miércoles, 1 de febrero de 2012

Castigos económicos y compensaciones morales


Solana explica magistralmente la gran operación de distracción de la derecha española. Vamos a ver si tenemos claras algunas cosas: España tiene un problema económico de caballo que va a necesitar adoptar decisiones económicas de caballo. El presidente Rajoy lo sabe muy bien, pero ha empezado a confundir a la opinión pública. Primero fue eso de la herencia recibida: eso ya no se atreve a utilizarlo ningún presidente de gobierno europeo, porque la herencia es de hace tiempo y viene de más allá de Europa. Lo segundo ha sido tomar alguna decisión sobre los impuestos y esperar a ver qué pasa. Y pasa que la derecha se enfada. ¿Qué hacemos ante este problema?.

La derecha rica sabe que se viene encima otra subida de impuestos. La derecha de clase media cree que no será necesaria. Va a ganar la derecha rica. Y Rajoy nos va a subir a todos algunos impuestos. Es cuestión de tener la misma paciencia que Rajoy. Subirán.

Pero el PP sabe que eso de subir impuestos es una traición a las lineas maestra del PP durante años. ¿Qué hacemos para distraer o compensar a nuestra gente? La solución es poner en marcha todo tipo de medidas legislativas que afecten a la moral y las costumbres convervadoras.

Rajoy va a destrozar a las clases medias españolas. Esperad y ver impuestos. Acordaros del IVA. Parece que nada tiene que ver, pero Rajoy va a garantizar a esa clases medias conservadoras que no se podrá abortar como hasta ahora, que la condena puede ser casi para siempre y que la educación nunca será para la ciudadanía sino para la Constitución.

Rajoy y el PP saben que viene un tiempo muy duro para con sus votantes. Y no tiene solución. Jamás el PP va a tocar a los más ricos, ni es rentable sacar algo de los más pobres: la cuestión es sacar recursos de las clases medias. Precisamente de los votantes del PP.

Pero Rajoy no es tonto: tiene que compensar a sus votantes destrozados económicamente, con una inyección de moral conservadora. A más impuestos, más dificultades para abortar. A más IVA, menos educación ciudadana. Y funciona.

Espero que algún día la izquierda lo sepa explicar bien: explicarselo a ellos, a los votantes del PP, no a nosotros que ya nos lo sabemos.