Google+

lunes, 20 de enero de 2014

La desigualdad produce pobres


He aquí el quid de la cuestión. La noticia de los diarios de esta mañana ha golpeado nuestras mentes y nuestros corazones: 85 ricos del mundo suman tanto dinero como los 3.750 millones de pobres del mundo. 

Y España está a la cabeza de ls desigualdades en Europa. Algunos creen que las desigualdades producen ricos, son los insolidarios, las personas cuya humanidad apenas les alcanza para considerar hermanos a quienes viven a su lado en condiciones precarias de suma pobreza.

Este artículo explicita claramente la atrocidad que supone la desigualdad, que constituye la más flagrante injusticia de cuantas nos afectan. Sin embargo, la gente aacepta la desigualdad como una consecuencia de la meritocracia. Los ricos, dicen ellos mismos, lo son porque se han trabajado sus riquezas. Al tiempo que dicen esta barbaridad también están diciendo que los pobres se merecen el sufrimiento. 

Y bien, si un día la desesperación subsiguiente a la pobreza extrema lleva a alguien que no puede dar de comer a sus hijos, o que pierde su vivienda a causa de esa pobreza, a matar a alguien solo por la razón de ser rico, ¿qué pasará?

¿Cómo reaccionaremos? La desigualdad produce pobreza, y la pobreza lleva a la desesperación. Ninguna injusticia es tan dolorosa como la desigualdad para quienes están en el fondo más humilde, en la pobreza más severa.