Google+

martes, 31 de julio de 2018

Las bravuconadas de Ortuzar o la cara B de la moneda nacionalista

Foto : noticias de gipuzkoa.eus
Cuando uno ve que el PNV adopta una postura en Madrid que permite y facilita el cambio de gobierno que ha tenido el país y ayuda a oxigenar la administración del Estado huyendo de la corrupción, se anima a pensar que parece que han optado por "vías razonables". Además viendo que en el Gobierno de Vitoria comparte el mismo compañero de viaje anima incluso al optimismo.

Pero en el partido que fundó Arana no hay una de cal sin una de arena, o viceversa. Parece que cada vez que optan por una línea político de acuerdo y consenso, se ponen nerviosos, y tienen que alimentar la otra boca que también comparten y, aunque en general la tengan alimentada, suelen controlar bien el bozal y solo se lo quitan para compensar algunas apuestas fuertes como la inicialmente citada.

No sé si le han pillado a Joseba afónico o en esta ocasión le tocaba al presidente. El caso es que el político mas famoso por su capacidad de disfrazarse, por lo menos en carnavales, ha tenido que soltar la bravuconada y solemne idiotez de que sus propuestas acordadas con el nacionalismo radical ex-violento seguirán adelante "sí o sí", con la izquierda vasca o sin ella. El único eximente para entender semejante idiotez es hacerlo ante los suyos, para contentar a parte de los suyos, junto a su sede central y bajo la estatua de su fundador.

En fin, sabemos que sólo es eso. Una bravuconada barata. Pero cansa tanta doble cara.


No hay comentarios:

Publicar un comentario