De momento, la última señal ... Italia.
La alarma roja democrática en Europa
no necesita más señales para sonar al máximo nivel.

viernes, 22 de abril de 2022

Tregua climatológica en Bilbao

Ánimo franceses. Votad, por favor.
Y votad ... a Macron. Por vosotros/as. Por todos/as.

De un tiempo a esta parte, las elecciones presidenciales francesas siguen un guion preestablecido:

Una primera ronda donde se constata –en ocasiones con satisfacción, generalmente con angustia– que los partidos tradicionales de centro-izquierda y centro-derecha son cada vez menos relevantes.
Una segunda ronda planteada en términos existenciales: urge frenar al populismo de derecha radical, que cada cinco años mejora sus perspectivas electorales.

2022 está siguiendo el guion al pie de la letra. Hoy nos encontramos ante otro enfrentamiento entre globalismo y nacionalismo cerril.
Las encuestas anticipan que en la segunda vuelta electoral el presidente Emmanuel Macron se impondrá sobre Marine Le Pen, con un margen razonable pero menos holgado que en 2017.

Pero habrá que recordar que el referendum inglés se esperaba que ganase el voto proeuropeo y ante el relax de muchos britanicos estalló la sorpresa.
En EEUU muchos demócratas se negaron a votar a la que hubiera sido la primera mujer presidente de la historia por su escasa sensibilidad progresista y ante el asombro de la gran mayoría de espectadores salió el impresentable Trump con las terribles consecuencias internacionales que supuso su cuatrienio y que todavía estamos pagando.
Si los franceses se relajan o se resisten a ir a votar aunque sea tapándose la nariz, la remota posibilidad de que gane la ultraderechista podría suponer un golpe mortal a Europa de incalculables consecuancias.


jueves, 21 de abril de 2022

En una cosita sí estoy de acuerdo con VOX:
"La derechita (también la de Feijoó) es cobarde".
Y lo del "socialismo free", una broma de mal gusto.

 No son de recibo las excusas que Feijoó  ha puesto para no acudir a la foto junto a la extrema derecha. Yo le entiendo que no quiera ir, pero ni estoy en su pellejo ni digo las cosas que él dice aunque no lo piense.

 Organizarse a si mismo una reunión para tener un motivo para no ir y ponerlo como motivo de ausencia es intentar con poco éxito convencernos de lo estupido de su relato.

Así que tengo que reconocer que, en este caso, sus socios de gobierno, y con los que aspira a gobernar en Madrid mientras no diga lo contrario, cuando les llaman la "derechita cobarde" tienen su importante parte de razón. Son cobardes para reconocer lo que están haciendo y mientras no salgan de esa dinámica seguirán oliéndo a derecha extrema.

Espero que hayan visto el debate francés de ayer y hayan aprendido algo. Aunque tengo mis dudas con algunos/as de ellas. Por ejemplo la señora Ayuso. Habría que recordarle que la España franquista también era "socialismo free". Claro. Y metía en la cárcel o asesinaba a los de izquierdas. ¿Cómo lo piensa hacer Ayuso?

martes, 19 de abril de 2022

El impuesto más caro que paga la ciudadanía es la corrupción.

Cualquier ciudadano/a que se considere minimamente progresista sabe de la necesidad de unos impuestos que ayuden a redistribuir la riqueza que se genera en la sociedad.

Y son las fuerzas de derechas y conservadoras las que siempre hablan de bajarlos para que sus defendidos aumenten sus caudales a espensas de la mejora progresiva de lo público y del Estado del Bienestar. 

Bajar los impuestos implica abandonar la sanidad y la enseñanza en manos de las empresas privadas, algo que no solo les importa un higo, sino que procuran que así sea.

Si a eso añadimos la corrupción que se desarrolla de manera demostrada y por doquier en los entornos del PP, la respuesta que aparece en el titular de esta entrada en "de libro".

El impuesto más caro que paga la ciudadanía es la corrupción.
Lo diga Sanchez ... o su porquero.


lunes, 18 de abril de 2022

El agua de grifo debe de seguir siendo un derecho:
¡Agua de grifo, por favor!

