Google+

sábado, 11 de marzo de 2017

El contexto de EiTB.

Me entero hoy en la prensa que el Consejo de Redacción de EiTB ha salido en defensa del polémico programa sobre los españoles y crítica a la dirección por retirarlo. Es no querer reconocer el flagrante error cometido.

Y poco después, leo a Carlos Gorostiza, que nos aporta periódicamente unos comentarios en mi opinión muy recomendables de leer, para entender diariamente la realidad de la política vasca, de los "asuntillos" que periódicamente hacen que suenen determinadas alertas ciudadanas, y así, poderla situar en su contexto real. La última, la relacionada con el lamentable programa de ETB:

Dice que lo peor de todo es que uno de esos espacios en los que este tipo de personas se mantienen protegidas, retroalimentadas, al calor de sus propios prejuicios y a salvo de la realidad de una Euskadi que ni conocen ni quieren conocer (de España ni hablamos) es, justamente, la radiotelevisión pública vasca. 

Por eso tienen razón sus responsables cuando deploran que el programa de marras haya sido sacado de contexto. Claro que sí, ha sido sacado de ETB1, que es el contexto para el que se creó y realizó. Nadie pensó que esa telebasurilla pensada para consumo de los propios fuera a salir del circulito pequeño, cerrado y confortable, donde “hacer unas risas” contra los españoles no solo sería un divertimento que quedaría entre los propios, sino que posiblemente era lo que los protagonistas sabían que se esperaba de ellos.

Así que claro, cuando se saca de contexto, cuando sale a la calle (a la de verdad) lo que fue pensado y emitido para consumo del exclusivo círculo de los afectos, se lía parda. Ya dijo uno de los históricos directores de EiTB que aquella era una televisión de abertzales y para abertzales. Nadie lo ha vuelto a repetir, porque esas cosas no se dicen, incluso se niegan, pero el contexto es ese. 

Pero hay un detalle especialmente negro, que ha pasado desapercibido y que me parece de todo lo ocurrido lo más terrible: “Euskalduna naiz” no significa “soy vasco” sino “soy vascoparlante”. Lo último que le faltaba al euskera es que se le vincule con estas opiniones y se le cargue con la terrible mochila de que alguien pueda creer que ese es el modelo de sus hablantes. Tremendo.

Los "Papeles de la Castellana".

Los Papeles de la Castellana han sido una de las mayores filtraciones de información fiscal de la historia de la prensa española: casi 40.000 documentos que demostraron cómo grandes fortunas, aristócratas e importantes empresarios habían utilizado todo tipo de trampas y artimañas para esconder su dinero en paraísos fiscales y pagar lo menos posible a Hacienda.

Ahora parece que la Policía detuvo hace un mes a una persona en Tenerife a la que acusa de filtrar los Papeles de la Castellana. Un delito parecido al de Edward Snowden o el de Julian Assange, es decir, jugarse la cárcel para que la sociedad pudiese conocer los abusos de los poderosos. ( eldiario.es/escolar ).


Tiene narices 
que se detenga con más facilidad 
al que señala a evasores de impuestos 
y a gente que nos ha estafado a todos 
que a los propios estafadores.

viernes, 10 de marzo de 2017

En la orilla. Teatro Arriaga.

El hallazgo de un cadáver en el pantano de Olba pone en marcha la narración. Es la historia de Esteban, su protagonista,  obligado a cerrar la carpintería de la que era dueño, dejando en el paro a los que trabajaban para él. Mientras cuida a su padre, enfermo terminal, Esteban indaga en los motivos de una ruina que asume en su doble papel de víctima y de verdugo, y entre cuyos escombros encontramos los valores que han regido una sociedad, un mundo y un tiempo. 

La obra arranca primero con una jornada matinal de caza en el marjal, un gran escenario donde ya en la Guerra Civil los falangistas lanzaban a quienes habían fusilado. Después vemos cómo despluman los patos cazados, almuerzan, siguen con la sobremesa y hay un final de copas y drogas que crearán ese estado de febrilidad que les empujará a las confesiones. 

Paralelamente, habrá escenas anacrónicas que aportan información: en la serrería, en la ducha con el padre inválido, en la sucursal bancaria. Como la novela, acabamos con un final trágico en un bucle anunciado al inicio.

En esta obra, el autor confesó que se dejó llevar, que construyó el disparate, que no quería mantener una estructura que le impidiera llegar a los lugares más insospechados y, en la novela en que se basa la obra están todos esos constructores que han tocado una pizca de celebridad porque el equipo de fútbol de su pueblo lleva el nombre de su empresa en la camiseta y porque la gente se les acercaba a pedir trabajo. 

“En la orilla” se basa en la novela homónima de Rafael Chirbes (Premio Nacional de la Crítica 2014, Premio Francisco Umbral y Premio Nacional de Narrativa), que , director de la obra, describe como “una historia de paisajes abstractos (tan poco teatrales) y de personalidades extremadamente introvertidas (menos teatral aún; ríase usted de Bergman). 

Ninguna novela describe mejor este muestrario de burgueses de medio pelo caídos en desgracia el día después de la explosión de la burbuja”. http://www.teatroarriaga.eus/programacion/en-la-orilla/

Envueltos en la bandera para tapar la cartera. ¿España nos roba? ... o ...


