Google+

miércoles, 13 de noviembre de 2019

La repetición de las elecciones ha funcionado con la eficacia del Orfidal.

Pedro Sánchez, que temía ser un presidente de Gobierno que no durmiera por las noches con Unidas Podemos en el Consejo de Ministros, ha descubierto el efecto del lorazepam. 

Al final, se ha impuesto el sentido común y ambos firmaron un documento para un gobierno de coalición en el que abundan las adversativas, pero que resulta una ruta para no tropezar en la primera curva. El roce hace el cariño y toda nueva amistad necesitará tiempo. Y lo que es más importante, la verificación de la lealtad mutua.

Los redactores del preacuerdo han hilado fino. La música suena aceptablemente bien, luego habrá que ver si la orquesta afina. Puestos a sumar abrazos, Iván Redondo (el gurú de Sánchez) se fundió con Pablo Iglesias. El efecto del Orfidal en los ciudadanos supera, a menudo, el tiempo fijado en el prospecto.lavanguardia.com/opinion/el-efecto-del-orfidal

martes, 12 de noviembre de 2019

Habemus Gobierno

El parto ha sido largo y doloroso.
Incluso todavía la criatura no tiene asegurada su arranque
al 100%, aunque es muy dificil decir
que se es un poquito de izquierda 
y rechazar este acuerdo.

Además, para los que aun estén dudosos. 
Solo hay que ver la mala baba de algunos/as
para terminar de concluir que la idea del acuerdo
es totunda y simplemente excelente.

lunes, 11 de noviembre de 2019

7 conclusiones antes de ir a la cama


1. La decisión de Sánchez de repetir elecciones fue una insensatez. Ha abierto una ventana a la derecha extrema que brutaliza la política y la sociedad españolas.

2. Aunque sea la fuerza más votada, el PSOE tendrá más difícil formar gobierno y gobernar. Su única opción es trabajar con seriedad lo que en junio despejó con displicencia y desgana.

3. Más País sólo ha servido para debilitar a Unidas Podemos. Nunca tanta inteligencia resultó más inútil, políticamente hablando.

4. Cuando despertemos mañana, los nacionalismos catalán y vasco seguirán aquí. Fuertes. Imprescindibles para la gobernabilidad. Pero, sobre todo, imprescindibles para buscar una salida a la crisis de cohesión territorial del Estado español. 

5. Unidas Podemos sale debilitado, aunque mantiene una presencia importante. Presencia que le permite mantener influencia. y ser más necesario que antes: ya no existe un Ciudadanos al que el PSOE pueda mirar para rogar su apoyo o su abstención.

6. Sánchez no puede recuperar la cantinela  de junio (soy el más votado, el único que puede gobernar, así que todo el mundo ha de abstenerse para que pueda ser investido presidente). No, no puede ser, es imposible.

7. Así que, a partir de hoy mismo, a negociar para constituir cuanto antes un gobierno progresista, dispuesto a afrontar, con responsabilidad pero sin miedo, los retos sociales y territoriales que paralizan este país desde hace ya demasiado tiempo.

Hay otra oportunidad. Espero que esta vez sepan utilizarla.


Posible resultado en la segunda vuelta.



domingo, 10 de noviembre de 2019

Romancero Gitano. Arriaga.

Nuria Espert son como esos artistas flamencos que parecen hacer todo fácil, como quien respira, porque están bendecidos por el duende, y decir duende es decir Lorca, que siempre acude cuando alguien le pide ayuda en épocas turbias y mediocres.
Espert finge que lee, o lo contrario, que improvisa, pero está todo aprendidísimo, como esa primera persona que a veces parece ser la actriz contándonos cómo descubrió la poesía lorquiana, y a veces la voz de Lorca mismo, como si estuviera reunido en su cuarto con sus amigos.
Espert convoca también cuatro grandes ecos femeninos, cuatro mujeres solas: Marianita Pineda, Yerma, la madre de Bodas de sangre y doña Rosita, desfilando a ritmo de carrusel fantasma. Y la eterna, profunda soledad de Federico, el Federico aterrado que para cruzar la calle necesita cogerse del brazo de alguien, y hacer teatro porque “en el teatro todo se comparte”. 

elpais.com/cultura//babelia

Si tú no vas, ellos vuelven


Votos y muros

Ayer sábado, 9 de noviembre, celebramos 30 años del derrumbe del muro de la vergüenza; 160 kilómetros de doble pared construida unos quince años después de la derrota del III Reich.

