Hay personas que tropiezan dos y tres veces por una misma piedra.
Luego los hay que a la tercera dan un paso más, para evadirla.
Otra minoridad termina a la primera quitando la piedra para que no tropiece nadie que venga detrás.
Pero si vas a Madrid, verás a muchos "cojos/as" con muletas diciendo que las piedras son libres de estar donde están.

lunes, 21 de junio de 2021

5 razones para un indulto

Estas son las cinco razones que  Zapatero explica para un indulto que está muy próximo y con las que coincido plenamente :

Primera. Como incluso esto se ha llegado a cuestionar, conviene comenzar por recordarlo: la facultad de indultar es una competencia que la Constitución atribuye al Gobierno. Hoy en la derecha se discute la legitimidad de lo que no se discutió en el pasado.

Segunda. El indulto se presenta como el principio del fin de una situación de confrontación -ese "dejar pasar el tiempo" con el que Rajoy exasperaba al resto del arco parlamentario- que el Gobierno actual hereda de la etapa anterior.

Tercera. Algunos de los que se oponen al indulto estiman que su exclusión sería un signo de fortaleza de nuestra democracia, del Estado de derecho. En mi opinión, es al revés: como nuestra democracia es fuerte puede ser generosa. El indulto llega una vez que los órganos del Poder Judicial han cumplido con su deber de interpretar y aplicar la ley, se discrepe o no de su resultado.

Cuarta. Es obvio que este indulto trasciende a las personas a las que se puede dirigir y beneficiar. El juicio sobre su idoneidad no puede limitarse a la incidencia en ellas. Se trata de una iniciativa de alcance político general cuya principal o primera destinataria es la sociedad catalana en su conjunto.

Quinta. El acercamiento, la aproximación, el diálogo... son el único camino para el reencuentro. El designio de la democracia, y de la Constitución del 78 en particular, desde su misma génesis, es perseguir la integración a través del diálogo. Y lo que más se aleja de ella es complacerse en la confrontación o permanecer impasible ante sus efectos.

En definitiva, la iniciativa del Gobierno me parece constitucionalmente legítima, justa, animada por la mejor intención y oportuna, inteligente. La política es precisamente, eso, iniciativa, solo con ella se puede aspirar a cambiar las cosas.