***********************************
desde el primer Estado de Alarma originado por la pandemia.
Y si no se renueva ... para que se acabe y volvamos a cierta normalidad.

domingo, 6 de mayo de 2012

De la España de ZP a la de Rajoy


Antes de las elecciones que auparon a Rajoy ya se oían voces que nos auguraban que castigar a José Luis Rodriguez Zapatero en las urnas era como si los desilusionados se disparásen ellos mismos un tiro en el pie. Cuatro millones de votos se fueron al PP pensando que aquello no iba a tener consecuencias. 

Recuerdo que cuando algunos funcionarios protestaban porque el PSOE les rebajaba un 5% del sueldo, otras voces nos señalaban hacia Londres donde el Primer Ministro británico, David Cameron, de la misma ideología que Rajoy, sencillamente había echado a la calle más de 300.000 funcionarios en el Reino Unido. Y ahora se prueba la medicina en España donde la mayoría solo presta atencón a las informaciones deportivas.

Zapatero dió pasos en falso en un momento donde no se había detectado el verdadero origen de la crisis. Gastó muchos millones de euros en ayudar a la población a aguantar, como corresponde a un partido progresista. Fuera de nuestras fronteras, los cambios de rumbo se sucedían tan desorientados como en nuestro país. Y la oposición, como una auténtica jauría, se lanzaba a la yugular del que apoderaron “Bambi”.

El Partido Popular sí tenía las idéas claras sobre qué hacer una vez que cayese el PSOE. Nos iban a meter en el corazón del conservadurismo más rancio del mundo anglosajón, el del Tea Party de la ex-gobernadora de Alaska, Sarah Palin. Vemos la resistencia brutal de ese tipo de republicanos contra Barack Obama porque el presidente intenta tener en su país una sanidad gratuita como la que disfrutamos hasta ahora en España. Los Neo-Cons no cejan en su empeño de impedir el paso de legislación que cubra una población del tamaño de la española que se ve forzada a vender su casa para sufragar los desorbitados precios de la sanidad privada.

Leído en el blog de www.enriquemeneses.com

Esperemos que a  los franceses hoy
les sirva nuestro ejemplo.