Google+
No es el momento para hacer de todo esto una guerra política más. Dejen de lado sus miserias partidistas y seamos útiles. Las banderas, ni alimentan ni curan virus.
del Estado de Alarma. Quédate en casa. Paciencia, solidaridad y optimismo.

sábado, 7 de marzo de 2020

Grecia, las dos tragedias y yo.

La tragedia griega es un género teatral originario de la Antigua Grecia. Inspirado en los mitos y representaciones sagradas que se hacían en Grecia y Anatolia, alcanza su apogeo en Atenas del siglo V a.C.

Las mejores tragedias griegas, como escribió Aristóteles, tratan de crímenes en la familia. Un joven que mata a su padre y se casa con su madre y así llega a ser rey; una madre que para vengarse del marido que la abandona asesina a sus dos hijos; un regente que condena a muerte a su sobrina porque ella quiso enterrar a su hermano, son muy buenos ejemplos.

Los patéticos sucesos suscitaban “compasión” y “espanto” (éleos y phóbos) por empatía con la catástrofe sufrida por los protagonistas del drama. 

Pero hay otra tragedia griega, una tragedia que no viven los griegos, la viven los refugiados y los que huyen de sus países en busca de una vida mejor. Acosados y con frecuencia agredidos por las huestes xenófobas de Amanecer Dorado, cientos de miles de inmigrantes malviven en Grecia. 

Un limbo infernal, cargado de esperanzas, sueños y peligros para ese afgano que huyó de su país porque se convirtió del islam al cristianismo y temía que lo fueran a linchar, el sirio que abandonó su tierra cuando una bomba destrozó su casa, o aquel sudanés que cruzó la frontera a Libia después de que soldados mataran a su padre y violaran a sus hermanas. 

Los tres son tres ejemplos que se han sumado a los ríos de refugiados que fluyen, como siempre desde comienzos de la historia humana, de los lugares más desdichados de la tierra, desem­­bocando hoy en Atenas.
Yo, me acerco como europeo, como ciudadano de la Unión que nunca ha tenido que vivir una situación ni minimamente parecida. Me acerco a Grecia con ganas de conocerla, comprenderla y quererla.


La "potencial pandemia" antidemocrática a nivel mundial.

eldiario.es/zonacritica/Piden-prepare-
potencial-pandemia-antidemocratica
Los titulares alarmantes sobre la epidemia del coronavirus pueden servir para ilustrar la ligereza con la que se abordan amenazas mucho más graves. 

No, no hay organismos que alerten de la extensión del fascismo, ni "planes de contingencia" para hacerle frente, ni se aísla a los portadores, ni bajan precisamente las bolsas. Por supuesto que hay que tomarse en serio el coronavirus, pero la percepción de peligro es muy selectiva, a menudo así inducida. 

En España, por ejemplo, el fascismo es un mal endémico. Rebrota de vez en cuando con distintas caras y estrategias. Llámese ultraderechización o defender un concepto peculiar de España, su uso de España. Abarca a mentes que tienen muy claros sus objetivos, tanto como a tibios y desinformados. A embaucados sobre todo.

No es una epidemia, es ya pandemia. Un informe alerta del aumento de la propaganda supremacista y racista en EEUU. Países, como Brasil, nos muestran cómo actúa, se implanta y se extiende el mal. Hay puntos comunes en el cuerpo social en el que anida el virus antidemocrático. El primero  y esencial, la corrupción y la tolerancia a la corrupción. La que termina impregnando los pilares del Estado.

upriman subvenciones a quienes las usan para envilecer la democracia. Hagan posible enseñar nuestra historia real, con sus errores y aciertos. Doten a  los medios de información públicos de la capacidad de dar información rigurosa que compita encendiendo un cómodo botón. Llénenlos de cultura y decencia. De entretenimiento que no burricie. Igual sería útil, para casos extremos, un Barrio Sésamo para niños y adultos que enseñara ideas básicas y, sobretodo, a relacionar conceptos y obrar con lógica.






viernes, 6 de marzo de 2020

De virus, histeria y comics

La dinámica con los virus de nueva implantación suele pasar por pánico inicial ante el recién llegado, a continuación el virus se aclimata y nosotros nos aclimatamos a él, para finalmente convertirse en un habitual no más dañino que otros de nuestro repertorio viral. Ahora nos encontramos en el periodo de transición. Tranquilidad, pues.

Y mientras tanto por la red corren todo tipo de comentarios más o menos curiosos. Uno de los más simpáticos, Asterix y Obelix luchando contra Coronavirus. Un nombre que quizás había pasado inadvertido hasta ahora. Pero que estos días nos aparece en todo tipo de informativos.

