sábado, 26 de junio de 2021

Piruli Mendibil

 

A partir de hoy será un problema distinguir a los auténticos españoles por la calle.

Estos últimos meses algunos hemos llegado  a pensar que en cuanto el  Gobierno levantase la mano con las mascarillas iba a ser un problema distinguir a los auténticos españoles por la calle. Y hoy ha llegado ese día.

Los auténticos españoles, claro está, son los que cuelgan una bandera bien gorda en el balcón hasta que la bandera se aburre y pierde los colores, se ponen una enseña rojigualda en el broche del reloj o en una pulserita y patriotizan la mascarilla a tope, incluso con insignias militares.

Como es lógico y natural, a los auténticos españoles se les llena la boca de España, hablan siempre en nombre de España, no paran de decir que si España esto y que si España lo otro, que si España se siente traicionada con los indultos, que si España se va a la mierda en cuanto no hay un patriota de pura cepa en la poltrona y que España estaba ahí antes de los Reyes Católicos, antes de los visigodos y antes de Atapuerca. 

Para los poco patriotas, la mascarilla sólo ha sido una incomodidad transitoria, la oportunidad de disfrazarnos de Hannibal Lecter, de ir de tuareg por las calles, de sentir por unos meses el rostro cerrado a cal y canto como las mujeres islámicas la vida entera. 

No obstante, hay que tener cuidado con tanta españolidad, porque uno puede acabar despotricando de la monarquía como esos ultras de Vox que, siguiendo la advertencia de Ayuso, han bautizado al rey Felipe como "Felpudo VI" por firmar los indultos. Una pena que hoy no se les pueda ver a todos con la bandera republicana estampada en la cara.

viernes, 25 de junio de 2021

La alternativa de las derechas españolas :
Basta de futuro. La España del pasado.

 

Divorcio, aborto, matrimonio gay ... ahora eutanasia. Iglesia y derechas de la mano.

Se opusieron al divorcio, al aborto, al matrimonio gay y ahora,esta semana, el Partido Popular anuncia que presentará un recurso de inconstitucionalidad a la ley de eutanasia que entrará en vigor hoy.

Los conservadores se unen así a Vox, que el pasado miércoles recurrió la norma, así como a organizaciones ultraconservadoras como la Iglesia Católica, solicitando que se suspenda cautelarmente su entrada en vigor hasta que resuelva el recurso.
Aceptar que se legalice, como otros ejemplos previos, no obligan a nadie y simplemente lo permiten a quienes lo soliciten.

Oponerse es ir en contra de la evolución de la sociedad.
Y de eso Iglesia y derecha van de la mano.
Aunque afortunadamente cada vez con menos éxito y apoyo.


jueves, 24 de junio de 2021

Todo nacionalismo se basa en una fantasía política.
Emplea instrumentos de ficción similares al de las religiones.

Este mapa muestra los cambios en Europa entre los años 1000 y 2000. Todo nacionalista desea parar el vídeo en el instante en el que su país ocupa una mayor extensión. 
Las fronteras son un invento perverso. Sirven para marcar el territorio, para decir aquí empieza Mioñistán, el país más bonito del mundo, donde mejor se come, la capital intelectual del botellón.


Todo nacionalismo se basa en una fantasía política
. Defiende lo propio como verdadero en un mundo complejo, rico y variable. Emplea instrumentos de ficción similares al de las religiones. También tiene popes y cardenales que deciden quiénes son los puros (patriotas) y quiénes los herejes (espías). Uno puede acabar en una hoguera por afirmar que la Tierra es redonda o por negar la virginidad de María, o fusilado por preferir la Francia revolucionaria al borbón Carlos IV o a su insufrible hijo Fernando VII. 

España ha sido tierra fértil de fanatismos y de ejecuciones por el delito de pensar. Nos ha faltado modernidad y guillotina.

España es un país en discusión permanente.
Llevamos cinco siglos viviendo juntos y enfadados.
Quizá ha llegado el momento de ser valientes y responsables

Hubo manifa el pasado domingo en la plaza de Colón de Madrid. Fueron los más enfadados de las extremas derechas y derechas españolas capitaneados por sus enfadadísimos dirigentes. Esta vez la excusa fueron los indultos a los líderes catalanes que declararon en 2017 una independencia en la que no creían ni ellos mismos, pues la suspendieron un minuto después de proclamarla. Siempre hay un motivo para desgastar al gobierno del PSOE de turno, en solitario o en coalición. El objetivo es recuperar el poder que les pertenece, eso creen, por derecho natural desde 1492.