El sentimiento independentista no va a desaparecer en Cataluña por los casos de corrupción, pero todo cuando se va sabiendo cuestiona el “España nos roba”, argumento con que el aparato de propaganda del separatismo ha machacado durante años. 

Por el momento, el que se está demostrando que robó a Cataluña es el que fue su partido gobernante durante muchos años, con sus amados líderes al frente, y esto no se borra por más que haya transmutado sus siglas a las de PDECat.

La oposición ha pedido explicaciones inmediatas de Mas en el Parlamento de Cataluña, y sorprende que Esquerra Republicana, tan activa en el trabajo contra la corrupción, no forme parte ahora de las fuerzas que lo exigen, sin duda a la espera de obtener réditos políticos de las ruinas del nacionalismo.

jueves, 9 de marzo de 2017

Primeras elecciones al parlamento vasco

¡Je! Y parece que fue ayer. 

La primera vez en la historia que, viviendo en "paz relativa", la ciudadanía puede elegir a su Parlamento

La única vez que se eligieron 60 representantes a repartir entre siete organizaciones políticas de la época, de las cuales, la mayoría, desaparecidas o recicladas. A partir de entonces serían 75 por provincia o Territorio Histórico, como les gusta decir. Pero se mantiene desde entonces la "injusticia igualitarista". 

37 años en los que se ha avanzado mucho y han quedado claramente definidas las posiciones de la ciudadanía en cantidad de planteamientos (derechos sociales, violencia, autonomía, educación, ...).

martes, 7 de marzo de 2017

Recibir presiones forma parte del oficio de periodista. No debería ser así, pero lo es. Y la APM ya lo sabía : Empresas, bancos, partidos, administraciones públicas …

Recibir presiones forma parte del oficio de periodista. No debería ser así, pero lo es. 

Están acostumbrados a ellas y deben aprender a gestionarlas desde el principio, de la misma manera que les toca gestionar la información falsa o sesgada, la escasez de fuentes fiables, la ocultación de datos que deberían ser de dominio público o la falta de recursos humanos y materiales para lograr que una cobertura informativa esté realmente completa.

Hoy, como entonces, existen periodistas que saben gestionar las presiones con destreza y sin sufrir un desgaste aparente. Y los hay que no saben o no quieren hacerlo. Sea cual sea el medio para el que trabajen. Sea quien sea su redactor jefe o su director. Lo que no existe, al menos hasta donde yo sé, es el periodista que no sufre ningún tipo de presiones. Así sean las del vecino del cuarto, que tiene un hijo muy espabilado al que acaban de dar un premio en la feria de ciencias ( ¿Crees que puede interesarle al periódico para una entrevista en la sección de local?…)
Sorprende por ello el  durísimo comunicado publicado por la Asociación de la Prensa de Madrid (APM) denunciando lo que define como "acoso" de Podemos a algunos periodistas, que aparentemente se sienten "amedrentados" por las críticas hechas por representantes de este partido.

lunes, 6 de marzo de 2017

Todo lo que nos une

Esta hermosa campaña tiene como objetivo 
acabar con los prejuicios: 
Todos tenemos más cosas en común de las que pensamos.

domingo, 5 de marzo de 2017

Reirse de España "en broma" no es lo más inteligente que puede hacer ETB, mas bien, una gilipollez.

Hoy domingo ha saltado a las redes y a los titulares de cierta prensa con ganas de alarmar más de lo necesario un vídeo sobre lo que algunos personajes de la vida social vasca piensan de España, los españoles y sus símbolos, como la bandera o el himno, incendió ayer las redes. 

El espacio televisivo, ya retirado, que se emitió en el canal en euskera de ETB el pasado 8 de febrero define, en clave de "humor", pero con una considerable carga despectiva, cuatro prototipos de españoles: el “facha” el “paleto” la “choni” y el “progre”, y a lo largo del programa una conocida "ex-tertuliana de la casa" dice que cuando escucha el himno español, “le dan ganas de vomitar” y siente que le “da cagalera”.

Desde mi punto de vista cada uno es muy libre de opinar lo que quiera, y la libertad de prensa y de opinión deben de defender esa posibilidad.

Ahora bien, entiendo que desde los medios públicos de opinión ni es aconsejable, ni recomendable, ni inteligente producir, alentar ni promocionar ese tipo de opiniones tan radicalizadas en una televisión que, al menos en teoría, es de todas y todos.

No quiero ni imaginarme a cierto grupo parlamentario de media docena de miembros en el hemiciclo español rasgándose las vestiduras ante un programa que se emitiese en la televisión pública del estado siguiendo la misma mecánica que este programa, pero al revés, es decir, descojonandose y despreciando a los vascos y vascas, eso sí, dentro de lo que ellos considerasen una broma y nada más.

Como dice una amiga mía, todavía a estas alturas no tenemos el coño para ruidos y encender fósforos sobre determinado almacenamiento pirotécnico no suele ser lo más inteligente, a no ser que, se busque el fuego, que trasladado a la realidad anterior es la bronca y la confrontación. Y ahí, a mí, en principio, no me van a encontrar.