Google+
son los que faltan para que la ciudadanía de EEUU expulse de la Casa Blanca a Trump y podamos celebrarlo.
Biden o Trump: ¿quién va ganando las elecciones en Estados Unidos según las encuestas?

sábado, 12 de octubre de 2013

En España, el 12 de octubre es Fiesta Nacional y ...


..., como toda fiesta, ha de estar motivada. El motivo es la llegada de los españoles a América, de que Cristóbal Colón descubrió el nuevo continente y un gracioso denominado Américo Vespucio la denominó América (el clásico yo descubro y tú patentas).


Pero también supuso el inicio de un movimiento denominado Imperialismo. Ese movimiento destinado a someter a la población (llamada por ellos) indígena a su servicio o, directamente, los asesinaban. 

Empezó el esclavismo, el Tratado de Tordesillas (por el cual España y Portugal se repartieron el mundo conocido) a gran escala. En menor escala sería colonialismo. Ambas han sido prohibidas en 1960 y dejadas de poner en prácticas (las más conocidas) en 1966.




Se celebra hoy el sufrimiento de un pueblo, el sometimiento al imperio español (que como buen imperio, cayó), celebramos lo potentes que fuimos, lo guapos y buenos que somos con un desfile militar. Un militarismo del que no me siento atraído, al contrario, me repugna. Y me repugna porque gracias a ellos se cometen asesinatos y masacres a punta pala, que dicen proteger y consiguen invadir un país se llame Irak o Afganistán (ésta vez, con el beneplácito de la ONU, otra que también tiene lo suyo). Fueron orígenes de conflictos más que de mantener la paz como se decía que era su deber. Han sido más parte de la solución que de problemas, por eso, creo que paz y milicia no van de la mano ni fueron jamás. Todo ésto, con razonamiento y humilde opinión.



Por eso para mí no es Fiesta Nacional, por eso no me parece que el inicio de una época lamentable de esclavización, expoliación de recursos y explotación de personas no creo susceptible de celebración alguna, sino de condena.