son los días que faltan para poder pasear sin mascarilla por la calle al aire libre.
Seamos responsables.

miércoles, 9 de junio de 2021

La plaza de Colón no puede ser alternativa
para un partido que aspire a gobernar.

 El PP parece dispuesto a repetir en 2021 lo que hizo en 2006. Recogida de firmas contra los indultos, como las recogió contra la reforma estatutaria, y manifestación en la Plaza de Colón, para hacer todavía más visible su rechazo a cualquier tipo de negociación.

En 2021 el PP se encuentra en una posición más débil que aquella en la que se encontró en 2006. Tanto en el Parlament como en las Cortes Generales. Ha dejado de ser, además, el representante casi en régimen de monopolio de la derecha española. Y en un plazo como mucho de año y medio o dos años va a ver cómo se desmorona en Europa la estrategia que puso en marcha el Gobierno presidido por Mariano Rajoy de entregar la política territorial al TS y al TC.

A pesar de ello, su concurso resulta inexcusable para encontrar la respuesta a la integración de Catalunya dentro del Estado. Independientemente de que exista Vox, con el que no se va a poder contar nunca para ninguna operación de naturaleza democrática.

El PP no puede permitirse ser un partido radicalmente "anti-catalán". Vox sí puede permitírselo. El PP, no. Para ser un partido de Gobierno en España tiene que tener una política territorial en la que una Catalunya que se autogobierne democráticamente tenga cabida. El autogobierno de Catalunya es un presupuesto para el Gobierno de España. Tanto si lo ocupa el PSOE como si lo ocupa el PP.

eldiario.es/javier-perez-rojo/plaza-colon-no-es-la-respuesta