sábado, 16 de enero de 2021

Trump, el frente antisistema fundamentalista
y el desmarque radical del Partido Republicano.
¡¡Qué ganas de cambiar de fase de una vez!!

Los 20.000 integrantes de la Guardia Nacional que han tomado posiciones en Washington para evitar una insurrección ante el inicio de la etapa Biden contrastan con los 8.000 que protegieron la inauguración de Trump en el 2017. Las cosas han cambiado. Y han cambiado a peor. Durante los cuatro años de la presidencia de Trump, el ambiente político se ha enrarecido en Estados Unidos, la sociedad se ha polarizado y el número de milicias armadas hasta los dientes se ha incrementado.

Existe un frente antisistema en el que se mezclan trumpistas, supremacistas blancos, militantes de extrema derecha, instigadores de una segunda guerra civil, cristianos fundamentalistas, creyentes en las teorías conspirativas –algunas realmente extravagantes e inverosímiles, salvo para ellos–, ciudadanos que creen contra toda evidencia que Biden le robó las elecciones a Trump y acérrimos partidarios de las armas. 

La posibilidad de que incidentes similares a los del día 6 se repitan y agraven, ahora enmarcados en el traspaso de poderes a Joe Biden, es considerable. El temor a un trumpismo extremista se acrecienta según pasan los días. Y aun en el caso de que Trump, tras un segundo impeachment, quedara definitivamente inhabilitado para ejercer cargos públicos, los planes de sus hijos y otros familiares para concurrir a las elecciones, por no hablar de la importante masa de votantes trumpistas, hacen temer que estemos ante un fenómeno duradero.

Solo un desmarque radical del Partido Republicano podría comenzar a encauzar la solución al problema. ¡¡Qué ganas de cambiar de fase de una vez!!

La costa de Sope hoy a la mañana

 


viernes, 15 de enero de 2021

Cuando la libertad solo la pueden ejercer unos pocos,
no hablamos de libertad.

Ley Celaá irrita porque es precisamente la Ley que pretende acabar con un sistema promovido por la anterior ley educativa, cuyos efectos han conducido a España a ser uno de los Estados de la Unión Europea con más altos niveles de segregación escolar

Para entender las medidas introducidas por la nueva ley educativa debemos conocer, en primer lugar, cuál es la realidad que pretende modificar. Los datos evidencian que una mayor elección de los padres conduce a una correlativa mayor polarización de los estudiantes por factores socioeconómicos, étnicos o de nacionalidad, y deriva en mayores desigualdades en los sistemas educativos.

Podemos concluir que la tan reclamada “libertad de elección” ha venido siendo real solo para unos pocos. Parece bastante evidente.




¿Y si antes de ver cómo la destroza el viento
la reemplazamos o simplemente la quitamos?


Obviamente uno entiende que el viento es fuerte
pero la imagen es de abandono y poco interés.

jueves, 14 de enero de 2021

El Viaje a Ninguna Parte,
una metáfora permanente de este arte del Teatro

Interesante obra de teatro, bien representada, excelente escenografía y solo quizas pierde un poco de fuelle al final. Pero pese a esto, las dos horas se pasan muy entretenidas. Recomendable.

 La obra nos habla de una forma de ejercer la profesión de cómico, en una compañía ambulante. En realidad nos habla del oficio. Pequeño micromundo de vida y resistencia. Tradición de siglos que constantemente renace con diferentes itinerarios. Es un homenaje a la profesión. Un oficio vocacional donde los haya. “!Qué oficios, qué oficios!”, que perdura y se reinventa de siglo en siglo. Muere y renace. A pesar del cine, del cine sonoro, de la radio, de la televisión, de Internet…

Está hecha la novela en que se basa la obra por un cómico, hijo de cómicos, criado entre cómicos, y sabe de qué habla, cómo habla, por qué habla. Tiene memoria. Tiene vida. El viaje a ninguna parte se ha convertido en una metáfora permanente de este arte del Teatro que renace en cada función, se eche donde se eche, es única e irrepetible. No será igual en Tres Cantos, que en el Cabezales que en Hinojera, por poner un ejemplo. Ni se duerme igual en ninguno de esos sitios, hay camas y camas…

Estas cosas solo se entienden si se viven, por eso lo mejor es que se vengan con nosotros, invitamos al espectador a este viaje. Un viaje en el que, aunque nosotros sigamos, ustedes se pueden apear cuando les plazca. Es solo teatro, aunque… tiene veneno, el teatro tiene veneno.
!Vamos, que sale el autobús!.



