***********************************
desde el primer Estado de Alarma originado por la pandemia.
Y si no se renueva ... para que se acabe y volvamos a cierta normalidad.

martes, 26 de abril de 2011

Carta de Enrique Meneses

Los textos de Enrique Meneses difícilmente dejan indiferentes al lector. Este post que publicó hace mas de  tres meses, antes del desastre de Japón,, además de su apuesta energética, hablar de presupuestos, pensiones, educación, trabajo, etc ... hacía una conclusión que traigo a continuación por su interés.

"Es vergonzoso escuchar algunos españoles de mediana edad afirmar “que su generación vivirá peor que la de sus padres”.¿Son conscientes de la majadería que dicen? ¿Saben lo que de verdad fueron las diversas crisis que vivieron sus padres y abuelos? ¿No comprenden que si hay 3 generaciones en cada siglo, en las dos primeras se fraguó el bienestar de la tercera?

En mi generación nadie teníamos coche antes de los 20 o 25 años. Si no encontrábamos trabajo en España o no era satisfactorio el que se nos ofrecía, nos largábamos como emigrantes igual que los que nos han visitado a nosotros estos últimos años de bonanza. Cuando un Cesar Vidal proclama que los españoles que se iban a trabajar a los demás países de la Europa Occidental llevaban contrato de trabajo antes de partir está diciendo una sandez. El Instituto de Migraciones publicaba anuncios buscando ingenieros o diseñadores o mecánicos de alta cualificación para tal o cual empresa alemana pero a nadie con dos dedos de frente se le ocurre que una fábrica de Hamburgo hacía contratos a albañiles de Huelva. España ha tenido hasta pateras que salían de Canarias para Venezuela. ¡Por favor, no engañen a la generación del Nintendo y de la ropa de marca! Yo estoy encantado de que los jóvenes  españoles salgan a buscarse la vida al extranjero. Les vendrá de perlas, dejar el regazo materno y aprender a vivir solos con menos “room service” familiar. Los EE.UU que tantos idolatran se ha hecho con emigrantes venidos del mundo entero pero los descendientes de esos emigrantes no quieren los que ahora entran clandestinamente por la frontera del sur…oiga, igualito que nosotros diciendo que nos quitan el trabajo o gastan demasiado en asistencia médica o educación. ¡Es repugnante pensar de esa manera olvidando el pasado inmediato!".