Y el hambrevirus, ¿qué?

El hambrevirus es un "virus" letal que se cobra diariamente la vida de 8.500 niños por desnutrición, lo que equivale a decir que un niño muere de hambre en el mundo cada 10 segundos.

Sin embargo, este "virus" no ha tenido la misma repercusión mediática que el coronavirus, y ello por una razón básica: no constituye una amenaza para los privilegiados del planeta porque no es contagioso; un multimillonario podrá ser víctima del coronavirus, pero nunca del hambre. 

Afortunadamente puede uno tener contacto, sin mascarilla y sin lavarse las manos, con niños moribundos desnutridos sin que el hambre se "pegue".

Y, mientras tanto, este "virus", contra el que no se han construido megacomedores, sigue diezmando a la población infantil a pesar de existir una vacuna que muestra una eficiencia del 100% : la comida.

Y el coronapintxo, ¿qué?

Aprovechando el ‘tirón’ que, desgraciadamente, nos brinda este nuevo virus, vamos a ver si conseguimos que, efectivamente, se mantengan las normas de higiene en las barras de los bares.

Solicitamos que los propietarios de los mismos (voluntariamente) y las autoridades competentes (obligando), hagan que se cubran de una vez por todas los pinchos en las mencionadas barras.

Hasta ahora parece que da igual, pero como este nuevo bichito se propaga fácilmente a través de las gotitas de saliva, y dado que los pinchos están colocados a nula distancia de donde estamos hablando tanto los usuarios como los camareros, usamos esta nueva ‘excusa’ para conseguir la higiene definitivamente.

jueves, 5 de marzo de 2020

Mi nombre es Te Ata, hoy en Kurtzio, Sopelana

Basada en la historia real de María Thompson Fisher, una mujer que pertenecía a Chickasaw, lo que conocemos hoy como Oklahoma, y que a pesar de las desigualdades sociales y raciales de la época, puso sus miras hacia Broadway y no dejó de perseguir sus pasiones hasta el último de sus días y conseguir lo que para ella era su sueño.

La vida de Mary Thompson Fisher, una nativa americana de la tribu Chickasaw que adquirió popularidad como actriz en los años 30, absorbe y atrapa gracias a la cantidad de conflictos que plantea: las diferencias raciales y la discriminación y el odio que conllevan, la libertad de la mujer en un entorno hostil... aunque a la película le falta un poquito de garra, uno se alegra cuando de vez en cuando se estrenan en España pequeñas joyas, cintas verdaderamente valiosas, cuya modestia presupuestaria retrae a los exhibidores y dificulta su visibilidad en la cartelera nacional. Es el caso de "Mi nombre es Te Ata", una cinta encantadora para ver en familia.

La "verdadera" caza real.


miércoles, 4 de marzo de 2020

Elkano en el ItsasMuseum de Bilbao


«J. S. Elkano. Tras la Huella» ahonda en la biografía de Juan Sebastián Elkano (1487/88-1526), y permite al visitante seguir su huella vital, antes, durante y después de la primera circunnavegación, que comenzó hace ahora 500 años con el objetivo de buscar una nueva ruta hacia las islas de las especias.

«J. S. Elkano. Tras la Huella» ahonda en la biografía de Juan Sebastián Elkano (1487/88-1526), y permite al visitante seguir su huella vital, antes, durante y después de la primera circunnavegación, que comenzó hace ahora 500 años con el objetivo de buscar una nueva ruta hacia las islas de las especias.

Una exposición muy bien trabajada que merece una visita ... o dos. Y si es con un buen guía, como he tenido la suerte de compartir, mejor.

¿Tienen derecho los de "Los verdes-Berdeak" a concluir que si no se pacta con ellos se deja de tener una política "verde"?

Le ví y escuché a un representante de ese partido en Euskadi que si Podemos no pactaba con ellos, de alguna manera, dejaban de ser verdes. Como si ellos tuviesen la llave de repartir carnets de ese color. Y de aquí, mis preguntas.

¿Son verdes todos los partidos que se autodefinen verdes?
¿Solo son verdes los partidos que se autodefinen verdes?
¿Los que llevan el verde en su nombre o sigla?

En definitiva ... En Euskadi
¿Solo son verdes los de "Los verdes-Berdeak"?

¿Sirve esa autoproclamación como linea transversal a todas las políticas?
¿O puede haber más de un "partido verde"?

