sábado, 11 de diciembre de 2021

La vice en el Vaticano, la derecha babeando, y yo con yu yu.

No es que me parezca mal que una vicepresidenta del Gobierno visite la única monarquí absolutista europea.
Además viendo y oyendo como babea la derecha española por el tema se me quitan las dudas.
Ahora bien, como acabo de escribir sobre la nominación de Celaá como embajadora allí,
como sigo recordando que no hay gobierno en España capaz de replantearse el concordato,
el mero echo de ver a toda la delegación vestida de negro me sigue dando un poco de yu-yu.


A veces se nos olvida, pero ... "Vivir es acojonante".

 



Un mensaje "cojonudo" que nos invita a superar nuestros miedos y vivir cada día como sólo nosotros sabemos hacerlo. Porque lo que de verdad acojona es que se nos olvide que ¡la vida es acojonante!

viernes, 10 de diciembre de 2021

La "cocaine", Boris Johnson y la bayeta en los lavabos del Estado.

 El lunes, Boris Johnson se vistió de policía y se paseó por la ciudad de Liverpool acompañado de policías de verdad. Todo para salir en Twitter y anunciar su plan de lucha contra las drogas, hecho de más medidas represivas y más actividad policial. Lo que no pensó Boris es que esta actividad policial iba a ejercerse en Westminster. El secreto a voces, sin embargo, jugó en su contra, y en cuanto él se dio su bañito de publicidad a alguien se le ocurrió hacer una inspección en los lavabos que usan los miembros del Parlamento, más que nada para hacerle la prueba del algodón a su plan y obtener el resultado esperado: altas concentraciones de hipocresía y de vanidad, clasismo e ineficacia.

Pero lo que a mí me gusta des caso es que e
xiste la fundada sospecha de que ese ‘alguien’ representaba al propio ‘Sunday Times’. Se sabe que actuó con la aprobación del presidente de la Cámara de los Comunes, Lindsay Hoyle, quien no parece estar muy contento con los hábitos de los ‘MPs’.

Estas cosas no pasan en España. Pero como decía María Maizkurrena en su artículo en El Correo del miércoles no porque no haya casos. Aquí, lamentablemente, nadie pasa bayetas reactivas por los lavabos ni del Parlamento ni de otras inastituciones del Estado.

jueves, 9 de diciembre de 2021

Sánchez propone a Isabel Celaá como nueva embajadora en el Vaticano.

 Parece ser que el Gobierno solicitará próximamente a la Santa Sede el plácet diplomático para la exministra de Educación, en la diana de la derecha por la ley que ha quitado peso a la religión en el currículo escolar. 

miércoles, 8 de diciembre de 2021

El buen patrón, en los Goldem de Bilbao.

Una película entreteida que ha conseguido hacerme pasar un rato agradable  y que en algún momento ha arrancado alguna carcajada en la sala. Ya solo por la actuación de su protagonista compensa ver la película.
Hay quien viéndola recuerda a un 
Berlanga divertido y brutalmente inteligente. En la peli se puede saborear un concentrado de ácido puro envuelto en un caramelo refrescante en su forma y amarga en su fondo.

La peli nos habla de Julio Blanco, el carismático propietario de una empresa que fabrica balanzas industriales en una ciudad española de provincias, espera la inminente visita de una comisión que decidirá la obtención de un premio local a la excelencia empresarial. Todo tiene que estar perfecto para la visita. Sin embargo, todo parece conspirar contra él. Trabajando a contrarreloj, Blanco intenta resolver los problemas de sus empleados, cruzando para ello todas las líneas imaginables, y dando lugar a una inesperada y explosiva sucesión de acontecimientos de imprevisibles consecuencias. 

En definitiva, Bardem interpreta magistralmente a un empresario con maneras de cacique, un cacique 
de los que cualquiera de nosotros ha podido cuando menos ver en su entorno, si no sufrir, en su vida laboral. Un cacique de los que España, con Euskadi incluida, sabe mucho. Solo le ha faltado a la peli añadirle el brazo político, el buen patrón que se presenta al Ayuntamiento y arrasa. Eso sí que también suena en este país, y suena bastante.

 En definitiva, una peli que quizá sea la mejor película de Fernando León de Aranoa.

Tercera dosis. Hospital de Urduliz : Chapeau !

