Google+

lunes, 15 de diciembre de 2014

Bruselas. Año 2018. Los legítimos representantes del Estado vasco recién independizado del Reino de España por acuerdo mutuo aterrizan en la sede de la UE

Curioso y "futurista artículo" de Ruiz Soroa en EL CORREO, que puede ayudar a reflexionar a más de uno. Así empieza el artículo:

Me lo contaron en Bruselas hace tiempo, como anécdota de café entre burócratas europeos. Sucedió allá por 2018, cuando aterrizaron en la sede de la Unión Europea los legítimos representantes del Estado vasco recién independizado del Reino de España por mutuo acuerdo. Venimos a preparar nuestro ingreso en este magnífico experimento de federalismo que es la Unión, dijeron. Porque sabrán ustedes, añadieron altivos, que los nacionalistas vascos somos de los primerísimos federalistas europeos, pertenecemos a la estirpe de los padres de la Europa unida. ¡Estupendo, entonces nos entenderemos rápido!, pensaron los bruselenses.

He aquí las exigencias :
Lo primero que debe quedar claro es que los vascos ostentamos el derecho unilateral a definir cuál va a ser nuestro estatus dentro de la Unión, como parte del derecho humano fundamental de decidirlo todo garantizado por la ONU.
También debe quedar claro que la relación del Estado vasco con la Unión Europea será bilateral y de igual a igual, sin que ninguna de las partes esté sometida a la otra.
Nuestras competencias estarán blindadas y nadie, menos aún la Unión, podrá tocarlas en lo más mínimo; segunda, para los casos de desacuerdo, tendremos un Tribunal o Comisión Mixta compuesto a partes iguales de tres representantes de la Unión y tres del Estado vasco que decidirán las cuestiones conflictivas por mayoría de votos. 
Y el Concierto, el que tendremos como derecho histórico santificado en la tradición foral: es decir, el Estado vasco recauda por sí todos los impuestos y se queda con ellos, salvo una cuota que pagaremos a Bruselas calculada como una fracción proporcional a nuestro PIB sobre el coste estricto del aparato burocrático de la Unión.

He aquí las conclusiones :
Bruselas : Parece que hay un malentendido. Aquí el sistema no es así.
Euskadi : Furia helada. ¿Malentendido? De eso nada, no te jode, lo que pasa es que aquí sois todos unos franquistas. Y se fueron airados.