Google+

viernes, 5 de febrero de 2016

Primero lineas rojas, luego condiciones innegociables, ahora exclusividad. ¡Ya vale, Pablo!

La posición de Podemos, reivindicando una exclusividad que desde el principio sabe que Sanchez no se la puede dar me parece un error importante.

Para un partido de izquierdas, conseguir que Rajoy abandone La Moncloa debe de ser ya una victoria parcial. Si, además el nuevo presidente es socialista, mejor que si es popular, y si está abierto a recoger propuestas de tu programa, objetivo conseguido, aunque sea, obviamente, muy parcialmente.

Y si esto, es decir, un gobierno que no sea del PP, no se consiguiese por el No de Podemos sería un error difícilmente perdonable. 

Confío en que su "No" de hoy se diluya como sus hasta hace poco lineas rojas y sus condiciones innegociables. Le hemos visto saber decir donde dije digo, digo Diego, y espero que lo de hoy sea otra "pablada".