***********************************
desde el primer Estado de Alarma originado por la pandemia.
Y si no se renueva ... para que se acabe y volvamos a cierta normalidad.

jueves, 3 de mayo de 2012

La Iglesia despiadada


El cardenal católico Rouco Varela ha declarado esta semana que "los diagnósticos prenatales se están convirtiendo en un factor más que preocupante [porque] dificultan el nacimiento de muchos discapacitados

Rouco Varela
Yo no estoy de acuerdo en que los principios fundamentales que mueven a la Iglesia Católica sean justos y buenos per se y, por tanto, no soy como los que habitualmente la critican por no seguir con fidelidad preceptos tan "benéficos". Por el contrario, creo que las religiones, especialmente las monoteístas como ésta, se han apropiado para ellas de sentimientos universales que están en lo profundo de nuestro ser: la moral, el amor, la compasión, la solidaridad, el sentido de trascendencia y otros que nos han acompañado siempre a todos los seres humanos desde que somos tales. Por supuesto que me disgusta que pretendan pasar por inventores y, lo que es peor, propietarios de la patente de tales conceptos pero no suelo criticarles porque pienso que a mí qué más me dan los motivos que cada cual tenga para comportarse de forma adecuada, justa y humana, como por cierto lo hacen casi todos los católicos que conozco.

Pero la Iglesia tiene también otra cara, más dura: La del poder sobre la gente, que se manifiesta -claro- en lo mundano, desde lo social a lo político o empresarial, pero que pretende también gobernar los sentimientos más íntimos de las personas, a las que necesita vulnerables, asustadas, desorientadas, incapaces de decidir sobre su propia vida y por eso necesitadas siempre del "pastoreo" de los prelados. Por eso la Iglesia Católica ha mirado siempre con recelo, y ahora también, los avances de la ciencia, que no solo nos hacen descubrir y comprender mejor el mundo y sus enigmas sino que también nos permiten lograr una vida mejor, más plena, más feliz y, sobre todo, más libre.

Y luego está el dolor. El dolor en todas sus formas. Triste certificado de nuestra enorme fragilidad y que por eso mismo es una auténtica obsesión para la Iglesia, que parece necesitarlo -e incluso reivindicarlo- para así poder presentarse ella como imprescindible institución analgésica.

Hace unas semanas falleció la hijita, enferma de nacimiento, de una pareja amiga. Después de unos pocos pero largos años de sufrimiento, cuyo poso quedará para siempre, la muerte se impuso a sus muchos esfuerzos y a los de la ciencia. La enorme pena -física incluso- que entonces sentí se ha convertido en rabia e indignación al saber que un hombre importante protesta porque se está rebajando el dolor y la desgracia de las familias. Siempre están hablando de misericordia pero algunos no tienen corazón ni piedad, los malditos.