Google+

miércoles, 17 de mayo de 2017

8 apuntes tras el "debate socialista"

Susana Díaz no ha respondido a lo esperado. De ahí que hayan pasado a ensalzar la figura de Patxi López que para algo estaba allí. Pedro Sánchez es, de nuevo, el enemigo a abatir.

Pesos pesados mediáticos mantienen que Díaz fue la ganadora del debate. El diario El País entra en la desesperación prodigando artículos y editoriales con idéntico mensaje.

De repente, muchos descubren a Patxi López, un peso pesado del PSOE, sin duda. Con una puesta en escena de colega, moderado y conciliador, ha sido visto como la solución. Sobre todo para alejar a Sánchez.

Los alemanes daban otra prueba de hacia dónde va la socialdemocracia que colabora con la derecha. Meses atrás ocurrió en Holanda con el partido de Jeroen Dijsselbloem, presidente del Eurogrupo. Y en Francia el socialismo ha entrado en barrena con Manuel Valls. No se ha privado ni de certificar que "ha muerto", tras contribuir a ello desde el gobierno hasta hace poco. Su peregrinaje para obtener un puesto en las filas de Macron tiene a los franceses atónitos.

Hiere escuchar voces en el PSOE pensando en beneficios diferentes, a modo de acusación. Sánchez beneficia a Podemos, dice Elena Valenciano –y otros–, pasando por alto con cuanta abundancia la abstención del PSOE "beneficia" al PP.

Pedro Sánchez, su equipo, aportan al menos un cambio de tendencia, aún con algunos hándicaps de su líder. Giros de opinión o de estrategia y errores pasados producen menos intranquilidad que algunas certezas de sus contrincantes.

Susana Díaz acusó a Sánchez de haber perdido apoyos en el partido, de ser él mismo su principal problema. Pero habrá que recordar que "Amores que matan, desamores que depuran y revitalizan".

Lo único cierto hoy por hoy es que ni PSOE ni Podemos cuentan con la posibilidad de formar gobierno como no sea con un acuerdo como en Portugal. Con Susana y Patxi no sucederá, con Pedro no se sabe, pero es más factible.