Google+

lunes, 8 de enero de 2018

Si se hubieran convertido en lapos al cielo todos los eslóganes que han defendido en diferentes fases y que con el tiempo han tenido que abandonar defendiendo lo contrario hubiesen muerto ahogados en sus propios escupitajos.

El portavoz del Foro Social Permanente, Agus Herran, tras una entrevista con algún lider etarra, ha asegurado que el Colectivo de Presos de ETA, que ellos denominan EPPK, le ha mostrado su disposición a "reconocer el daño causado". Hostias. Qué logro. 

Y alguno venderá la moto como una innegable muestra de buena voluntad en el camino de la reconciliación en Euskadi. Parece que siguen creyendo, cuando dan pasos que la sociedad les exigió hace varias décadas, sí, varias décadas, que son ellos los que más se movilizan en el objetivo de la paz en este país. Hipócritas.

También es curioso ver como, poco a poco, van entrando por el aro carcelario aceptando las normas que hasta ahora decían que solo los cobardes y los traidores cumplían, como es el trabajo voluntario en prisión. Si se hubieran convertido en lapos al cielo todos los eslóganes que han defendido en diferentes fases y que con el tiempo han tenido que abandonar defendiendo lo contrario hubiesen muerto ahogados en sus propios escupitajos.

¡Cuanta sangre derramada en balde y cuantas vidas echadas a perder entre cuatro paredes estúpidamente!

Pero además, parece que todos estos pasos que ellos dicen dar, con ya no se qué objetivo pacifista por su parte, chocan con el condicionante que siempre que dan un pasito lo añaden en el párrafo siguiente. Como si fuesen ellos los que tienen la sartén por el mango muestran su predisposición a mantener encuentros con sus víctimas a cambio de fijar una "hoja de ruta transversal" para que en unos "plazos razonables" haya excarcelaciones. Y si cuela, cuela.