¿Tienen derecho los de "Los verdes-Berdeak" a concluir que 
si no se pacta con ellos se deja de tener una política "verde"?

Evidentemente ... NO
Y ahora se van a presentar sabiendo que no van a conseguir nada para dividir aun más el voto "verde" en Euskadi haciéndolo más ineficaz ... si cabe. Lástima.

martes, 3 de marzo de 2020

'Adú': la realidad de la inmigración a través de los ojos de un niño


'Adú' es una de esas películas en la que pasas todo el largometraje con el corazón en un puño, con tensión y emoción al mismo tiempo, es una trama que te hace vivir cada momento de la historia con gran intensidad. Y eso es lo que la convierte en una gran película.
ecartelera.com/noticias/critica-de-adu
Tratar un tema como la inmigración no es fácil y su director, Salvador Calvo, ha sabido darle el enfoque perfecto para que conciencie a todos aquellos espectadores que la vean, mostrando simplemente la realidad en estos casos a través de tres historias paralelas, siendo la principal, por supuesto, la de Adú.
Uno de los grandes puntos fuertes de la película es el de la interpretación de Adú por parte de Moustapha Oumarou. Creo que es muy difícil para un niño de seis años hacer una interpretación de esta calidad, este realismo y esta fuerza como la que realiza Oumarou en el papel del protagonista. Sus gritos de desesperación, el miedo en su voz, la expresión de tristeza e inocencia al mismo tiempo, son sin duda una de las claves del éxito final de la película.
En definitiva, 'Adú' es una película que muestra la realidad de la inmigración desde tres puntos de vista diferentes, con una trama principal desgarradora, emotiva y que, sin duda, invita a reflexionar sobre el tema a cualquiera que lo vea. Una película digna de ver y sentir.
Nota: 8

Olafur Eliasson en el Guggenheim

El artista danés-islandés Olafur Eliasson (n. 1967) sitúa la experiencia del espectador en el núcleo de su arte. 

Olafur Eliasson: en la vida real lleva nuestra atención hacia algunas de las cuestiones más candentes de la actualidad a través de una treintena de piezas realizadas entre 1990 y el momento presente: esculturas, fotografías, pinturas e instalaciones que juegan con reflejos y colores, y desafían la manera en que percibimos nuestro entorno y nos movemos en él. 

Empleando materiales como musgo, agua, hielo procedente de glaciares, niebla, luz o metales reflejantes, Eliasson anima a los visitantes a reflexionar en torno a la comprensión y percepción del mundo físico en el que están inmersos.


Me desenganche de los ídolos y dioses religiosos hace muchos años y no los salté para agarrar a los ídolos y dioses paganos que se nos vende ahora.


La semana pasada hablaba de Egibar y de Carmelo Barrio y comentaba cómo sus más de treinta años en el Parlamento me parecía excesivo.

Pero los demás partidos tampoco se libran del apalancamiento de sus líderes en cargos públicos  El ejemplo de Patxi Lopez en el PSOE o el de Arnaldo Otegi y Jone Goiricelaya es similar.

Si los anteriormente nombrados llevan más de 30 años en el machito, los que llevan más de tres legislaturas y no tienen intención aparente de descabalgarse voluntariamente son muy numerosos. Idoia Mendia o Urkullu son otros dos claros ejemplos.

El ejemplo que estos días hemos visto del ex líder naranja es muy significativo. Dimitió porque no tenía más remedio. Eso sí, ahora ganará oficialmente bastante más pasta.

Y por lo visto, Podemos no tiene intención de librarse de entrar en estos listados. Los cambios que se proponen para la próxima Asamblea nos aseguran "Amado Líder" para rato.

Hace muchos años me desenganche de los ídolos y dioses que se nos venden desde las entidades religiosas y, desde luego, no los salté para agarrar a los ídolos y dioses paganos que se nos vende ahora.

lunes, 2 de marzo de 2020

Rebelión en La Granja ... y los partidos políticos actuales. ¿No os parece que el cuento sigue siendo muy vigente?