Por paradójico que pueda parecer,
hay que intentar mantener cierta normalidad
en el marco de la excepcionalidad.

 

Dentro de un mes está prevista la celebración en Catalunya de las autonómicas del 14-F. Y para el día 24 de este mes están convocadas las elecciones a la presidencia del Barça. Son citas de distinto alcance, claro. Pero sobre ambas ha planeado la sombra del aplazamiento por la pandemia.

Hoy se hace difícil pronunciarse de forma concluyente sobre la viabilidad del 14-F. Pero sí queremos afirmar, sin ningún tipo de ambigüedad, y aun asumiendo que pueden presentarse impon­derables, que es preciso hacer todo lo posible para que estos comicios se celebren en tal fecha.

No vamos a abundar aquí respecto a las ­carencias o las urgencias del país, porque son de todos bien conocidas. Pero sí queremos insistir en que es conveniente contar con un gobierno fuerte que pueda hacerles frente sin mayor demora.

Cuando las escuelas siguen abiertas y los ciudadanos pueden asistir a reuniones reducidas, proveerse en ciertos comercios, comer en restaurantes o asistir a espectáculos sería difícil defender que no van a poder votar el 14-F.

miércoles, 13 de enero de 2021

La desescalada cerebral, la nieve que es pláscico y el Madrid irracional

 Los negacionistas son incansables: primero el covid, luego la vacuna y ahora la nieve. En los últimos años estamos asistiendo a un incansable despliegue epistemológico mediante el cual se van cuestionando a base de pamplinas nuestros más arraigados dogmas científicos. Si uno cree que la Tierra es plana cual palangana y que el mar rebosa por los bordes, el siguiente paso es acabar votando por gente como Ayuso, Trump o Abascal. La ciencia avanza en círculos, despacio, a tropezones, dos pasos adelante, uno atrás, pero la gilipollería corre en línea recta hasta que rueda escaleras abajo. Es perfectamente lógico, una desescalada cerebral en toda regla.

Lo último que hemos visto en materia de experimentación científica es a una señora que, con la ayuda de un mechero, demostró que la tormenta de nieve caída en Madrid este fin de semana en realidad no era nieve sino plástico.

Con la nieve falsa amontonada en Madrid podría fabricarse un alcalde de nieve, colocarlo en lugar de Almeida y nadie iba a notar la diferencia. Otro tanto podría hacerse con la presidenta de la Comunidad, Isabel Díaz Ayuso, aunque en este caso una muñeca de nieve, falsa o de verdad, daría muchos menos problemas. 

Filomena, el trumpismo y el cambio climático
Y no confundir meteorología con la climatología.

Hace ahora dos años, en enero de 2019, cuando Donald Trump todavía tenía cuenta en tuiter, una ola de frío se extendió por Estados Unidos dejando temperaturas mínimas de 40 grados bajo cero. Trump, una de cuyas batallas políticas más importantes ha sido el negacionismo del cambio climático, aprovechó la oportunidad de hacer alarde de ese negacionismo, y escribió un tuit en el que decía más o menos esto: "¿Qué demonios está pasando con el calentamiento global? Por favor vuelve pronto ¡Te necesitamos¡". Algo parecido hemos vivido a escala española en estos días de nieves y frío en las redes sociales.

La mala noticia en todo caso es que el cambio climático sigue aquí, a pesar de Filomena. Ciertamente el frío de estos días nos recuerda los tiempos en que los inviernos eran más duros, pero recordemos que no hay que confundir la meteorología con la climatología, y que una ola de frío no es prueba de que no haya calentamiento, sino al contrario es parte del mismo fenómeno de alteración climática.

martes, 12 de enero de 2021

Los retrasos de avión pueden ser entendibles.
La falta de información ... NO

Loa aeropuertos se encuentran semicerrados y con aspecto dantesco.
Es muy triste verlos así.
La pandemia y los problemas ocasionados por las nevadas pueden ser entendibles.



Lo que me cuesta comprender es la nefasta política de onformación de las líneas aereas en general y de AENA en particular.


Pero ... ... ...
¿Tan dificil es mantener actualizada la información sobre los vuelos?
Si un avión tiene que salir a las nueve y no sale, que se vea inmediatamente en la red.
Si hay retraso, que conste.
Cuando despega que conste.
Y lo mismo, cuando atearriza.
Ya se que lo que comento ya está inventado y que en otras ocasiones funciona razonablemente bien.

¿Por qué cuando es más importante que nunca esa información, no funciona como tiene que funcionar?



