones con su orgulloso y pro americano vecino Israel, sino cordiales al menos inteligentes y tranquilas haciéndose cargo de sus recortes territoriales y de la expulsión de cientos de miles de palestinos. ¿Qué más quería Occidente? 

Pues bien, sin pretextos para la invasión pero enloquecido por su afán guerrero, EE UU siguió las directrices de la OTAN y las ansias imperiales en la zona de Israel y Arabia Saudí, se dejó vencer por la codicia y decidió acabar con Al Assad, aliado de Rusia. 

Así fue como creó un grupo opositor con el rimbombante nombre de partidarios de la libertad al que se le dio dinero, armas y miles de mercenarios asesorados y entrenados por sus propios mandos y en las fronteras estableció campamentos de entreno y sustitución de fuerzas de combate de los ejércitos que día a día, mes a mes y año a año destruyeron Siria sin vencer jamás porque no contaron con la oposición interior que ningún medio europeo ni americano reconoce ni con la ayuda de Rusia. Y fueron directos al fracaso y al espantoso desastre que conocemos. 

Hoy gozan del privilegio de haber destruido un país que no suponía ninguna amenaza para sus vecinos ni para el mundo, solo una piedra en el zapato de Israel y Arabia Saudí; haber dejado trescientos mil muertos y haber provocado un éxodo millonario que vaga muerto de hambre y frío por la desalmada Europa. 

Difícil comprender qué le reporta esta guerra a Estados Unidos, a menos que tengamos el coraje de reconocer que a los valores de los que presume, antepone –como nosotros– el negocio de su armamento que exige cada vez más guerras, cada vez más virulentas, cada vez más duraderas.

Rosa Regás en El Correo de ayer

domingo, 22 de enero de 2017

En un país democrático los delitos los investiga la policía y los juzgan los jueces. No los curas.

El exvicario general de Gipuzkoa Juan Kruz Mendizabal
www.eldiario.es/norte/almargen/curas-pederastas-jueces-curas
Las víctimas tienen todo el derecho a tomar sus propias decisiones, pero cuando el obispado tuvo noticias de un delito cometido contra menores de edad debería haberlo puesto en conocimiento del fiscal o la policía. Lo contrario es evitar la actuación de la justicia. Y la prueba es que la fiscalía ha abierto una investigación tras conocer los hechos.

no se trata de reclamar su lapidación pública, ni de caer en la peligrosa tentación del populismo punitivo, sino de exigir que el código penal vigente para todos los ciudadanos se aplique por igual a curas, monjas, frailes y obispos”. A Mendizabal la Iglesia le quitó sus cargos y le impusieron “diversas penas expiatorias” y no avisaron a la policía. Le libraron de rendir cuentas ante la justicia.

Ladrones a través de pequeños butrones" ... en tu casa


Mal Francisco, eso ya no convence a casi nadie. Has perdido la oportunidad de decirle que se comporta como un ser despreciable y te refugias en la oración y el cuento religioso. Mal.

Se puede estar a favor o en contra. Incluso pasar del tema. O al menos creerlo así. Pero realizar las manifestaciones que parece haber manifestado el "Papa progre" me parecen esperpénticas:

-> USA ¿Mantener una preocupación por los pobres?
Ni la historia dice eso precisamente ni al que felicita parece que le importen mucho. 

->¿Qué rezará para procurarle sabiduría y fuerza? Lo último le sobra pero de lo primero parece que anda escasito y rezando no parece que lo vaya a conseguir.

->Y decir que la historia del pueblo de EEUU ha estado guiada por ricos valoras espirituales y éticos son ganas de tocar los puntos suspensivos de la gente razonable, medianamente inteligente y con un poco de conocimiento de la historia. No todos somos tan imbéciles como parece que cree este pastor que lo son sus ovejas.

En declaraciones a "El País" También ha dicho que “hay que ver qué hace, no podemos ser profetas de calamidades”, es decir, ¿esperar a que haga lo que dice que va a hacer?. No me parece. También ha declarado que "en momentos de crisis, no funciona el discernimiento y los pueblos buscan “salvadores”. Lo dice un vendedor de un "salvador". Vaya.

Desafortunadas declaraciones de quien esta acostumbrado a hablar en abstracto pero que cuando tiene la oportunidad de decirle a alguien que se comporta como un ser despreciable se refugia en la oración y el cuento religioso. 

Mal Francisco, eso ya no convence a casi nadie.