Google+

viernes, 22 de agosto de 2014

Pinceladas de un viaje a ... Mexico D.F. ( 1 ...)

La llegada a México el avión, en sus últimos minutos sobrevolando la capital D.F., permite adivinar antes de pisar tierra, el caos urbanistica de una ciudad que acoge en sus cerros a millones de ciudadanos que malviven en subviviendas en una grado de pobreza dramático.
Una de las mejores maneras de iniciarse en una ciudad es acercándose al centro, adentrarse en la librería Porrua, y en ascensor subir al explendido restaurante "Templo Mayor",ubicado en la terraza del edificio desde el que se puede observar el centro de la capital, con sus ruinas, la catedral y el zócalo de fondo.
El café lo tomamos en el hotel de la misma plaza central, también en su terraza superior, con hermosas vistas a la enorme plaza, sujeto de históricas concentraciones y protestas protagonizadas por el pueblo mexicano.
Un paseo posterior por el Palacio Nacional, viendo los enormes murales de Diego Rivera, la Catedral Metropolitana, con su enorme péndulo que nos alerta de los innumerables movimientos sísmicos que sufre ese territorio, el Monte de Piedad, la plaza de Santo Domingo, que conserva un  particular encanto colonial, donde se ubica el Antiguo Palacio de la Inquisición y durante el día numerosos escribanos se muestran dispuestos a escribierte esa carta de amor, ese documento oficial a la correspondiente administración o a otorgarte un título que siempre has deseado o necesitado para un trabajo o una acreditación.
Terminamos la visita a la zona paseando por la calle Don Celes, donde numerosas librerías acogen libros de segunda mano de todo tipo, temática, edad y/o procedencia.