Google+

domingo, 21 de mayo de 2017

A ver si hoy es el día de la rebelión de los "pegacarteles".

El toro está ya en la plaza de las primarias del PSOE. Es todo un alivio que se vislumbre el final de esta funesta interinidad, que arrancó el 1 de octubre de 2016 con el golpe político que un grupo de barones, encabezados por Susana Díaz, dio contra el entonces secretario general de los socialistas, Pedro Sánchez.
Vaya por delante que no soy del PSOE pero como ciudadano de este país espero y deseo que Pedro Sánchez las gane de forma clara o muy clara. Me parece que sería muy beneficioso para el PSOE y para la izquierda española en general.
Además, la victoria de Pedro Sánchez también sería el triunfo de la militancia, de los ‘pegacarteles’, por un lado frente a los todopoderosos aparatos, que creyeron que tirando del clientelismo y el miedo podrían imponer a Susana Díaz como secretaria general y, por otro, frente al histórico especialista en "saber estar en el lugar adecuado en el momento oportuno" sin aportar especialmente nada que no sea "unidad" bajo "mi" paragüas.
También siento alivio porque mañana espero que se acabe el bochornoso espectáculo que han dado la mayoría de los medios de comunicación durante las primarias. Y especialmente doloroso me resulta el comportamiento de El País.