Google+

sábado, 8 de diciembre de 2018

Ojo con la ira de los chalecos amarillos

Es la contradicción que explota el populismo: los climas de indignación generan sus particulares monstruos, y esta, más que otra cosa, sería la característica de los chalecos amarillos: su parte expresiva, la nueva cólera de los que ya no cuentan. 
elpais.com/opinion/
Máriam Martinez-Bascuñán
Lo peor es que, al elevar la ira y el resentimiento a categoría política, se genera la falacia de que Mélenchon y Le Pen sí escuchan al “pueblo” porque están allí donde la furia colectiva implosiona violentamente. 
Esos héroes patéticos que insuflan con su sentimentalismo nuevos estados de ánimo resultarían cómicos si no estuvieran jugando con fuego. Esto no va de la subida de los carburantes, sino de derrocar a un Gobierno autista y torpe, sí, pero legítimo; un Gobierno cuya caída podría terminar por coronar a Le Pen. 
Si esta crisis social, aprovechada por el lirismo sombrío de los oportunistas, tuviera fuerza como para derribar a Macron… ¡Ay! Pobre Francia y pobre Europa.

Consti, Consti, tenemos un problema.

El llamado “constitucionalismo” no supone admitir de forma absoluta y acrítica la literalidad de un texto, sino entender que se debe recoger la esencia democrática de la libertad, dignidad, igualdad y justicia social que inspiran este sistema. Criticar y promover reformas a un marco político de convivencia y a una norma jurídica es un valor positivo y necesario. Democrático. 
Como acertadamente expone  Javier de Lucas :
Lo que me parece inadecuado es aproximar esta conmemoración a una fiesta religiosa, más que ciudadana, por aquello de no tocarla ni mancharla,  como si la Constitución fuera un dogma caído del cielo o los diez mandamientos. Y es que este tipo de conmemoración desvela de nuevo una dolorosa paradoja. ¿Cómo vamos a creer a las autoridades que pronunciarán discursos una y otra vez sobre lo importante que es la Constitución, cuando en buena medida (hay excepciones, es cierto) son los mismos cuya falta de voluntad política para reformarla origina esa  paradoja de que conviva la conciencia mayoritaria de la necesidad de reforma con la conciencia de su evidente imposibilidad, habida cuenta del bloqueo impuesto por las propias fuerzas políticas? Esa paradoja es, por cierto, la raíz de una importante y creciente brecha entre ese texto y las necesidades reales de los ciudadanos, empezando por las nuevas generaciones...  
El problema es obvio. eldiario.es/contrapoder.

viernes, 7 de diciembre de 2018

Juego limpio a la hora de hablar de la Constitución

Texto de Ramón Jáuregui
el 6 dic. 2018 en El Correo
Es absolutamente injusta la descalificación política de nuestra Constitución en base al porcentaje electoral que la apoyó en el País Vasco en 1978. Se suele argumentar que obtuvo tan solo un 30,8% de síes sobre el total del censo. Y es verdad. Pero también lo es que la abstención fue muy elevada (solo participó un 44,7% del censo) y que el 69,1% de las personas que emitieron su voto la respaldaron. Y digo que es injusto, primero, porque las reglas son las reglas y el cómputo era nacional y no local o regional.

La abstención no deslegitima ni legal ni políticamente aquel texto porque, si se hubiese pretendido esa deslegitimación política, el PNV, principal impulsor de esa abstención, habría recomendado el voto negativo. Y no lo hizo.

No lo hizo porque sabía que aquella Constitución devolvería al País Vasco tres instituciones fundamentales: la autonomía, el Concierto y los derechos históricos. No lo hizo porque sabía que allí había instrumentos para desarrollar un autogobierno como nunca tuvimos y que el marco de libertades y democracia que se configuraban en España era homologable al de las mejores constituciones del mundo. No lo hizo por ese calculado juego a la ambigüedad que con tanta habilidad practica el PNV.

De hecho, sus previsiones resultaron plenamente cumplidas. Ha gobernado el país durante cuarenta años desde las instituciones surgidas y creadas por la Constitución.

