Google+

viernes, 20 de febrero de 2009

En este país no queda otro remedio que pactar

















Sin comentarios. Os remito a un artículo, que suscribo, de Armaola, donde entre otras cosas, se pregunta:
-Si al PNV no le da con los pitufos para hacer Gobierno, pero tiene la responsabilidad de iniciar contactos por ser el más votado, que lo será, ¿Intentará pactar con el PSE o decidirá irse a la oposición?
-Si el PSE es el que inicia los contactos. ¿Lo intentará con el PNV, pactará con el PP o se irá a la oposición?
-Pero claro, responder a estas preguntas, de una forma u otra, con un resultado u otro, llevaría a todos los partidos a desmovilizar a parte de su electorado. Y en la ambigüedad, en la indefinición, parece estar la fuerza de la política actual y de todos los partidos sin exclusión. Así nos va. Ah sí, también está en la descalificación burda.
...
-

9 comentarios:

  1. Y por supuesto, pacto, diálogo, negociación y acuerdo.
    El mapa político y sociológico vasco es de 4 patas.
    Se ve el ridículo y el sin sentido de dejar fuera del parlamento vasco al 11% del electorado (legalizados, con sedes, tranquilamente el 20%).
    No puede haber solución si a uno de los interlocutores de Loiola lo dejas fuera.

    ResponderEliminar
  2. Cuando no hay solución es cuando uno de los cuatro que se sienta en la mesa para jugar al mus, se empeña permanentemente en hacer trampas y boicotear el juego.

    Solo cuando acepte las reglas como los demás, podremos hablar de si meneamos la mesa de sitio, cambiamos el color del mantel, etc ...

    Pero esa segunda parte se hace entre los que juegan aceptando las reglas, los demás, a reciclarse, y que no se preocupen, que no tengan tanto miedo, porque habrán sido los últimos, pero no los únicos en hacerlo.

    ResponderEliminar
  3. Esa mesa se hizo para cambiar las reglas: esas que sólo barren para casa. Reglas nuevas, más democráticas, con las que todos los proyectos políticoas sean, no sólo defendibles, sino llevados a la práctica (siempre y cuando la mayoría democratica y pacificamente así lo decida), no lo olvides, Ricardo.
    Piensa un poco más allá de las elecciones y que los árboles no te impidan ver el monte.

    ResponderEliminar
  4. Pero mientras no lleguemos a un acuerdo, las reglas del mus son las que son y no se cambiaran hasta que entre todos y todas lo entendamos así. ¿O te crees que se van a cambiar solo porque uno de los cuatro quiera?

    Hablar, solo hablar,
    ... y terminaremos consensuando,
    pero hablaremos,
    entre los que aceptamos las reglas del actual mus.
    No lo olvides.

    ResponderEliminar
  5. De momento el futuro Parlamento Vasco no va a servir para solucionar el conflicto.
    Hasta Iñigo Urkullu repite que las bases de Loiola habrá que retomarlas.
    Me parece que el futuro del País se resolverá en otros foros.
    Este Parlamento nacerá cercenado, por lo que poco ayudará a ello.

    ResponderEliminar
  6. Solo los que se saben perdedores desde el principio, o con mentalidad muy infantil, echan la culpa a los demás de sus desgracias o incapacidades y auguran un nulo futuro cuando ellos se ven uncapaces de alcanzarlo.

    No dudes, y si lo haces peor para tí, que cualquier solucion a los problemas de este país pasara por el parlamento vasco. Tan clarito como que mañana también saldrá el sol.

    ResponderEliminar
  7. Mis aplausos Ricardo, demuestra usted tener templanza y paciencia infinita. Le admiro.

    Suscribo al 100 por 100 sus palabras.

    ResponderEliminar
  8. Pasará por el Parlamento Vasco, pero para finiquitarlo y convocar a otras elecciones democráticas.
    Mañana saldrá el sol, pero sabrás también que antes del amanecer la noche es más oscura.

    ResponderEliminar
  9. La noche, e incluso el día para algunos que se niegan a abrir los ojos, pueden resultar muy oscuras.
    Y ya sabes que el que no abre los ojos, por enrabietamiento adolescente, suele terminar dándose un golpe contra una farola.

    ResponderEliminar