Google+

miércoles, 2 de diciembre de 2020

El comercio local y los aspirantes a pastores del pueblo.

 

Toda la vida hemos conocido a los pastores de las iglesias que se han esforzado por intentar que todo su rebaño camine exclusivamente por las sendas que ellos trazan. Y al que se salga, pecador.

Algunos de ellos, incluso, te señalan lo que puedes comer o no. Asi, los pastores musulmanes impiden a sus fieles determinados alimentos exquisitos a sus seguidores.

Luego están los pastores políticos que en función de su "fuerza", democrática o no, intentan que "su" ciudadanía, "su" rebaño, defienda ciertas costumbres sociales, luche por determinadas banderas, o festeje determinadas fiestas.

Y existe también un tercer grupo muy de "moda" en Sopelana, que estos meses, a falta de otros objetivos o temas con los que revolver, otros blancos a señalar, otros ideales con los que arrastrar, otros propósitos con los que conseguir movilizar, han cogido la bandera del "derecho a decidir" (ellos) en que tiendas puedes comprar y en cuales no. Qué empresas pueden comercializar en el pueblo y cuales no. Dónde se pueden ubicar o situar y dónde no. En definitiva, están jugando a ser "pastorcitos dictadorzuelos" y eso, si se deja crecer, es muy peligroso.

martes, 1 de diciembre de 2020

Zipiriñe «urge» a que se construya ya el nuevo centro.

 

elcorreo.com/bizkaia/margen-derecha/colegio-zipirine

Mikel Laboa. Baga biga higa.

 Tal día como hoy, Mikel Laboa nos dejó definitivamente, pero su recuerdo perdura. Son muchas sus canciones que están en nuestro recuerdo. Yo elijo "Baga biga higa", una canción que compuso en 1969, y cuya letra procede de poemas onomatopéyicos procedentes del folclore tradicional vasco.


https://es.wikipedia.org/wiki/Baga,_biga,_higa *

"A quien no se le ponga la piel de gallina oyendo esta canción esta muerto"
"Adentrarse en la noche en un bosque de hayas, sentir la brisa en tu piel, oír el movimiento de los arboles y al momento escuchar esta canción, te hace imaginar y sentir a tus ancestros".

El conflicto que vive España en torno a la escuela sólo es comprensible si se tiene en cuenta el factor católico.
Sin la excusa católica, el movimiento de la escuela concertada no pasaría de ser una cosa de "niños pijos", carente de asidero lógico alguno.

Sin el lobby católico no existirían ni el artículo 16 ni el artículo 27 de la Constitución, tampoco tendríamos un pacto internacional específico para una religión. 
Cada día que pasa, este factor se hace más anacrónico, pero sigue ahí inmutable y sirve para articular otros intereses, que van más allá del puro interés económico, con ser éste muy importante.
La alianza de los poderes conservadores con el catolicismo español más que en el dinero, pone la vista en la formación ideológica de la ciudadanía bajo los determinados y particularísimos valores del sistema económico vigente.

Toda la temática específicamente religiosa ha dejado de ser un problema que preocupe a la opinión pública española, que mayoritariamente ha optado por la indiferencia respecto al factor católico. 
Pero resulta ensordecedor el silencio de los católicos seguidores del Concilio Vaticano II, si es que queda alguno en España; y, sobre todo, asombra el silencio de los cristianos lectores del Evangelio de Jesucristo, si es que alguien lo sigue leyendo.
Reconozcamos que, sin la excusa católica, el movimiento de la escuela concertada no pasaría de ser una cosa de "niños pijos", carente de asidero lógico alguno. También por eso, nos extraña la falta de valentía de nuestros representantes políticos para defender una enseñanza al servicio de la sociedad y sin trampas ideológicas.

lunes, 30 de noviembre de 2020

Hoy en los Golem, "Sentimental".
Matrimonio convencional
vs Parejita linda y moderna

Qué gran y prometedor punto de partida: el matrimonio ya agotado por el tiempo y sus puñetas invita a cenar a los vecinos de arriba, que los suelen amenizar las noches con todo tipo de ruidos y efectos especiales de su notable y estruendosa actividad sexual.

Una a
daptación cinematográfica de 'Los vecinos de arriba', la obra teatral debut de Cesc Gay. convertida en una autentica delicia.  
Sentimental es una cinta que seduce con palabras. El film gira, con mucho humor, en torno a la complejidad de las relaciones humanas; la curiosidad por nuestros semejantes; la necesidad de abrirse a los otros, y la riqueza de nuestra imaginación, que puede llevarnos a conclusiones erróneas cuando jugamos a juzgarlos. 

Cuenta con un reparto en estado de gracia que logra algo tan mágico como hacer partícipe al público de su jovial complicidad. 
Una entretenida partida de pimpón verbal por parejas con la entrada en escena de un guasón Alberto San Juan, en su mejor trabajo junto a Bajo las estrellas; una zalamera falsa ingenua Belén Cuesta, y un aguafiestas Javier Cámara, "marido" de la desconocida pero gran actriz Griselda Siciliani. y a quien toca cargar con el papel menos agradecido del cuarteto.


Belén Cuesta, Alberto San Juan, Griselda Siciliani y Javier Cámara
protagonizan «Sentimental»

Armonizar. Esa palabra que en España provoca sarpullidos.

 Si hay una cosa especialmente difícil y más en España es armonizar algo. Con una polarización tan aguda rige entre nosotros una especie de principio de Arquímedes sociológico: 
"
Todo cuerpo polémico sumergido en el líquido político, experimenta un empuje hacia arriba, hacia la bronca, igual o superior al peso del volumen de visceralidad que desaloja".
Y nada excita visceralidades tan intensas
 como las referidas al dinero y a la rivalidad entre comunidades.

