¿Viviríamos en libertad si hubiera un solo periódico, una sola radio, o una única televisión...?
Pues recordemos que hay un solo Twitter.

jueves, 28 de julio de 2022

Es evidente que "Sumar" no es multiplicar.
Pero "No Sumar" es, claramente, restar.

La iniciativa impulsada por Yolanda Díaz, continúa siendo una incógnita aún después de haber echado a andar. Y la propia Vicepresidenta segunda contribuye a la confusión, porque al tiempo que afirma que no se trata de un proyecto electoral, advierte que no llegará a tiempo de las elecciones municipales y autonómicas de mayo de 2023. 

Suenea inicialmente desilusionante, pero, a la vez, resulta razonable puesto que concurrir a esas elecciones sería repetir errores pasados como ya hiciera Podemos en sus momentos iniciales.

Sumar, hoy por hoy, no es sencillo. Y cuando la ciudadanía progresista, en general, oye hablar de "proceso de escucha activa" quiere la versión compacta, la reducida: "¿podré o no podré votar a Sumar?"No tiene nada claro si esta iniciativa se cristalizará en una lista electoral o será una suerte de plataforma, pero lo que si exige es ver manifestaciones, opiniones, gestos y actitudes que muestren unidad y acuerdo y no cuchillos o acusaciones desalentadoras típicas de la fragmentación que sufre la izquierda.

Sumar va a precisar de una estructura a nivel de Estado que sea sólida y bien definida, pero construirla al ritmo de citas electorales sería, de nuevo, un grave error.

Díaz es consciente de que sumar no es multiplicar, que no hay por qué coger atajos, y de que no es bueno que las prisas se apoderen de la iniciativa. Lidiar con las próximas elecciones va a exigir una mezcla de habilidades propias de malabarista y prestidigitadora ... o quizás, de buena meiga, y una que ya tiene en su haber éxitos que pocos vaticinaban, como la subida del Salario Mínimo Interprofesional o la reforma laboral puede ser la candidata ideal para apuntalar tras las elecciones un nuevo gobierno progresista.
blogs.publico.es/david-bollero/sumar-no-es-multiplicar

miércoles, 27 de julio de 2022

Hay amigos, conocidos, adversarios, enemigos y compañeros de partido.
Y hay cínicos que si lo hacen ellos está bien, pero si lo hace el contrario se rasgan las vestiduras.

 La anécdota se ha contado tantas veces como versiones hay de la misma. El excéntrico Churchill ante un diputado conservador que le comentaba su agitación por estar sentado a su lado en el Parlamento y frente a los enemigos laboristas: “Los que tiene frente a usted son nuestros adversarios. Los enemigos se sientan en nuestro mismo banco”, le espetó. Luego, Adenauer, uno de los padres de Europa, diría aquello de que están “los enemigos a secas, los enemigos mortales y los compañeros de partido” y Andreotti, que en la vida “hay amigos, conocidos, adversarios, enemigos y compañeros de partido”. 

Algunos parece que se enteran ahora de que el poder no conoce amigos, si acaso sólo aliados y que estos cambian en función de las coyunturas, aunque en la política todo se viva con una gran intensidad y en las redes sociales todo sea vehemencia e impostura. Cuando el objetivo es llegar al poder o mantenerlo, no hay amistades que valgan, sólo piezas utilizables y descartables. Siempre fue así. En el PSOE, en el PP, en el PNV, en Unidas Podemos, en Ciudadanos y en toda organización política. Sorprendernos ahora de los códigos que utilizan los gobernantes y quienes aspiran a gobernar es un ejercicio de cinismo y una visión tan naif de la realidad política que nos lleva a olvidarnos de la historia reciente y remota. 

Hay que ser muy cínicos para creer que 
Cuando a Pablo Casado lo tiraron sus barones y sus “amigos”  por la ventana de la calle Génova fue un inexorable ejercicio de erudición y sensatez política mientras que cuando Sánchez prescinde de lo que le resta es sólo un líder cesarista y sin escrúpulos con un sentido utilitarista de los afectos, como si estos alguna vez en el PSOE, y en todos los partidos, hubieran sido inquebrantables. Sobran ejemplos y falta memoria y seriedad en las críticas.

eldiario.es/esther-palomera/politica-no-conoce-amigos

martes, 26 de julio de 2022

PP y Vox en Castilla y León contra los ecologistas.
El esperpento valleinclanesco en todo su explendor.

El PP y Vox se negaron en Castilla y León a ampliar los medios para prevenir incendios en invierno. Y ahora, para justificar su incapacidad de reacción ante los innumerables incendios que ha sufrido su territorio se le ha ocurrido decir al Consejero de Medio Ambiente que determinadas nuevas modas del ecologismo respecto a la limpieza de las riberas de los ríos dificultan la limpieza de los montes y los “enfrentamientos, recursos [judiciales] y actividades que van en contra de la Administración” dificultan su trabajo. 
Después de ver ayer a Valle Inclán en el Pabellon 6, solo comentar que el esperpento aflora en los gobiernos PP-Vox en todo su explendor y cuesta entender que haya gente que les crean, compartan opiniones y les voten.
La España del autor de Luces de Bohemia comprobamos con tristeza que sigue vigente y muy vigente en la actualidad.

El esperpento aflora en los gobiernos PP-Vox en todo su explendor y cuesta entender que haya gente que les crean, compartan opiniones y les voten. La España del autor de Luces de Bohemia sigue vigente y muy vigente en la España de hoy.


lunes, 25 de julio de 2022

'Luces de bohemia' en el Pabellón 6.
Una obra que nos pone ante el espejo un siglo después.

 La ví en el Arriaga hace unos meses.
Reconozco que me costó entenderla y sacarle el gusto necesario.
Hoy, en el Pabellón 6 he tenido la oportunidad de volverla a ver,
y  hacer las paces con la obra y su representación.
Es de esas obras que conociendo el argumento,
te parece que es imposible llevarla un escenario.
Ramón Barea y su equipo lo han conseguido de manera brillante.
www.elcorreo.com/culturas/luces-bohemia

La obra narra las últimas 24 horas de la vida de Max Estrella, un «hiperbólico andaluz, poeta de odas y madrigales» ya anciano, miserable y ciego, que gozó en algún momento de cierto reconocimiento. En su peregrinaje por un Madrid oscuro, turbio, marginal y sórdido, le acompaña don Latino de Hispalis y le dan la réplica algunos personajes de la bohemia madrileña de la época.
La obra se convierte en una parábola trágica de un país deforme, injusto y opresivo, como es la España del 1920, degradada, desconsiderada con el pueblo llano y llena de corrupción. Una sociedad esperpéntica, que nos recuerda demasiado a la actualidad.

domingo, 24 de julio de 2022

Pepe Gotera y Otilio, chapuzas a domicilio.
Y en Sopelana, algunos rebajes son obra suya.

 Se gastan una pasta para hacer un carril para bicis.
Lo pintan y queda bastante bien.
Y cuando terminan, se dan cuenta,
que se han olvidado de los rebajes.
Pues no se hable más.
Un poco cemento ... y "arreglao".
Pepe Gotera y Otilio no lo hubiesen hecho mejor.