sábado, 24 de octubre de 2020

Información puntual en Euskadi sobre Covid-19

 

https://www.geo.euskadi.eus/covid-19-euskadi/s69-geodir/es/

Mezcla terrorífica de reality show televisivo, república bananera y Estado fallido. EEUU, un país con un presidente que está clínicamente loco, que lo ha colocado al borde del abismo

Estados Unidos es una mezcla terrorífica de reality show televisivo, república bananera y Estado fallidoUna nación desconcertada, peleada y medio loca. En solo cuatro años han perdido de vista todo: el Estado de derecho, un mínimo sentido de la decencia, la verdad y la fe en el Gobierno y la gobernanza nacional. 

Con un presidente que está clínicamente loco. Lo sabe el mundo, lo sabe el Partido Republicano y lo saben hasta sus seguidores. Además ha cometido docenas de delitos y actos merecedores de la destitución estando en el poder, y lo único que le salva es que son tantos que nadie logra centrarse en uno solo. Hace unas semanas, un lunes, nos enteramos de que 
no había pagado impuestos en 10 de los últimos 15 años. Al día siguiente, durante un debate con Joe Biden, dijo a los miembros de las milicias supremacistas que “se retirasen y se mantuvieran a la espera”; a la espera de una guerra civil. Hacia el final de esa semana supimos que les habían diagnosticado la covid-19 a él y a otras 32 personas del personal de la Casa Blanca.

Trump y su Gobierno son erráticos, irracionales y reaccionarios. Si e
l lema de Ronald Reagan era que el Gobierno debía ser eficiente pero pequeño, nada entrometido, casi invisible, en estos cuatro años han tenido que lidiar a diario con el Gobierno que más se ha inmiscuido en nuestras vidas de toda la historia de nuestro país. Trump está cada día en nuestras narices, contando mentiras y fomentando la discordia y el odio. “Fuerza aplastante. Dominio”, tuiteó el 2 de junio sobre la represión de las protestas en Washington, la noche después de que hubiera ordenado dispersar con violencia a los manifestantes para poder posar con una Biblia en la mano.

Otro dato importante, En las elecciones de 2016, 
Hillary Clinton obtuvo los mejores resultados en las partes de Estados Unidos con más nivel educativo. De los 50 condados con más nivel, venció en 48. A la inversa, Trump tuvo los mejores resultados en las zonas con el nivel educativo más bajo. De los 50 condados con menor nivel, ganó en 42. En definitiva, su victoria querrá decir que Estados Unidos ha desaparecido. Que nos hemos rendido. Que nada significa ya nada y que hemos preferido ser una idiocracia sin civilizar.

viernes, 23 de octubre de 2020

El candidato más franco del arco parlamentario se hostia en la votación y consigue 0 apoyos externos.

 

El Papa, su progresía, y los gays.

Afortunadamente en España estamos mucho más avanzado en este tema, y no nos preocupa lo que diga el Jefe del Estado Vaticano, el Papa actual, autodenominado Francisco, el que casi todos sus seguidores consideran ahora progre y avanzado por "defender" desde ayer oficialmente la integración de los gays en la sociedad. 


Ese señor, no hace tanto, cuando era arzobispo de Buenos Aires, mostraba una oposición férrea contra la ley de matrimonio gay aprobada en el Congreso argentino en 2010. Jorge Bergoglio se refirió entonces a la norma como "una movida del diablo" enmarcada en la "guerra de Dios", tal y como recogen varios medios. En una carta, Bergoglio advirtió que el proyecto de matrimonio homosexual llevaba a "la destrucción de la familia".

Parece que, tras llegar a la Ciudad del Vaticano en 2013, su postura hacia este asunto ha cambiado un poquito, despertando el recelo entre los sectores más conservadores de la Santa Sede y la Iglesia católica que todavía "recuerda con nostalgia" las hogueras de la Edad Media.

Recordemos que, por ejemplo, todavía, al día de hoy, la Iglesia aprueba las posturas que gobiernos como el polaco o el de Uganda adoptan con los homosexuales, que no son precisamente de comprensión.

