Google+
No es el momento para hacer de todo esto una guerra política más. Dejen de lado sus miserias partidistas y seamos útiles. Las banderas, ni alimentan ni curan virus.
del Estado de Alarma. Quédate en casa. Paciencia, solidaridad y optimismo.

martes, 27 de diciembre de 2011

Sin aplaudir al suegro de Urdangarín

Ayer su majestad recibió, dicen, dos minutos de aplausos.
Pero, afortunadamente, todavía, quedan
representantes de la ciudadanía
que no encuentran motivos para hacerlo.
¡Bien por ellos!