Pero antes de hablar de la manifa sería bueno recordar cómo empezó, quiénes fueron los responsables de esta crisis institucional y territorial.
Y no lo digo por los líderes de VOX, que 
buscan la foto con el timorato Pablo Casado, sino por los ex presuntos socialistas movidos por venganzas personales que hicieron el juego a las extremas derechas.  
Por otra parte, el PP nunca se ha distinguido por ser un partido de Estado, virtud que se demuestra en la oposición. Llevó el texto al Constitucional, a aquel Constitucional que dinamitó los puentes en medio de la crisis económica de 2008. Cuando todo se desmorona, en general, se disparan las recetas mágicas, y la de la independencia de Cataluña parecía una las mejores. Rajoy hizo el resto. Prendió la antorcha en medio de la refinería.

España es un país en discusión permanente desde la conquista de Granada, ¿o quizá empezó antes? Llevamos cinco siglos viviendo juntos y enfadados. La escenificación del enfado forma parte del escudo de armas. Es nuestra bandera. Los padres de la Constitución de 1978 no se atrevieron a resolver, o tal vez no pudieron, las aspiraciones y diferencias territoriales. Lo dejaron todo debajo de la alfombra del título VIII. Quizá ha llegado el momento de ser valientes y responsables, virtud escasa en las Españas. 
infolibre.es/Ramón Lobo/opinion/

miércoles, 23 de junio de 2021

Fútbol es fútbol. Money is money.
Y las dos juntas, con la UEFA, "pasan" de los DD.HH.


Logicamente fútbol es fútbol y mucha gente lo vive con gran pasión y sigue día a día todas las noticias de su equipo. Por otra parte los negocios son actividades muy serias y no se prestan a juegos folclóricos que puedan poner en riesgo las ganancias de las empresas. Así ha sido y así sigue siendo. Y bueno, estamos acostumbrados.

Ahora bien, cuando el fútbol se convierte en simple negocio, muy voluminoso por cierto, tampoco se permite el riesgo de correr peligros que no están dispuestos a vivir otras empresas con balances económicos muy por debajo de ellos.

El problema surge cuando "esos" peligros que pueden alterar sus balances están relacionados con la defensa de los derechos humanos. Y esto ya resulta bastante grave. Y la decisión de la UEFA resulta bastante vergonzosa.

Ahora bien, en el mundo del fútbol, de la UEFA , ha aflorado esa verguenza. Pero el origen está en un país que es miembro de la UE. Y es fundamentalmente este organismo el que tiene que apretar más a Hungria.
No se le puede dejar campar a sus anchas.

La solución federal cambiaría por completo el marco de la discusión sobre Cataluña. Asentaría derechos y obligaciones identificables para todos

 Antonio Rivera presenta hoy en El Correo un artículo muy interesante defendiendo el federalismo como solución a la situación actual de España.

La solución federal cambiaría por completo el marco de la discusión. Asentaría derechos y obligaciones identificables, precisos y similares para todos, soportados sobre el derecho a autogobernarse y la obligación de ser solidarios con los demás.

Tiene el pequeño inconveniente de que espanta a todos por igual:
a los nacionalistas porque es su inversa ideológica;
a las derechas patrias porque siguen siendo de la pata del Cid y no se han enterado de que el federalismo no es una cosa de las izquierdas;
a estas últimas porque no se sabe muy bien si se lo creen.

Pero lo cierto es que, estando donde estamos, en una situación tan apurada, resulta de lo más sensato.

martes, 22 de junio de 2021

Indultos frente a insultos

 Si aceptamos que la concesión de los indultos a los condenados por el procés que este martes aprobará el Gobierno es un punto de inflexión en la crisis territorial que España afronta desde hace más de una década (por no decir tres siglos), valdría la pena dedicar una tesis doctoral al análisis comparativo entre los discursos pronunciados este lunes, con una diferencia de pocos minutos, por Pedro Sánchez en el Liceu barcelonés (ver aquí) y por Pablo Casado ante la plenaria de los grupos parlamentarios del Partido Popular (ver aquí).

Por otra parte, y pesar del ruido, de la polarización y de la desinformación galopantes, hace décadas que la ciudadanía española viene demostrando ser mayoritariamente partidaria del diálogo frente al insulto, de la concordia frente a la ruptura, del respeto mutuo frente a la imposición, de la pluralidad frente al autoritarismo (sin todo eso, además de los intereses creados, no habría existido Transición alguna). Los discursos de Sánchez y de Casado este lunes han dibujado dos formas de concebir Cataluña, España y la propia democracia.

Si hiciéramos una cata a ciegas, observaríamos que en el mensaje con el que Sánchez argumenta los indultos se reiteran los conceptos de concordia, convivencia, diálogo, respeto, democracia, corazón, acuerdo, reconciliación... En el de Casado abundan distintas variedades de términos como sanchismo, España, golpe de gracia, cambio de régimen, separatismo, secesión, cobardía ...

