Google+
No es el momento para hacer de todo esto una guerra política más. Dejen de lado sus miserias partidistas y seamos útiles. Las banderas, ni alimentan ni curan virus.
del Estado de Alarma. Quédate en casa. Paciencia, solidaridad y optimismo.

domingo, 8 de abril de 2012

La "Fiesta Nacional"

Texto sacado fundamentalmente del artículo
"La nación vasca como suma"
de Patxi Bastarrika
Construir nación significa, en primer lugar, edificar la cohesión social y cimentar la convivencia. Esto solo es posible integrando la policromía de la sociedad vasca; es decir, haciendo que la identidad vasca sea un lugar de encuentro del pluralismo identitario, político-ideológico, lingüístico, cultural y religioso de nuestra sociedad. Se trata de concebir la identidad nacional como proyecto que descansa en la libre adhesión de la ciudadanía, y de entender los derechos colectivos inherentes a la construcción nacional como acompañantes necesarios de los derechos individuales, que, de manera prevalente, deben ser preservados. No es posible, ni sería deseable en términos democráticos, construir la nación al margen o en contra de los derechos individuales. Se trata de utilizar la copulativa ‘y’ en lugar de la disyuntiva ‘o’ cuando nos refiramos a la identidad vasca, se trata de integrar la pluralidad y al mismo tiempo fortalecer el sentimiento de pertenencia a una comunidad nacional.


Construcción nacional y construcción social son las dos caras de la moneda. Porque la construcción nacional requiere atender unos valores en detrimento de otros ( la libertad individual, la solidaridad, la cohesión, la igualdad de oportunidades, el europeísmo y el pactismo ). Y también porque nación es ciudadanía, no territorio.

La construcción de la nación vasca es, pues, tarea del conjunto de la ciudadanía vasca, porque la nación vasca, Euskadi, es y debe ser nación de ciudadanas y ciudadanos, sea cual sea la adscripción ideológica e identitaria individual. 


*****     *****     *****     *****     *****     *****

Cabe suponer que en el día de hoy, Aberri Eguna, el nacionalismo democrático reafirmará su propósito de liderar ese proceso de más autogobierno y de mayor calidad para Euskadi como nación europea. Bien. Pero sería bueno también que siga celebrando el día de hoy como una fiesta "suya" y se abra al dialogo y al acuerdo para que el Día Nacional sea pactado y consensuado por todas las fuerzas políticas del arco parlamentario vasco.