Google+

jueves, 6 de noviembre de 2014

Si el ascenso de Podemos es la canalización de la ira ciudadana, ¿qué ocurriría con esa ira sin la existencia de Podemos?

La pregunta la hacía Iñaki Gabilondo esta misma semana. La cuestión planteada por el veterano periodista viene a cuento de la reacción de la derecha antes y después de la certificación por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) del gran empuje del grupo que lidera Pablo Iglesias, que aparece como la primera fuerza en intención de voto directa, consagra el tripartidismo y deja muy tocados a los dos partidos del bipartidismo, en particular al PSOE, con el que compite directamente.