Hay que recordar que la Iglesia CAR (Católica Apostólica y Romana) si se inscribiese actualmente como colectivo o entidad en España no tendría el visto bueno de la Administración española por su manifiesto desprecio, sin ir mas lejos, a la mujer. Pero, aun así, para muchos de sus seguidores y seguidores es un "tío" progre. ¡Pues vaya!


jueves, 22 de octubre de 2020

Excelentes obras maestras de la colección Valdés en el Museo BB.AA. de Bilbao.

La exposición Obras maestras de la colección Valdés reune en la sala BBK del museo 79 obras que en su día pertenecieron a esta prestigiosa colección bilbaína, una de las mejores de su tiempo. En muchos casos se trata de obras inéditas, poco conocidas o que, hasta ahora, nunca habían sido expuestas al público. Otras, en cambio, sobradamente conocidas. 


Abarca una extensa cronología, desde el arte medieval hasta el siglo XX, que comienza con el gótico y continúa con maestros antiguos y modernos de la talla de El Greco, Anton van Dyck, José de Ribera, Francisco de Zurbarán, Bartolomé Esteban Murilo, Juan de Valdés Leal, Francisco de Goya, Eduardo Rosales, Mariano Fortuny, Darío de Regoyos, Joaquín Sorolla, Ignacio Zuloaga, Julio Romero de Torres, Daniel Vázquez Díaz, José Gutiérrez Solana o Robert Delaunay. Una gran colección.

Fachas NO . Democracia SÏ .
PP : A ver si es verdad.

"Hasta aquí hemos llegado".
Le ha dicho Casado a su ex colega Abascal.
Son palabras que llegan muy tarde pero, a ver si es verdad.
Parece que la foto de Colón tiene alguna que otra rajita.
Ahora, "estimado" Casado, hay que convertir las palabras en hechos.
Empieza a demostrarlo desde ya.
El acuerdo sobre la renovación judicial es una buena oportunidad de demostrarlo.

Por otra parte, la que sale hoy claramente debilitada es Ayuso.
Además. el apoyo de todas las Comunidades a los planes de Sanidad. excepto ella y Euskadi, está última por muy diferentes motivos, y el golpe en la mesa de su Presidente de partido ante su socio de Gobierno, le auguran un mal futuro.

miércoles, 21 de octubre de 2020

Sopelana hoy al atardecer

 

Cuando la extrema derecha marca la agenda, la que pierde es la democracia. Esta moción de censura es la oportunidad de cambiar el paso.

Se ha repetido hasta la saciedad que esta es una moción de censura contra el PP en la medida que le pone contra las cuerdas, y es cierto. Pero no sólo. Es de esperar que su promotor, Vox, en la persona del candidato a la Generalitat, Ignacio Garriga, apele a las cuestiones identitarias que le son favorables: impugnación al estado de las autonomías al que tildará de ineficaz, acusaciones de autoritario al gobierno “social-comunista”, la Ley de Memoria Histórica como arma arrojadiza, etc. En este escenario, unos y otros van a llegar a encrucijadas donde tendrán que decidir si tomar un camino u otro.

Los dos que más se la juegan son el PP y Ciudadanos, ya que el resto tienen electorados y características que les hacen más fácil la posición.

En esta decisión los populares tienen que definir su estrategia para el próximo periodo: optar por disputar electorado a Vox o por intentar arrebatárselo a Ciudadanos. Lo primero supone entrar a la guerra cultural defendida por la extrema derecha, orillarse en la posición ideológica y arriesgarse a que les salga mal, como ha pasado en otros países europeos. Si, por el contrario, deciden votar en contra y distanciarse de Vox, estarán en condiciones de recuperar terreno en el ámbito del centro derecha, pero dejarán el espacio más conservador sólo para Vox, y quién sabe si se podría comprometer la estabilidad de los Gobiernos autonómicos que necesitan del apoyo de los de Abascal. 

