De momento, la última señal ... Italia.
La alarma roja democrática en Europa
no necesita más señales para sonar al máximo nivel.

jueves, 22 de septiembre de 2022

En la Rusia de Putin ocurren ciertas muertes extrañas
que sólo son mera casualidad.

El año 2022 será recordado como uno de los más prolíficos en lo que a muertes sospechosas relacionadas con el Kremlin se refiere. Ya no es solo el "simple" accidente de tráfico, que también, ahora "parece" que hay gente en Moscú que se "autoinyecta" veneno o "se cae" del yate o por la ventana.

El último hasta ahora, que se sepa, 
por una ventana del Hospital Clínico Central de Moscú donde estaba ingresado. Curiosamente se trata del mismo centro sanitario en el que unos días antes falleció Míjail Gorbachov, el último presidente de la Rusia comunista.

Ravil Maganov se suma a un grupo de ejecutivos de la esfera petrolera y empresarios rusos que mostraron "ciertas" discrepancias con el Kremlin y que murieron de forma repentina en lo que va de año.

Pero no se preocupen. Todo es mera casualidad.