Google+

sábado, 14 de abril de 2018

Pasión según San Juan, en el Arriaga


El Teatro Arriaga de Bilbao ha presentado estos días una versión escenificada de la Pasión según San Juan, compuesta por Johann Sebastian Bach en 1724.
La escenografía de esta llamativa propuesta ha corrido a cargo del actual director del teatro bilbaíno y siempre polémico e irreverente Calixto Bieito, cuya emoción, vitalidad y pasión, son casi siempre sinónimo de una experiencia inolvidable, como la de hoy. Entrar al patio de butacas y verles esperando al coro y a la orquesta no es lo habitual.
Esta producción ha contado con un reparto de lujo encabezado por el director Erik Nielsen, con Joshua Ellicot como el evangelista, con Carlos Mena y Berit Norbakken Solset, acompañados por la BOS y el Coro de la ópera de Bilbao, de la que hay que destacar su teatralidad y brillantez sonora. Todos excelentes.

14 de Abril: Día del sentido común


¿Hay alternativas factibles al día de hoy?

Pongamos que deseamos una Jefatura de Estado 
con poco poder real y alta capacidad unificadora 
y que queremos evitar a toda costa 
que tenga el sesgo partidista de una República.

Por otra parte, asumamos además 
que un monarca tendrá menor legitimidad a priori y, 
a pesar de todo, 
una serie de preferencias políticas personales. 

Quizás deberíamos considerar un modelo de república 
con Jefe de Estado electo 
pero de manera indirecta por el Parlamento, 
incrementando así la probabilidad de consenso. 

Sería, sin duda, un paso.

En cualquier caso, habría que estudiar sus ventajas e inconvenientes. Perderíamos la elección directa, ganaríamos en el logro fundamental: Eliminar la monarquía.

Y pondríamos en marcha una política mucho más transversal y no solo ondear las banderas de nuestros abuelos que tendríamos que trasladar intactas a nuestro nietos.

jueves, 12 de abril de 2018

Reclamar a la UE una ‘directiva de claridad’, tal como propone Urkullu, es encender volcanes. Nadie lo quiere y nadie lo hará. Balcanizar Europa no debe ser la opción de Europa

Parece que no está de más hacer una llamada al realismo de la Europa de hoy. Estamos viviendo una policrisis casi existencial. 
El fracaso ante el tema migratorio; 
una vecindad conflictiva con Rusia que nadie sabe cómo ni cuándo acabará;
una negociación con el Reino Unido para el ‘Brexit’ de consecuencias extraordinarias; 
una reformulación de la gobernanza del euro llena de complejidades y de contradicciones; 
un Pilar Social por desarrollar. 
estamos combatiendo a Donald Trump y a su proteccionismo comercial,
batallando contra los paraísos fiscales, 
haciendo la Unión Energética, 
la Agenda Digital, 
parando la ampliación a los países de los Balcanes, que llaman a nuestra puerta, 
frenando el populismo antieuropeo de naciones como Polonia y Hungría. 

  •                  RAMÓN JÁUREGUI Eurodiputado
    El Correo del 11/IV
En definitiva, estamos construyendo una Europa del siglo XXI y nuestros nacionalistas nos proponen introducir un artefacto jurídico en los Tratados para implosionar la Unión desde dentro y destruirla para siempre. Así de sencillo y así de brutal.

Es evidente que se trata de una propuesta muerta, nacida más para el consumo interno que para su consideración seria, pero eso no impide que debamos ser abiertamente hostiles a sus fundamentos, desde un europeísmo que exige a nuestros nacionalismos una reformulación de su proyecto en la Europa de hoy.

martes, 10 de abril de 2018

¿Se ha enterrado, por fin, el hacha de guerra para una paz duradera o se ha convertido en semilla y ha echado raíces con savia nueva?

www.elcorreo.com
¿Es un homenaje a los asesinos? No lo se. 
Parece que a los dirigentes de la izquierda abertzale Arnaldo Otegi y Rufi Etxeberria  les gusta. 
Y he leído que muchas victimas se sienten ofendidas.

Los símbolos pueden seguir siendo armas de doble filo según se descifre el mensaje. Las esculturas, como los textos, pueden ser políticas, con muchas lecturas y significados, que, a veces, escapan del control del propio autor y no contempla medir sus efectos. 

¿Crea confusión la escultura? ¿Cuál es el mensaje? ¿Qué se quiere sugerir? ¿Que se ha enterrado, por fin, el hacha de guerra para una paz duradera? ¿Que el hacha se ha convertido en semilla y ha echado raíces con savia nueva?

Si buscaba acuerdo y no permanentes disensos, sin duda, la manera de presentar la obra autor y autoridades debería de haber sido otra.

¿Ser o no ser? La cuestión de Ciudadanos :


domingo, 8 de abril de 2018

Soy militante activo del ala radical del optimismo.

 ¿Una prueba? 
El asunto catalán lo veo cada vez mejor,
 sobre todo si lo comparamos 
con lo que vivimos en el otoño pasado. 
www.infolibre.es
Hoy en día, salvo sobresaltos que puedan surgir, 
veo más oportunidades que amenazas. 
estamos mucho mejor que hace apenas seis meses. 
El independentismo cumple la ley 
y lucha porque los jueces no extremen 
las condenas por lo acaecido. 
Mientras, mantienen un discurso simbólico hiperbólico. 
La contestación no es menos intensa, 
pero en realidad se mantiene 
dentro del puro debate político. 
Como el proceso judicial va a ser largo, 
sería conveniente aprovechar 
que la política quedará en segundo plano 
para avanzar en conversaciones sosegadas y discretas. 
Para ello hace falta un Govern 
que supere la excepcionalidad actual. 
También es necesario un ejercicio de reconocimiento 
fuera del independentismo 
de los cambios que se han producido. 
No olvidemos que 
cuando el poder judicial termine su trabajo,
 la política recuperará todo el protagonismo. 
Avanzaríamos un gran trecho si no esperamos 
hasta entonces para empezar a restablecer 
el espacio de diálogo perdido.

La noria del PP