También Ciudadanos se juega mucho en esto. No por el sentido de su voto en la moción, que no parece que genere dudas, sino por el discurso que articule la formación. Arrimadas tiene la oportunidad de distanciarse definitivamente de la extrema derecha y confirmar la estrategia de “re-centramiento” de los naranjas, pero no resultará muy creíble si mantiene su alianza en los Gobiernos de Madrid y Andalucía.

El ataque más surrealista de Trump contra Biden: "Si lo votáis, escuchará a los científicos"

El problema de Biden es que hace caso a los científicos. Por increíble que parezca, el presidente de Estados Unidos utilizó esa frase como insulto. 

Donald Trump, considera que “escuchar a los científicos” es algo malo, incluso si estás inmerso en la peor pandemia del último siglo.

Pero no hay que cruzar el Atlántico para escuchar estupideces como esas. Las lamentables acusaciones de diputados y senadores del PP y Vox a los políticos que toman decisiones apoyadas en las opiniones de los técnicos y de los científicos están a la orden del día. 

El Trumpismo ha triunfado entre la derecha extrema y la extrema derecha española. Y los insultos hacia los que no opinan como ellos crecen cada día buscando enfrentamientos tan inútiles como mezquinos.

¡Qué ganas tengo de perder a estos fascistas de vista!


martes, 20 de octubre de 2020

O ponemos medidas contundentes a las ideologias y/o religiones fanáticas o ...

Ayer hablaba de "separatismo ideológico".

Lo ocurrido en Francia es un ejemplo claro.

La historia de una campaña de odio que se inicia con un padre que se declara indignado porque supuestamente su hija era víctima de la islamofobia; se da a conocer al mundo con la ayuda de un predicador fichado por los servicios de seguridad que le ayudó a impulsar una campaña en las redes sociales; y termina con un refugiado de origen checheno de 18 años que, inspirado por la polémica, decidió dar un paso más y asesinar al docente.

¿El motivo? Mostrar en el aula dos de las caricaturas de Mahoma publicadas en el semanario satírico Charlie Hebdo. Pero es que, además, extremando la cautela y con ánimo de no herir sensibilidades, diciendo a su alumnado que pueden renunciar a mirar los dibujos. Todo ello en un centro de educación público donde se defiende el respeto a todas las ideas y, a la vez, la laicidad del Estado.

Está claro que hay ideas que no respetan la laicidad. Que no respetan que los demás lo hagan. Que se enfrentan abiertamente contra quienes se manifiestan contrarios a sus ideas.

O ponemos medidas contundentes a las ideologías y/o religiones fanáticas que quieren imponer sus modos de vida, o veremos nuestro futuro oscurecido por sus presiones, sometimientos obligatorios, coacciones, exigencias, y en definitiva, su tiranía.

¿Estarán a la altura esta vez jueces y políticos?

Mientras, los jueces revelan su calaña, no sólo por el hecho de que son tan independientes que a sabiendas de llevar dos años sin merecerlo en el CGPJ no se ha producido ni una sola dimisión que obligue a desbloquear la situación, sino porque han seguido realizando nombramientos. 

Se evidencia así cuánto son la voz de su amo y cómo la separación de poderes es ciencia ficción
.

Lo más triste de todo este asunto es que esta cuestión no debería suponer un problema, no al menos en mitad de la pandemia que sufrimos y si realmente tenemos la democracia madura de la que presumimos. 

El otro día, en una tertulia con amigos, uno de ellos me corregía cuando yo decía que esta cagada revela cuán en pañales está nuestra democracia. Él replicaba que no, que sí que es madura ... pues quizás, también nuestra democracia se ha pasado de frenada y tan madura ha querido ser que se ha vuelto senil y nos lo hacemos todo encima. ¿Estarán a la altura esta vez jueces y políticos?

lunes, 19 de octubre de 2020

¿Por qué la izquierda hablaba de cordón sanitario a Vox y, en cambio, no se ve con buenos ojos hacer lo mismo con Unidas Podemos?

La respuesta es tan obvia que define a quien no la entienda. Donde Vox tiene influencia en los gobiernos autonómicos, hemos visto cómo se ha legislado contra las políticas que enfrentan la violencia de género, se ha criminalizado a la migración, se ha atacado la Memoria Histórica anhelando el franquismo o se ha negado el impacto del cambio climático, entre otras, acciones. Si a este proceder, sumamos los discursos incendierarios de sus líderes, obtenemos un buen cóctel de neofascismo.


