Google+
La vida no es esperar a que la tormenta pase, sino aprender a bailar bajo la lluvia.
del Estado de Alarma. Quédate en casa. Paciencia, solidaridad y optimismo.

domingo, 27 de mayo de 2007

Vota con espiritu 2.0

Iñaki ha publicado en su blog un compendio de lo que sería, en su opinión, un "espíritu 2.0", en linea con la nueva terminología que se utiliza en el mundo de las nuevas tecnologías.


Desde mi punto de vista, está como para suscribirlo al 100% y ya que hoy es un día de toma de decisiones, parece qu
e serían puntos importantes a tener en cuenta a la hora de elegir a nuestros representantes y/o que los y las representantes que salgan electas esta noche asuman este espíritu:

  • Sensación de estar creando algo nuevo. Más allá de cambiar el mundo, el espíritu 2.0 siente que está construyendo una nueva realidad, algo diferente a lo que hay. La máxima expresión de esta nueva realidad podría ser "Second Life". Pero sin llegar a este mundo artificial, en la red existen realidades que trascienden el mundo de los átomos y permiten posibilidades nuevas de acción e interacción. Esta sensación es excitante, genera entusiasmo.
  • Protagonismo de los individuos. Las personas pasan de ser meros consumidores, agentes pasivos con respecto a los medios de comunicación, las empresas, los poderes públicos, y asumen un papel protagonista. Es la característica básica del 2.0. Crean, comparten, forman comunidades, toman decisiones o influyen en ellas. Es el momento de las multitudes inteligentes, de la participación ciudadana, de los emprendedores en red.
  • La tecnología como medio posibilitador. La tecnología permite tantas cosas que es natural que produzca una cierta atracción. Se experimenta el deseo de conocerla, de explotar todas sus posibilidades. Pero mejor si es poniéndola al servicio de unos objetivos que le den sentido, bien sean de realización personal o para beneficio de la comunidad. Idealmente, la tecnología se utilizaría con ambos propósitos.
  • El placer de disfrutar haciendo. El gran objetivo no es la rentabilidad económica, ni acceder a signos externos de estatus social. Se trata de hacer lo que te gusta y, si puede ser, vivir de ello. El espíritu 2.0 aspira a un nuevo estilo de vida. El dinero ya no es lo más importante, ni lo más excitante. Fue sintomático el comentario de Rob Malda en el sentido de que él no se preocupa de los beneficios, que otros se encargan de ello. Él se conforma con tener el trabajo más “cool” del mundo. Concedásmole cierto margen de sinceridad.
  • Es más divertido si lo compartes. Somos individuos en red. Queremos comunicar y queremos compartir. Compartimos lo que hacemos y estamos abiertos a las aportaciones de los demás. Entre todos conseguiremos más y mejores cosas. Formamos comunidades, compartimos ilusiones, somos cómplices.
  • El refrendo de la comunidad es la medida del éxito. Lo habrás hecho bien si consigues que la gente valore tu trabajo, que lo utilice, que lo lea, que lo comente, que lo referencie, que lo mejore, que lo adopte como propio.
  • En el 2.0 eres lo que haces, no lo que aparentas. La comunidad te valora por lo que haces, por la utilidad de tus aportaciones, no por los caballos de tu coche ni por la seda de tu corbata. Puedes ser informal.

Yo, personalmente, me apunto a este espiritu.