Es absolutamente cínico apelar a la Carta Magna para las reivindicaciones competenciales y descalificar al mismo tiempo la Constitución. O reclamar una nueva amparándose en la potencialidad de los derechos históricos que garantiza, precisamente, la actual.

Es infantil y propio de novatos irresponsables defender un nuevo periodo constituyente para hacer una Constitución nueva en la España de hoy.

Yo creo en la reforma constitucional precisamente porque defiendo la Constitución de 1978. Es una reforma puntual, limitada y pactada, y defiendo que sea refrendada por el pueblo español, permitiendo así, decidir sobre Monarquía, autogobierno, nuevos derechos sociales, igualdad... Pero reclamo un proceso legal y lógico: primero un acuerdo político amplio y luego la consulta popular sobre ese texto seguido de elecciones generales. Ese es el camino. Eso es jugar limpio.

Cosas veredes amigo sanchez que harán fablar a las piedras

La vida dá muchas vueltas. Sí. Pero tantas y tan rápidamente no suele ser habitual. Recordemos :

Ella era Presidenta de su partido y de su País.
Él estaba como Jefe de la oposición.
Se negaba a apoyar a la derecha para que forme gobierno.
Ella le hace dimitir.


Con la vía libre apoya la abstención para que Gobierne "el centro derecha" en España.
¿Se acuerdan ustedes? Pues ahora ...


Ella está condenada a ser, en el mejor de los casos, Jefa de la Oposición de su País.
Él esta como Jefe del Gobierno de España.
Ella se niega a apoyar a la derecha para que forme gobierno.
El le hace dimitir. Y ahora con la vía libre apoya la abstención para que Gobierne "el centro derecha" en Andalucía.

Eso sí, se momento, todo entre sonrisas.

jueves, 6 de diciembre de 2018

Unos hablan porque tienen algo que decir, y otros, porque tienen que decir algo.

Es de Platón. Pero nos la ha recordado Otegi hoy. Curioso. Le sale el tiro por la culata. El coordinador general de EHBildu ha cerrado un mitin tras una manifestación que ha recorrido hoy, día de la Constitución, las calles de Bilbao, convocada en favor de una república vasca, a la que se han lanzado continuos "vivas". La idea no es nueva y evidentemente hoy algo tenía que decir.

En su intervención, Otegi se ha referido a la aprobación de la Constitución: "Hace 40 años ocurrieron cosas extraordinarias en el Estado español: se acostaron fascistas y se levantaron demócratas. Los mismos perros con diferentes collares". Puede ser cierto. Incluso diría que es radicalmente cierto. Tan cierto como quien ahora pudiese decir que "hace pocos años ocurrieron cosas terribles en toda España, y fundamentalmente en Euskadi: se acostaron violentos y llenos de odio y se levantaron demócratas amantes de la paz y del diálogo". Que no nos venda motos que no funcionan.

Por último comentar que, según él, "este país se merece vivir en una república decente. Para él, el debate hoy es monarquía o república". Y en mi opinión, siendo un debate que no rehuyo, entiendo que en estos momentos el País tiene otras prioridades y otras preocupaciones más importantes que parece que no ve. Parece que desde los extremos apenas se dislumbra la realidad completa.


Sí inequívoco a la Constitución. De esto hace ya 30 años.



Fue entonces cuando algunos entendimos que nuestra opinión sobre la Carta Magna, a la que en su momento respondimos con "Konstituzio honi, Ez" debería adecuarse a los nuevos tiempos que estábamos viviendo. Se trataba de una evolución lógica fruto de nuestra realidad cotidiana. Probablemente, la gran mayoría de los que dimos aquél paso no solo no nos arrepentimos, sino que estamos orgullosos de haber tomado aquella decisión tan importante para nosotros.