Claro está que sería muy bueno afinar nuestro complejo mapa fiscal en nombre de la justicia distributiva, respetando, por supuesto, la autonomía prevista por la ley para cada comunidad. Pero, para concertar algo estable necesitaríamos un ingrediente fundamental: la lealtad, que perdimos hace mucho tiempo entre recelos, trampas y engaños, y partir de una reflexión integral y conjunta del tema.
Yo ya sé que a día de hoy pensar en cosas así es soñar, pero es difícil imaginar peor procedimiento para lanzar a la palestra la armonización fiscal de los impuestos cedidos a las comunidades, como el que ahora se pone en marcha. Fuera de su ámbito natural, el Consejo de Política Fiscal y Financiera; como pieza del mercadeo negociador del Gobierno con Esquerra Republicana de Cataluña y teniendo por única diana a la Comunidad de Madrid.

No sé qué se terminará armonizando en esta etapa de confrontaciones, pero por el momento nos anuncia otras grandes peleas en el Constitucional, el Parlamento, los medios y la calle. 
La elevación a la mitología patriótica de Díaz Ayuso es un gran monumento al absurdo. Un partido independentista, Esquerra Republicana, reclamando la uniformidad general contra la autonomía de una comunidad y esa comunidad, cuyo gobierno alardea de ser la quintaesencia de la españolidad y que va a ser la gran bandera del unitarismo en las próximas elecciones catalanas de febrero, atrincherándose en su privilegiada singularidad.
¿A que parece ideado por José Luis Cuerda?
www.youtube.com

Otra vez "ruido de sables", pero esta vez "esperpéntico".


domingo, 29 de noviembre de 2020

Lo que está desapareciendo en este país es
la vergüenza de muchos líderes católicos,
con o sin sotana, políticos o empresarios de la enseñanza, a los que mentir les importa un higo.

Escúchalo antes de rechazar la nueva ley de educación.
La Ley #Celaá no se lleva por delante lo que te han contado. Seguirá existiendo el #castellano (por supuesto, en los mismos términos), la clase de Religión, colegios concertados y #educación especial.

En cambio, lo que parece que está desapareciendo es la vergüenza de líderes católicos, políticos o empresarios de la enseñanza, a los que mentir les importa cada vez menos y no permiten que la verdad les robe un buen slogan..

Olivia, a walk through an ill mind.

 Comparto con vosotr@s el proyecto musical de Olivia.

Va a comenzar una campaña mañana lunes, 30 de noviembre,
para ayudar a financiarlo.

Os animo a participar y difundirlo. 


Pincha aquí para seguir el proyecto:

Hoy a la mañana, la costa lucía así :


sábado, 28 de noviembre de 2020

Ayuntamiento y Zubizuri. Bilbao.

 

La luna se suma a la fiesta lumínica en Bilbao.

La Navidad nacionalcatolica madrileña.
Religión+Fiesta+Bandera
¡¡Cuánto anhelo de tiempos pasados!!

 En un estado aconfesional, la Navidad, como cualquier otra fiesta religiosa, debería celebrarse en privado. Sin embargo, eso no ocurre ni en los estados laicos. Francia, el más laico de todos, celebra esta fiesta tanto como nosotros;  lo que demuestra el poder de la Iglesia Católica, incluso entre los que nos creemos al margen de sus tentáculos.

La Navidad, puesta bajo una lupa, que no tiene que ser de mucho aumento, es un monumento a la mentira de esta religión, sin que eso quite un ápice de mentira a las otras.

El día, el veinticinco de diciembre, se eligió cuando el Catolicismo competía con otras muchas religiones en el Imperio Romano y Jesús ya hacía bastantes años que había nacido y muerto y dicen que resucitado. La fecha era la de la festividad del nacimiento del Sol y la del dios Mitra, uno con muchos más fans, en aquellos tiempos. Les robaron el día y el público. No se puede negar que el Catolicismo ha tenido mucho éxito de convocatoria durante muchos siglos. La virginidad de la Virgen y la historia del padre paloma también fue una elección posterior. La Virgen se hizo tal, pasado el siglo XI. Antes nadie se planteó que no hubiera conocido varón o que su hijo no fuera fruto de lo mismo que el resto.

Así que, con estos cimientos, sumados al consumismo capitalista con fecha en el calendario, elevado así a los altares de la  tradición, se fue haciendo este mejunje que seguimos llamando Navidad y que nos concierne a todos por cojones.

Algunos pocos consiguen abstraerse y ponerse al margen de esta locura colectiva. El resto de no convencidos hacemos lo que podemos para convivir con esta dictadura de presunta generosidad, bondad y buenos sentimientos, con fecha marcada de entrada y de salida.

Pero es que este año, el alcalde de Madrid, José Luis Rodríguez Almeida, el que dijo que quería ser alcalde de todos los madrileños y luego se hizo portavoz de Génova, ha decidido sumar al oprobio navideño unas luces de banderas de España kilométricas. No sé que le ve de navideño al símbolo. Si sé que hay partidos que se agarran a la bandera como si fuera solo suya. 

Ojalá la bandera nos representara a todos y no a unos más que a otros y ya la hubiéramos limpiado del pasado que todavía la enturbia. Si así fuera, no se la pondrían a la Navidad, una fiesta religiosa de una religión muy concreta, porque –insisto– somos un estado aconfesional y somos muchos los que no nos sentimos representados por esta fiesta, ni queremos que el símbolo de todos represente en nada a la Iglesia. El nacionalcatolicismo se fue para no volver, esperemos.