 Las razones para defender el consumo de agua de grifo son poderosas. 
El agua es un recurso natural vital y un bien común. El agua, junto al saneamiento, son derechos humanos, según Naciones Unidas desde el 28 de julio de 2010, a través de la Resolución 664/292, y los poderes públicos deben garantizar su provisión a los ciudadanos.

Debe ser gestionada con criterios de solidaridad y cooperación, acceso universal, equidad, control democrático y sostenibilidad medioambiental y social.
El neoliberalismo gestiona el agua con ánimo de lucro y la ha convertido en un gran negocio. Por ejemplo, una de sus manifestaciones es el agua embotellada, un negocio que vende más de 6.300 millones de litros al año en España. Se consigue con fuertes campañas publicitarias, a pesar de producir numerosos residuos y otros impactos ambientales negativos, ser mucho más cara y menos segura. 

Las ventajas sociales, económicas y ambientales que avalan el consumo de agua de grifo, empiezan por su fiabilidad y calidad. El agua de grifo es más saludable y segura que la embotellada, sus controles se rigen por criterios de seguridad sanitaria, que son más exigentes que los del agua embotellada que se rigen por criterios alimentarios.

Se ha acabado que en bares y restaurantes nos ofrezcan directamente agua embotellada por los enormes beneficios económicos que da la venta de este producto. Ahora sí podremos decir: ¡Agua de grifo, por favor! Y nos la pondrán, porque tienen la obligación legal de servirla, y como personas educadas que somos, daremos las gracias al restaurante y lo agradecerá el planeta.


Imagen de un grifo con agua corriente. EFE/EPA/KOEN VAN WEEL
eldiario.es/opinion/tribuna-abierta/agua-grifo-favor-derecho

domingo, 17 de abril de 2022

En el Día de Resurrección, de dioses y patrias,
me centraré en la segunda.

 En un día en el que algunos tienen doble motivo de fiesta,
me centraré en el tema en el que una sociedad laica debe poner acento.
La religión que la viva cada uno como quiera sin "salpicar" a los demás.
Por cierto, manifestarse por la calle con cucuruchus ...
salpica y da un poco miedo.

Seguro que si lo hiciesen en la intimidad, como Aznar con el catalán,
sin poder mostrar ante los demás su "enorme devoción"
no quedaban ni la décima parte haciendo el teatrillo, pero esto es otro asunto.

Al tema, este año se celebra la "patria láica vasca",
algo que haciéndolo coincidir en fechas, resulta complicado separar,
 y se celebra en circunstancias de excepción para las patrias en Europa. 

La invasión de Ucrania es claramente identitaria
y nos permite comprobar cómo Rusia concibe su historia,
recreada como una mezcla de superioridad moral,
típica de los nacionalismos
y paises que se creen superiores a los de su entorno,
y que en el caso de Putín implica mandato
poco menos que divino.


A la vez, hay que destacar que nunca antes una pretendida independencia
se había mostrado tan dependiente como el Donbás que ambiciona Putin
y todo en nombre de la liberación de sus gentes.

Y atearrizando por estos lares, por este país de paisitos,
comentar cómo los intrépidos independentistas de lazo amarillo
reniegan de ir a la plaza nueva bilbaína con el PNV
y se van al Reino de Navarra a gritar "independentzia".
Creo sinceramente, que le han hecho un favor al partido de Sabino.

Y termino, "ojito - ojito".
Es razonable concluir que los actos independentistas
de las últimas décadas,
violentos unos y estrictamente democráticos otros,
hicieron que parte del PP perdiera la paciencia y formase VOX,
un partido tan abetzale y nacionalista como los que le hicieron nacer,
lo que pasa que en sentido contrario a los primeros.
Y como unos y otros se retroalimentan,
el peligro del choque de trenes que siempre acaba mal
y perdiendo los más humildes,
si no se ponen medidas serías contundentemente democráticas,
puede resultar algo más que posible.