 

Ya tengo la tercera dosis. Desde el momento de mi solicitud telefónica no ha podido ser más rápida la cita. El mismo día.
La solicitud "on line" parecia perdida en el ciberespacio vasco". Un mensajito de "solicitud recibida, pronto nos pondremos en contacto contigo" hubiese sido de agradecer.
Pero, como digo, el teléfono. cuando los vascos y vascas estamos desayunando funciona a la perfección. En defininiva : Urduliz, su Hospital comarcal, chapeau! 

Perece ser que los resultados de los estudios realizados muestran de manera convincente que la tercera dosis de la vacuna es altamente efectiva contra los resultados graves relacionados con COVID-19 en diferentes grupos de edad y subgrupos de población, una semana después de la tercera dosis. 

Estos datos deberían facilitar la toma de decisiones políticas. Y, decisiones firmes y públicas con los que se enrosquen en la insolidaridad, el negacionismo y la temeridad.

martes, 7 de diciembre de 2021

Clifford, el gran perro rojo

 

Una película que no aporta nada nuevo, pero que mantiene un entretenimiento sólido y familiar que, probablemente, es simplemente lo que pretende. Recuerda a las de Disney y puede calificarse como de divertida aunque sea de una manera especialmente básica e infantil.

Un argumento básico. Cuando la niña protagonista de la película, Emily Elizabeth, conoce a un rescatador mágico de animales que le regala un pequeño cachorro rojo, nunca se hubiera imaginado que al despertarse se encontraría un sabueso gigante de tres metros en su pequeño apartamento de Nueva York.

Y mientras su madre soltera (Sienna Guillory) se encuentra de viaje de negocios, Emily y su divertido pero impulsivo tío Casey (Jack Whitehall) se embarcan en una gran aventura.

Hay quien encuentra un mensaje progresista de respeto al diferente. En definitiva se deja ver, sobre todo si lo haces paralelamente observando la cara de los niños que comparten la sala.

Durangoko Azoka.



Hacía tiempo que no me acercaba, pero hoy he considerado interesante ver de manera conjunta parte de los regalos que puede traer el Olentzero en pocas semanas.

Y he de reconocer que la visita la he vivido con cierta nostalgia. No hemos empezado bien con el tema del aparcamiento. No se cómo se podría solucionar pero, teniendo en cuenta que la mayor parte de los visitantes usamos transporte privado, alguna medida excepcional más podría ser considerada por el Ayuntamiento y la organización.

Una vez dentro las restricciones de número de visitantes son de agradecer y a considerar su mantenimiento con o sin virus. Poderte acercar a los mostradores sin problemas es algo que en los últimos años era casi imposible. 

Y sigue siendo lamentable ver cómo los que siguen mezclando la velocidad y el tocino, a pesar de sentirse cada vez más minoritarios e incluso ninguneados por la realidad social, insisten en sus pancartitas de presos e "independentzia"s que siguen sirviendo a los radicales de la otra parte para ver como algunos siguen mezclando el idioma con sus intereses políticos. Pero insisto, esta vez han sido menos que "cuatro gatos".

lunes, 6 de diciembre de 2021

Y con la Consti, ¿qué?
"Virgencita, virgencita, que me quede como estoy".

Con una extrema derecha creciente y con capacidad de marcarle la agenda al espacio conservador (en especial al PP) la apertura de la Constitución podría poner en duda derechos conquistados y debates superados que están blindados a día de hoy en la Carta Magna.

Las libertades públicas, el sistema de protección social o el grado de descentralización territorial que hay en la actualidad son algunos ejemplos de contenidos que la ultraderecha podría poner en tela de juicio en una reforma constitucional que necesitaría de un debate profundo con toda la sociedad.

También hay que recordar que la única vez que el PSOE se ha activado para reformar la Constitución ha sido en 2011 para cambiar el artículo 135 con el objetivo de implantar la austeridad para priorizar el pago de la deuda pública, y lo hizo de la mano del PP y prácticamente por la puerta de atrás, sin anuncios ni redobles de tambores, así que no parece que hoy en día podamos ser optimistas al respecto.

Asi que ... triste pero cierto.
No son tiempos para la lírica.
Ya vendrá tiempos mejores.

Getxo. Bajamar.