Google+

sábado, 19 de agosto de 2017

Es tremendo lo mal que envejecen las revoluciones… incluso peor que las personas

Coincido con Sabina cuando responde a la pregunta que le hacen en una revista sidamericana sobre si apoya a Podemos y a Venezuela.

"A veces sí y a veces no. Por ejemplo, ellos siguen apoyando a Maduro y a la revolución bolivariana, y yo no puedo apoyar eso, de ninguna manera. Venezuela es el país más rico de América Latina y está harapiento, no hay libertad de prensa, no hay separación de poderes… es imposible seguir defendiendo eso".
Y lanza una última reflexión: "Toda generación tiene su ilusión juvenil y su desencanto. Y yo no celebro ese desencanto, pero tampoco sé si haya que volver a creer en la utopía, después de ver el desarrollo patético que han tenido las utopías en todo sitio. Fíjate en lo que está sucediendo hoy mismo en Venezuela. O en lo que ha quedado la Cuba castrista, que fue la revolución de mi juventud. Es tremendo lo mal que envejecen las revoluciones… incluso peor que las personas".

No hay comentarios:

Publicar un comentario