Google+

jueves, 11 de enero de 2018

Para la mayoría de la población, estamos ante un pelmazo, insistente.

www.elmundo.es/opinion
Se empezó con el televoto y se acabará en la democracia telemática: mítines virtuales, discursos en vídeos, aparición de los candidatos a través de la Red. Ya no hay fronteras para la presencia de un cuerpo mortal. 

Pero la ocurrencia de Puigdemont, de ser investido por Skype y el apoyo al disparate que recibe de parte de su partido indicaría que efectivamente lo del seny era un cuento y lo real es una falta de cordura de secta entre la manía persecutoria, el surrealismo de tramontana y el engreimiento.

Como Merlín o como Maese Pedro con su retablo, falsario y encantador, el galeote huido de la justicia no lleva mono en el hombro pero es ya una especie de hechicero.  

Es difícil de soportar -para los que no comparten la fe en la república catalana e incluso para muchos de los que le votaron- esa tabarra de ruido desapacible, molesto e insistente, con esos gags de martilletes móviles, mientras la mayoría parlamentaria sigue pendiente de la carraca de Bruselas.