Por el contrario, si analizamos la influencia de Unidas Podemos en el actual ejecutivo se pueden destacar la subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI), la creación del Ingreso Mínimo Vital (IMV) que este mes ya llegará a 400.000 familias, los acuerdos sin precedentes entre patronal y sindicatos en cuestiones como los ERE o la regulación del teletrabajo, la regulación de precios de artículos sanitarios de primera necesidad... Actuaciones que no parecen amenazar la democracia y ni los Derechos Humanos (DDHH), más bien al contrario, parecen acercar el objetivo de la Justicia Social y, quizás, por eso el PP quiere sacar de la ecuación al partido de izquierda.

Separatismo territorial y separatismo ideológico.


Según las opiniones que vierto en este blog, cualquiera que me siga un poco sabe que no soy favorable en Europa de los separatismos territoriales que están en la prensa diaria y en nuestra vida cotidiana. 

Y creo en las posibilidades que ofrecen las herramientas democráticas y que todas esas problemáticas pueden encauzarse y solucionarse por las vías del diálogo.

Me preocupan mucho más los separatismos ideológicos. Esos que dentro de un mismo territorio procuran dividir a la ciudadanía en ideologías, de manera que no se mezclen unas con otras y que las instituciones democráticas no puedan "entrar" en lo que ellos consideran sus espacios privativos y privados.

En este último caso predominan fundamentalmente las ideologías religiosas que, creyéndose por encima de las "leyes humanas" procuran organizarse mediante las ordenes que les dan sus pastores religiosos (sacerdotes, imanes, etc ...) Son los separatismos más peligrosos. Con estos sí que habría que ser duros y no darles la más mínima posibilidad de arraigo y crecimiento.

En Francia esta semana pasada hemos conocido con espanto otro ejemplo de la violencia de ese independentismo ideológico. Si no lo cortamos y extirpamos a tiempo tendrá muy lamentables consecuencias.

domingo, 18 de octubre de 2020

¿ Qué hacemos con esto ?

 Fue un estanco. Ahora cerrado y en peligro de desaparecer.
No se en qué podría reconvertirse. Desde luego no en lo que era.
Pero creo que es parte de la historia de Bilbao.
Seguro que se le podría dar un destino acorde a los nuevos tiempos de la villa.


Pandemia, responsables, correlación de fuerzas y la extraordinaria capacidad constructiva del Estado.

España se sitúa entre los países más golpeados por el virus en Europa. La deficiente gestión de la pandemia es pues un hecho. Responsables de ello hay muchos, pero conviene ser más precisos en la atribución de responsabilidades.

Destaca el Gobierno de la Comunidad de Madrid, que no solo ha gestionado de forma pésima la pandemia, sino que además se enroca en una obstrucción partidista, ciega e irresponsable a unas medidas que, como se está viendo estos días en el resto de Europa, resultan imprescindibles para frenar la expansión del virus.


El Gobierno de coalición entre PSOE y Unidas Podemos, por su parte, no puede eludir la responsabilidad por los pésimos datos sanitarios y económicos del conjunto de España. La protección social a los más desfavorecidos no oculta su deficiente coordinación del esfuerzo sanitario y tampoco el oscurantismo y la lentitud con los que avanzan los planes económicos que habrán de sacar al país de la crisis en los próximos años. 

Con la grave crisis sanitaria y económica que afronta, España no puede permitirse añadir otra de carácter institucional. Tampoco el actual clima de polarización. Como he defendido toda mi vida: "correlación de fuerzas, my friend"Urge revertir esta senda. Urge bajar el tono. Urge frenar el achique y la degradación de espacios políticos en los que resultan posibles acuerdos transversales. España no es un Estado fallido. La sociedad española ha demostrado en otras ocasiones difíciles una extraordinaria capacidad constructiva. Y es hora de volver a demostrarlo.
elpais.com/opinion//revertir-la-senda