Este artículo que a continuación adjunto lo escribió Tonia Etxarri en El País, esta semana hace 30 años. 
Euskadiko Ezkerra (EE) ha expresado un "inequívoco sí a la Constitución" con motivo del décimo aniversario de su aprobación. La mayoría de los ciudadanos vascos optó en el referéndum, celebrado en 1978, por la abstención. El partido que preside Juan María Bandrés, que preconizó entonces el voto negativo, señala que "con esta Constitución en la mano es posible y necesario desarrollar una política de mayor libertad, democracia, igualdad y autogobierno". 
El documento, elaborado por el secretario general, Kepa Aulestia, y aprobado por unanimidad en la comisión ejecutiva, hace especial hincapié en la legitimidad que el marco constitucional alcanzó después de la aprobación del estatuto de autonomía: "La Constitución restauró un régimen de libertades sustentado en el respeto a los derechos fundamentales de la persona (...) diseñó un nuevo modelo de Estado que, a pesar de su formulación ambigua y limitada, inicia el proceso de autogobierno de las diferentes nacionalidades y regiones".
La restricción de las libertades, el desequilibrio entre los tres poderes básicos del Estado, las desigualdades sociales y la lectura "marcadamente centralista" con que se ha desarrollado el título VIII de la Constitución están en la lista de agravios expuesta por EE. "A pesar de todo", matiza el documento, "el ideal democrático exige el acatamiento y el cumplimiento de la Constitución, no su reforma, planteada en numerosas ocasiones desde actitudes demagógicas o desde voluntades involucionistas".

miércoles, 5 de diciembre de 2018

La Constitución en el País de las maravillas.

Durante esta semana volveremos a escuchar que la Constitución Española -que mañana cumple 40 años- evitó la propagación de algunas plagas bíblicas, nos ahorró otra previsible Guerra Civil, etc ... Pero para muchísima gente no ha sido así.

Escribía Karl Kraus que aparentar tiene más letras que ser.

Una cosa es lo que vendemos y otra cosa es lo que hay. 


Lo que hay: dice el texto que todos los españoles tienen derecho al trabajo, a la libre elección de profesión y a una remuneración suficiente. Y sin embargo hay 3,3 millones de parados y casi la mitad de los españoles es mileurista.

Dice el texto que todos somos iguales sin discriminación por razón de sexo. Y sin embargo sólo una de cada cuatro mujeres alcanza puestos directivos.

Dice el texto que «toda la riqueza del país en sus distintas formas y sea cual fuere su titularidad está subordinada al interés general». Y sin embargo asistimos al sistemático saqueo de las cuentas públicas.

Mañana, en el país de las maravillas, se leerá públicamente el texto en multitud de rincones. En 169 artículos cabe mucho cuento. Una sarta de palabras vacías. Aun así habrá que trabajar desde ella para que se cumpla y no cansarse en intentar consensuar sus modificaciones.

martes, 4 de diciembre de 2018

“Adiós Susanita, adiós”

El atril de la rueda de prensa desde el que culpó a todo menos a sí misma y llamó a levantar un dique de contención contra la ultraderecha fue su Suspiro del Moro Boabdil al despedirse de Granada, su particular collado de la pena camino de la Alpujarra.
blogs.publico.es/escudier/ /adios-susanita-adios
Susana Díaz es la principal responsable de la debacle que este domingo vivió el PSOE en Andalucía y que, aparentemente, pone punto y final a casi 40 años de hegemonía. La presidenta siempre fue un fraude, la parodia de una socialdemocracia de juguete que creyó que nada ni nadie podría desahuciarla del cortijo porque daba igual que el paro fuera galopante, que el riesgo de pobreza fuera catastrófico, que la región tuviera el menor gasto sanitario por habitante o que la educación jamás saliera del suspenso. La culpa siempre era de otros, del subdesarrollo secular, de una oligarquía imaginaria que, si existía, era en las propias entrañas del régimen, del proteccionismo arancelario del siglo XIX o de Madrid.
Díaz debería haber presentado ya la dimisión en vez de lamentarse por el retroceso de la izquierda como si a ella, que llegó a los comicios del brazo de Ciudadanos, le importara realmente. No lo hará porque para ello se precisa algo de dignidad.
¿Por qué la dejó sola Pedro Sánchez pese a que fue ella misma quien exigió que se mantuviera al margen para no compartir las mieles del triunfo? ¿Quién podía imaginar que su estrategia de insuflar alas a Vox para dividir a la derecha desencadenaría este terrible efecto mariposa? ¿Dónde está ahora Felipe y los otros dinosaurios de su casa de muñecas?

lunes, 3 de diciembre de 2018

La crisis del Athletic enciende todas las alarmas. Es urgente un cambio de timonel.