Dos reflexiones sobre Madrid y la nieve

 




lunes, 11 de enero de 2021

Iñaki Gabilondo. Mi respeto y mi aprecio.

Para el enconamiento partidista y la superpolarización han construido moldes de respuesta rápida, argumentarios para la exaltación, pero no me van, francamente. Para sumarse al día a día de una lucha tan encarnizada hacen falta unas fuerzas que confiesa ya no tener y una fe que le flaquea.
Después de tantos años hablando, quisie concluir su vida profesional escuchando a los jóvenes que están haciendo cosas que, tal como él dice, son muchos.
Iñaki sin duda ha sido una opinión referencial para mucha gente de mi edad durante muchos años.
Desde aqui mi homenaje a este gran periodista.
Hoy, simplemente un apunte de interés. Ha señalado que "La libertad, sin regulación, no es libertad". Y es simplemente cierto. Usando el código del tráfico, tú puedes ir a donde quieras, pero siempre hay que respetar determinadas señales para que la libertad la puedadn ejercer todos los que lo deseen. Pues con la "Democracia" y la "Libertad de expresión" ocurre simplemente lo mismo. Gran verdad.

Pelosi, la inhabilitación de Trump y su madre

 

Lo primero que tengo que reconocer es que la imagen y la frase no se le pueden atribuir a la madre de este calamidad porque no se puede probar y probablemente sea "fake" pero, con la misma rotundidad, sí se puede afirmar que si lo hubiera dicho, hubiese resultado ser una verdad como un piano. Se puede asegurar que no se hubiese equivocado en absoluto.

Pero ahora lo que tenemos que conseguir es que la idea de otra mujer, Pelosi, la Presidenta de la Cámara de Representantes llegue a buen término y se consiga "echar" de la Casa Blanca a semejante bribón.

El proceso de destitución del peor Presidente de la historia, y no lo digo yo, lo dice Schwarzeneggger, el famoso actor y político de California, con la espada de Conan en la mano, es fundamental para cortarle las alas a semejante "nazi infiltrado" en la Democracia americana.





domingo, 10 de enero de 2021

Y la vacuna contra el populismo burdo y barato, ¿para cuándo?

Verle a Casado con una palita quitando nieve en Madrid da una mezcla de risa e indignación.

Risa por lo ridículo que queda verle en esa posición sabiendo que es solo para la foto.
E indignación porque presupone que nos ve a los receptores de su mensaje como ciudadanos tontos o estúpidos y que vamos a creerle realmente en esa situación. Indignante.

Pero ¿qué perverso asesor le ha sugerido que eso le acerca al pueblo votante y le ayuda en su crítica al perverso gobierno social-comunista?

Además, si no fuese tan esperpéntico cuando echa la culpa de todo al actual gobierno, habrá que recordarle a semejante necio que lo de quitar la nieve en las calles de Madrid es cose de su Partido, alcalde y presidenta incluídos. 

Pero claro, si comprobamos que mientras Ayuso anima a la gente a quedarse en casa, su pareja se fotografía haciendo "snow" por las calles de Madrid, podemos deducir que la "banda del PP de Madrid" es lo que es y si todavía hay gente que voto eso pues ... tenemos más de un problema.



El fascismo tiene ahora en EE.UU. el rostro de Trump.
En Europa conocemos perfectamente cuáles son los rostros del fascismo, no minusvaloremos su peligro.

 Con sus uniformes paramilitares,
las banderas de la Confederación sudista
junto a las de las barras y estrellas
y una 
abrumadora presencia de varones blancos,
los asaltantes del Capitolio presentaban su carné de identidad:

venían de esa América profunda de la Biblia y el fusil,
de las milicias patrioteras y ultraderechistas,
de la fe en el líder carismático
y del odio a la pluralidad y la modernidad donde,
con la complicidad del ala más conservadora del Partido Republicano,
ha ido germinando en los últimos lustros
la contemporánea versión estadounidense del fascismo.

Si el fascismo clásico italiano tuvo en 1922 su Marcha a Roma y el nazismo alemán tuvo en 1933 su Incendio del Reischstag, el fascismo estadounidense del siglo XXI tuvo en el día de los Reyes Magos del año 2021 su propio episodio histórico. Que el asalto violento al Capitolio de Washington no triunfara, no le resta un ápice de gravedad a la intentona. 

En Europa conocemos perfectamente cuáles son los rostros del fascismo en este lado del Atlántico, no minusvaloren su peligro.