Algunas noticias relacionadas con los actuales partidos políticos me han hecho recordar el libro de Orwel.
Los animales de la Granja Solariega, alentados un día por el Viejo Mayor, un cerdo que antes de morir les explicó a todos sus ideas, llevan a cabo una revolución en la que consiguen expulsar al granjero Howard Jones y crear sus propias reglas (los Siete Mandamientos), que escriben en una pared:
  1. Todo lo que camina sobre dos pies es un enemigo.
  2. Todo lo que camina sobre cuatro patas, nade, o tenga alas, es amigo.
  3. Ningún animal usará ropa.
  4. Ningún animal dormirá en una cama.
  5. Ningún animal beberá alcohol.
  6. Ningún animal matará a otro animal.
  7. Todos los animales son iguales.
Al principio, la granja, (que pasa a llamarse Granja Animal) es más próspera incluso que cuando el señor Jones la administraba. Los cerdos se erigen como líderes por su inteligencia. Dos de ellos, Snowball y Napoleón, los máximos dirigentes, empiezan a tener discrepancias que acaban cuando Napoleón lanza a los perros contra Snowball y este huye de la granja.
A partir de ese momento Napoleón se erige como único líder. Los cerdos se constituyen como una élite dentro de la granja, y los demás animales se mantienen bajo la dictadura de Napoleón, amenazados por los perros de este. Poco a poco los cerdos adoptan los defectos propios del hombre, que en su día sustentaron la revolución. A lo largo de la novela, se efectúan ciertos cambios en los Siete Mandamientos que legitiman las acciones de Napoleón y los cerdos:
  • Ningún animal dormirá en una cama con sábanas
  • Ningún animal beberá alcohol en exceso
  • Ningún animal matará a otro animal sin motivo
Sucesivamente, todos los Siete Mandamientos van desapareciendo por orden de Napoleón, y con la complicidad de los demás cerdos.

¿No os parece que el cuento sigue siendo muy vigente?

Ser patriota meapilas vs progresista

El “patriotismo” de las actuales derechas españolas quiere ser proporcional al tamaño de la bandera, a la uniformidad del pensamiento reaccionario, al rechazo al distinto y al disidente. Como resultado de 40 años de dictadura, solo conciben una patria meapilas, cerrada, uniforme y atormentada

Una patria inexistente, porque los españoles somos, para desvelo de los conservadores, mayoritariamente abiertos, tolerantes, diversos y hedonistas.

Pero en la izquierda se está aún lejos de sacudirse del complejo. y no se valora suficientemente ser el segundo país del mundo en aprobar el matrimonio igualitario, uno de los países sociológicamente más tolerantes, abiertos y solidarios del mundo, un país laico, cínico y descreído a pesar de la milenaria tradición religiosa, un país protector y extraordinario en servicios provistos por el Estado.

domingo, 1 de marzo de 2020

La Cenicienta, ABAO Txiki


A partir de la ópera La Cenerentola de Rossini, Joan Font (Comendiants), ofrece esta nueva adaptación del famoso cuento de Perrault, en la que recupera elementos fantásticos del relato con una escenografía y vestuario sumamente colorista. Abstenerse los y las que se puedan sentir heridos por narraciones tan machistas y no sepan adecuarlas a su contexto histórico.
La desdichada cenicienta, su padrastro y las malvadas hermanastras y el apuesto príncipe junto a su sirviente, todo narrado por una ratita, vuelven a escena para hacer revivir en clave de humor esta historia con final feliz donde la bondad triunfa y los sueños se hacen realidad.

Ayuso, su paletismo y la España real

La presidenta de la Comunidad de Madrid,
Isabel Díaz Ayuso durante la reunión del
Consejo de Gobierno autonómico
celebrado en la localidad de
Pozuelo de Alarcón. E.P./Ricardo Rubio
blogs.publico.es/dominiopublico
Sin duda es cierto que ciertas élites de Madrid, haciendo pasar sus intereses como si fueran los de España, construyendo un sistema mediático profundamente madrileño que pretende marcar la agenda política del Estado y marcando las líneas políticas de gran parte del sistema político español, han hecho pasar Madrid por España y, precisamente por eso, en España cada vez aparecen y aparecerán, mientras esta situación dure, más partidos que reivindican naciones alternativas, regiones olvidadas o incluso provincias marginadas históricamente. 

Pero, por paradójico que pueda parecer, y en contra de toda la verborrea insultante de Díaz Ayuso, estos partidos representan mucho más a una parte de la España real que no la presidenta de la Comunidad de Madrid.

Las élites entre las que se encuentran Ayuso y sus "colegas", cuanto más particulares son sus intereses, más se presentan hacia afuera como las únicas que defienden España contra todos los regionalismos y nacionalismos posibles, cuando en realidad no hay nada más nacionalista y particularista que ellas mismas. 

Y en todo esto hay una cosa clara, a pesar de toda su pretensión de sofisticación, de españolismo constitucional y de cosmopolitismo de estar por casa, no hay nada más paleto que estas mismas élites y, sin duda, Díaz Ayuso es su más digna representante.

La comunión de todo Cristo