Google+

sábado, 12 de mayo de 2018

4 posibles grandes aportaciones del rugby al fútbol.


Excelente fiesta deportiva la organizada estos días en Bilbao.
Felicidades a todas las parte implicadas en la organización.
Solo tengo una pega que poner aunque no sea responsabilidad
directa de ellos.
Los precios abusivos puestos por algunos establecimientos
daban ganas de decirles 
que se metan sus barriles por donde les quepa. 

Por lo demás, el deporte como tal, como espectador,
me ha encantado, y como aficionado al fútbol,
he encontrado algunas prácticas fácilmente exportables:

-Que los árbitros puedan decidir en un momento dado, 
antes de tomar una decisión ante un jugada polémica,
parar el partido y, junto al resto del público del estadio,
en las pantallas gigantes ver reproducida la jugada,
me ha parecido fantástico. Se acaban inútiles discusiones.

-Que ante una posible lesión de un jugador, 
sin permiso previo del árbitro y sin parar el partido, 
los servicios asistenciales puedan entrar al campo.
Eso evita falsas lesiones y trampas habituales 
de lesionados que realmente no lo están en el fútbol .

-Que el tiempo jugado sea real. 40 minutos. 
El árbitro puede parar el tiempo si se produce un incidente grave. 
Y una vez transcurrido el tiempo reglamentario 
se acaba el partido cuando la pelota sale fuera.
No se discuten minutos de descuento.

-Y lo más grande. El tercer tiempo. 
Las aficiones se mezclan y celebran juntas, 
antes y después, la fiesta del deporte.

4 posibles grandes aportaciones del rugby al fútbol.