Resultado de imagen de muro de berlinCerrada la frontera a cal y canto, unas 5.000 personas probaron fugarse entre 1961 y 1989 al Berlín Occidental. Se calcula que entre cien y doscientas de ellas perdieron la vida en el intento.  Pero lo que parecía imposible se consiguió.

Hoy treinta años más tarde votamos entre "ofertas políticas" que reivindican nuevos muros "económicos", "sociales" o "ideológicos" y otras ofertas que lo que quieren es terminan de tirar los diferentes muros que existen entre nosotros. La opción es clara.

Que la climatología no te pare. Vota.

Zulet con esta fantástica imagen ayer en El Correo
nos recuerda los malos tiempos ideológicos
que se nos avecinan y de los que solo podremos protegernos
votando hoy por un partido que sin ambigüedades
apueste por una mayoría progresista en el Parlamento.

sábado, 9 de noviembre de 2019

Europa apesta a fascismo. Y España va detrás.

Imagen relacionada
Imágen de Burbuja.info y texto de Chivite en El Correo de hoy
Los hilos del mundo están siendo gobernados por poderes cada vez más despiadados y oscuros. Y la ultraderecha tiene ganas de alzar el mentón y aullar de nuevo. 
Pero no me voy a amargar. Lo he decidido. Quiero apearme de toda exageración, quiero desdramatizar mis comentarios y quiero poner al menos un poco de humor y un poco de poesía en cada uno de mis días. Esa es mi manera de vivir. 
Ahora bien, el fascismo no es broma. No puedo entender que los medios concedan tanta presencia a Vox. Se está normalizando y se está publicitando un discurso implacable y brutal. Lo considero un error, lo digo claramente. Creo que Abascal ha sido el líder más sobredimensionado por los medios y el que más protagonismo ha alcanzado en esta campaña. 
Por eso, valoro actitudes como la de Iñaki Esteban al negarse a estrechar esa mano. Esa debería haber ser la tónica general. Y lamento que no lo haya sido.

Música para sus ojos. Concierto solidario en el día de reflexión.

La música coral contribuyendo a conseguir un bonito objetivo. Esta vez el dinero que se recaude ayudará a operar a 60 personas en los campamentos saharauis de Tinduf. Animaros !!! Hoy a las 20:15.

Al final iré a votar contra la extrema derecha y contra los que pactan con la extrema derecha, contra el racismo, contra los que miran hacia otro lado cuando se siguen ahogando centenares de personas en el Mediterráneo y por una solución dialogada en Catalunya.

Ilustración de M. Tognola y texto de J. Evole en La Vanguardia

Mi cara de susto ha ido en aumento; sobre todo viendo la campaña que ha planteado el PSOE.

Este Pedro Sánchez me ha recordado más al Sánchez encorsetado del 2014, apoyado por el aparato del partido para impedir que Eduardo Madina fuera secretario general, que al Pedro Sánchez rebelde y combativo del 2017 que ganó las primarias contra el mismo aparato que le aupó. El primer Sánchez perdió votos en las elecciones generales. El segundo, los ganó.

Sólo nos faltaba una extrema derecha sacando pecho (metafórica y literalmente) y colocando muy bien su discurso xenófobo en debates en prime time , sin prácticamente réplica del resto de fuerzas políticas. 

Total que, aunque en verano se me había pasado por la cabeza pegar un corte de mangas a las urnas, me he repensado lo de no votar por primera vez en mi vida, y mañana lo volveré hacer.

Votaré contra la extrema derecha y contra los que pactan con la extrema derecha. Los mismos que se pelean de maravilla en los debates, los mismos que se entienden de maravilla para gobernar. Me siguen dando el mismo miedo que ya me daban en abril.

Votaré contra el racismo, contra los que miran hacia otro lado cuando se siguen ahogando centenares de personas en el Mediterráneo. Contra los gobernantes que tardan semanas en dar un puerto seguro a un barco cargado de personas rescatadas de morir ahogadas.

Votaré por una solución dialogada en Catalunya, donde la persuasión gane a la represión. Y votaré contra los que quieren que sigamos votando hasta que salga lo que ellos quieren. Contra los que creen que vivimos en una sociedad teledirigida, sin pensamiento crítico, donde se puede moldear nuestro voto a su antojo a base de hacernos votar cuatro veces en cuatro años. 




Jornada de reflexión, El punto de partida.