"Amor, respeto y diálogo".
"¿Por qué contentarse con una victoria cuando podríamos tener un acuerdo?"

Aquella crisis nefasta de hace cuatro años, aquel triste episodio nacional, engordó a la extrema derecha, que es hoy la tercera fuerza en el Congreso de los Diputados. Y expulsó de un proyecto de España ilusionante a una buena parte de la sociedad catalana, a la que se dio la espalda, a la que nunca se escuchó. 

Nadie sensato –ni quienes defienden una España unida ni quienes legítimamente anhelan una Catalunya independiente–, tiene nada que celebrar de lo ocurrido en ese otoño catalán. Para los primeros, dejó una España más rota, con unas cicatrices que tal vez nunca se logren restañar. Para los líderes independentistas, la salida del país o la prisión. 

Somos muchos los que apostamos por el diálogo. Por amor a España y sus pueblos. Por patriotismo, que no consiste en lucir una bandera para dar garrotazos con ella a los demás. Porque creemos que el verdadero patriotismo pasa por defender la convivencia pacífica entre españoles, por un proyecto colectivo en común, por un modelo político que respete la evidente plurinacionalidad del Estado y su diversidad. Por un país capaz de ilusionar.


lunes, 21 de junio de 2021

Arte y cultura mundial, con Google.

Un fantástico tesoro cultural, que creo además que vale la pena no sólo conservarlo, también conocerlo. Es un compendio de todos los artistas y estilos de distintas épocas de todo el mundo.
artsandculture.google.com
Al cliquear en cada gran artista, no sólo encontramos su historia, sino además, todas sus obras. 
Merece la pena dedicarle algo más que un rato.
¡Extraordinario! 

5 razones para un indulto

Estas son las cinco razones que  Zapatero explica para un indulto que está muy próximo y con las que coincido plenamente :

Primera. Como incluso esto se ha llegado a cuestionar, conviene comenzar por recordarlo: la facultad de indultar es una competencia que la Constitución atribuye al Gobierno. Hoy en la derecha se discute la legitimidad de lo que no se discutió en el pasado.

Segunda. El indulto se presenta como el principio del fin de una situación de confrontación -ese "dejar pasar el tiempo" con el que Rajoy exasperaba al resto del arco parlamentario- que el Gobierno actual hereda de la etapa anterior.

Tercera. Algunos de los que se oponen al indulto estiman que su exclusión sería un signo de fortaleza de nuestra democracia, del Estado de derecho. En mi opinión, es al revés: como nuestra democracia es fuerte puede ser generosa. El indulto llega una vez que los órganos del Poder Judicial han cumplido con su deber de interpretar y aplicar la ley, se discrepe o no de su resultado.

Cuarta. Es obvio que este indulto trasciende a las personas a las que se puede dirigir y beneficiar. El juicio sobre su idoneidad no puede limitarse a la incidencia en ellas. Se trata de una iniciativa de alcance político general cuya principal o primera destinataria es la sociedad catalana en su conjunto.

Quinta. El acercamiento, la aproximación, el diálogo... son el único camino para el reencuentro. El designio de la democracia, y de la Constitución del 78 en particular, desde su misma génesis, es perseguir la integración a través del diálogo. Y lo que más se aleja de ella es complacerse en la confrontación o permanecer impasible ante sus efectos.

En definitiva, la iniciativa del Gobierno me parece constitucionalmente legítima, justa, animada por la mejor intención y oportuna, inteligente. La política es precisamente, eso, iniciativa, solo con ella se puede aspirar a cambiar las cosas.

domingo, 20 de junio de 2021

La playa hoy

Anímo a los jerifaltes católicos a que echen a Biden del Club.
Pero, sinceramente, no creo que tengan huevos para hacerlo.

 Parece ser que los jerifaltes católicos norteamericanos se quieren hacer los enfadados con el Presidente de su País porque no sigue al pie de la letra sus consignas reaccionarias.
Biden cree como una solución a determinada problemática personal el que una mujer pueda optar por abortar. En mi opinión, razonable. Y eso los obispos y cardenales católicos de su pais no se lo pueden permitir. Y, aunque parezca mentira, me parece absolutamente razonable que se enfaden. Viven de vender unas consignas y no pueden permitir que ninguna oveja listilla se les descarrie.
Yo creo que Biden se lo tiene que replantear. No de lo que piensa, sino de qué asociación presume de pertenecer. No puedes pertenecer a un Club opinando y practicando ideas contrarias al mismo.
Ser miembro es algo voluntario.
Si quieres presumes de serlo. Pero, coño, cumple lo que te digan.
Y si no, acepta que no quieran tenerte entre su afiliación.
Es algo que entre los católicos lo llevan mal.
Así que yo animo a los jerifaltes a que le echen.
Pero, sinceramente, no creo que tengan huevos para hacerlo.