Desde el inicio de esta temporada hasta hoy
hemos visto un equipo roto, cada vez más roto.

Es ciertos que vivimos momentos electorales 
y tomar decisiones importantes, 
como la de un cambio de entrenador, 
es complicado.


Pero si hoy ha quedado claro algo es que 
el juego del equipo es lamentable.

Hay "madera" en los jugadores
y probablemente, el entrenador en otro equipo,
podrá volver a triunfar,
pero es evidente que en el Athletic
no ha encontrado la formula.

Es urgente un cambio de timonel.

El nacionalismo español, engordado por el independentismo catalán, explica las corrientes de fondo que explotaron ayer en Andalucía.

eldiario.es/escolar/
Jugar-fuego-extrema-derecha
La extrema derecha siempre irrumpe así, con la frivolidad con la que se banaliza el mal; entre el oportunismo y el cortoplacismo de los partidos, entre la somnolencia de una gran parte de la sociedad.
Las elecciones andaluzas han sido las primeras del “a por ellos”, las primeras fuera de Catalunya tras el octubre catalán. Y ha sido en gran medida el nacionalismo español, engordado por el independentismo catalán, lo que explica las corrientes de fondo que explotaron ayer en Andalucía.

En el PSOE se las prometían muy felices con el ascenso de Vox. Nada mejor que dividir la derecha en tres bloques para que Ciudadanos y PP jamás pudieran gobernar. Ni en España ni mucho menos en Andalucía, donde hasta la noche electoral nadie llegó a plantearse seriamente la posibilidad de que la presidencia pudiese estar en peligro.

En Francia el Partido Socialista, en su momento, también pensó que dividir a la derecha le daría más posibilidades de permanecer en El Eliseo y, pocos años después, la segunda vuelta de las presidenciales francesas obligaban a elegir entre la derecha o la extrema derecha de Le Pen.

Que la derecha vaya a gobernar Andalucía por la irrupción de la extrema derecha cambia el mapa político español. El resultado va a radicalizar aún más el debate político nacional, va a disparar a Vox en las encuestas, va a extremar el discurso de los principales partidos sobre el modelo territorial, va a exagerar las diferencias entre la periferia y el nacionalismo español. Va a dar a luz una España peor.

En 2019 habrá elecciones municipales, autonómicas, europeas y –ya con seguridad– generales. Y todo puede pasar.

domingo, 2 de diciembre de 2018

¡Vaya hostia! Y si las barbas de tu vecino ves cortar ...

Está claro que mis predicciones han resultado ... de chiste
El tema está jodido.
Lo único positivo es que no volveremos a oír al PP
decir que tiene que gobernar la lista mas votada.


Y ahora ¿qué?
Pues si en el resto del Estado, todavía queda alguien que,
no identificándose con las derechas nacionalistas de España
piensa que no aprobar los presupuesto del Estado
 para joderle a Sanchez y a su partido,
es una opción razonable,
o es gilipollas, o está muy muy loco.

Pronóstico Personal Elecciones Andalucía


Esta imagen corresponde al promedio de encuestas,
pero yo tengo la mía personal y,
aunque no suelo acertar a menudo, 
esta vez me dá que puedo acertar:

- Gana PSOE.
- El PP no es segunda fuerza.
- Hace falta el apoyo de dos fuerzas para formar gobierno.
- La suma de derechas no dá.
- La suma de izquierdas sí.
- AA dice que nunca votará a Susana.
- Susana habla con Cs. Esta fuerza le saca el dedo.
- Susana renuncia a encabezar el Gobierno.
- El PSOE propone otra cabecera.
- PSOE y AA apoyan la formación de un gobierno progresista.

- "Alguien" en La Moncloa celebra el doble triunfo en Andalucía.