Google+

lunes, 5 de diciembre de 2016

A la prelatura católica le falló la previsión del Porvenir.

Con el mutis de su presidente Ángel Ron, declinan casi 60 años de un singular poder temporal del Opus Dei, entidad integrada en la Iglesia Católica, en "su" entidad financiera por excelencia. Entiéndase prelatura como entidad preferida en relación con el resto del clero.
El Popular era el único banco en que tanto el cogollo de la cúpula dirigente como el paquete de control de su capital (casi un 10% sindicado) militaban en esa prelatura personal.
Con éxito indiscutido: tres veces fue considerado como el banco más rentable del mundo. La decadencia llegó al degenerar el modelo e implicarse tarde, mal y masivamente en el riesgo del ladrillo. 
Los epígonos de los Valls se jugaron el banco. Y seguramente el singular poder temporal a él asociado: depende de dónde desemboque. 
Falló la previsión del Porvenir.