Google+

martes, 1 de marzo de 2016

Votar NO en nombre de la izquierda no parece ni siquiera una media verdad.

www.eldiario.es/zonacritica/
Hubo un momento anecdótico aunque muy simbólico durante la intervención de Pedro Sánchez.
Ocurrió cuando los diputados de Podemos y del Partido Popular aplaudieron con irónico entusiasmo los agradecimientos a Ciudadanos por parte del candidato socialista.
Parece que no les importa poner tan fácil visualizar la teoría de la pinza. 
Lejos quedan ya definitivamente aquellos bonitos días de luna de miel en la televisión justo antes de las elecciones, cuando nadie nos advirtió sobre tanta incompatibilidad.
Es legitimo votar No a la propuesta de Pedro Sánchez porque su acuerdo con Ciudadanos puede y debe mejorarse para integrar políticas que amplíen y sustancien mejor su compromiso con la regeneración democrática, el Estado del Bienestar, las políticas de crecimiento y una política fiscal más redistributiva. 
Es razonable que se exija entrar en el gobierno a cambio de voto afirmativo. 
Es comprensible negarse a pactar con otra fuerza por motivos electorales. Hacerlo en nombre de la izquierda porque su propuesta es de derechas y está al servicio del IBEX35 no parece ni siquiera una media verdad.