De momento, la última señal ... Italia.
La alarma roja democrática en Europa
no necesita más señales para sonar al máximo nivel.