El que no tiene dudas, el que está seguro de todo,
es lo más parecido a un imbecil. (J.M. Caballero)
son los días que faltan, según Sanchez, para que el 70% de la población quede vacunada y así lograr la inmunidad de grupo.
Ánimo y responsabilidad

desde que Cataluña tiene un Presidente en funciones.
¿Tan difícil es para ERC soltarse de la sombra de Junts e intentar un Gobierno progresista para el país?

sábado, 30 de abril de 2011

Definitivamente, Sí a Bildu

Definitivamente, apuesto por un "Ongi Etorri" a Bildu al club de la democracia. A los que ya estaban, por supuesto, y a los que dicen que quieren estar. Igual les gusta y se quedan. Espero que los tribunales en las próximas horas coincidan con esta teoría:
Texto e imagen recogidos parcalmente
del artículo de J M Ruizl

Si hay algo que este humilde opinante envidia en este momento es la pomposa clarividencia de que hacen gala, de un lado y de otro, casi todos los partidos, grupos o personas que opinan públicamente sobre lo que hay que hacer con Bildu. Unos tienen claro, absolutamente claro, que una agrupación electoral así compuesta, avalada por dos partidos plenamente legales, de la que forman parte un montón de personas independientes sin vinculación fuerte ni patente con ETA-Batasuna, debe poder presentarse a las elecciones sin dificultad y que impedirlo sería una violación clamorosa del derecho constitucional a la participación política. Otros, los de la clarividencia conservadora, consideran no menos evidente que la coalición electoral Bildu ha sido diseñada una vez más por ETA-Batasuna como enésimo intento para sortear la ilegalización de ese complejo. 



Me parece a mí que la realidad política de la etapa del fin del terrorismo es por sí misma desordenada y borrosa, y que este es un principio que no debería nunca olvidársenos a la hora de analizar lo que sucede.

¿Está ETA-Batasuna detrás de Bildu? Sí y no, ambas cosas al mismo tiempo. No es ETA la que ha diseñado ella sola la operación electoral, pero sí es patente que la permite y anima, que tal operación forma parte de un proceso de adaptación del terrorismo a una nueva situación y a una nueva estrategia. ¿Rechazan la violencia los candidatos de Bildu? Sí, aunque sea con las fórmulas estereotipadas y perifrásticas diseñadas por Batasuna. ¿Desea realmente la izquierda abertzale participar en el proceso democrático al margen de cualquier acción violenta y rechazando ésta? Sí, aunque sin perder el capital simbólico de la violencia pasada. ¿Está la izquierda abertzale intentando incorporarse al proceso democrático normal? Parece claro que sí. ¿Está ETA de acuerdo con ello? Respuesta también afirmativa. Pongan ustedes orden lógico y jurídico en este caos. La confusión no puede ordenarse, sino sólo describirse: ETA está adaptándose a un nuevo escenario (un tiempo nuevo, dice) en el que deja de operar como actor violento aunque no desaparece ni se disuelve, y en el que la izquierda abertzale asume, con su complacencia lejana, el timón de su propia estrategia política, que pasa por distanciarse tanto en la teoría como en la práctica de la propia ETA.

Al igual que ETA fue capaz en el pasado de crear su propio movimiento pacifista, que lo fue, es ahora capaz de tolerar y amparar a su propio movimiento antiterrorista. Absurdo, claro está, pero ¿dónde está escrito que la realidad no pueda ser absurda? A corto plazo, en el momento que estamos viviendo en que el terrorismo intenta reconvertirse en otra cosa, conviven a la vez realidades y tendencias contradictorias: independencia y dependencia, cambio y conservación, nuevas ideas y viejas rémoras, lo que quiere nacer y lo que no quiere morir.

La política consiste en dar respuestas claras a situaciones borrosas, y hacerlo casi siempre con información y comprensión insuficientes. nos queda sólo la apuesta de Pascal, es decir, jugar toda nuestra confianza al único resultado que nos beneficia en todo caso, incluso si nos equivocamos. Esa apuesta se llama en este caso Estado de Derecho. Y consiste en hacer un acto de fe y asumir como si fuera un axioma indubitado que, digan lo que digan los tribunales en este caso, lo mejor que podremos hacer es aceptarlo a priori como la única solución prudente y adecuada. O lo que es lo mismo, fiar más en lo que nos constituye como demócratas.