Google+

sábado, 24 de marzo de 2018

Narcisismo nacionalista

La personalidad narcisista se caracteriza, entre otros rasgos, por su inmunidad a cualquier autocrítica, por un sentido grandioso de la propia importancia, que le hace creerse superior a todos los demás, así como por una percepción exagerada de sus propios derechos, negándose a admitir haber participado en la creación de los problemas, que siempre se atribuyen a circunstancias exteriores.
"El narcisista, deslumbrado por sus propias
 fantasías de grandeza y omnipotencia, pierde el contacto con la realidad social" (Hans-Jürgen Wirth).
En el nacionalismo catalán, que al final ha desembocado en un independentismo, concurren, naturalmente Las mismas características del narcisismo individual, y todas estas características comunes a los demás nacionalismos.
Y, por lo que se refiere a la megalomanía nacionalista, baste con señalar que: en diversas ocasiones, los políticos independentistas se han comparado con MandelaGandhi o Martin Luther King -es decir: con personalidades que, por su heroísmo e integridad míticos, se han convertido en un ejemplo para la Humanidad-; que, desde el Institut de Nova Història, se ha afirmado que Da VinciColón y Cervantes -es decir y respectivamente: el para muchos mayor genio que ha producido la Humanidad, el más importante descubridor de todos los tiempos, y el mejor escritor español o, tal vez, de la historia universal- en realidad, eran catalanes; y que Artur Mas ha mantenido que, con la independencia de Cataluña, ésta se convertiría en "la Dinamarca del Mediterráneo", lo que conllevaría empleo de calidad, bajo paro, salarios altos y un Estado de bienestar robusto y sostenible, afirmación que no deja de tener su gracia cuando es pronunciada por un político de la antigua Convergència, ya que Dinamarca está considerado el país menos corrupto del mundo, sin que Mas se esfuerce en explicarnos cómo con los mismos miembros que integraron ese partido -y que, precisamente por su corrupción sistémica, ha tenido que cambiar de nombre- se puede conseguir una transformación tan asombrosa.

Universidad Juan Carlos I : "Gaudeamus Igitur" o "Sarandonga".

El Correo / Ünica Verdad / Hoy Pag. 9
La decisión de la presidenta de la Comunidad de Madrid de zanjar el tema de su máster para no «dar pábulo» a las sospechas de la oposición resulta admirable. Y significativa. 

Cualquiera que se supiera inocente y se viera tan perjudicado por un error administrativo ajeno estaría poniendo el grito en el cielo y la denuncia en el juzgado. 

El segundo papelón es peor y recae sobre la universidad, que debería ser una institución bastante más fiable y sólida que un político. 

«Crezca la única verdad», se canta en el ‘Gaudeamos Igitur’. Llegado el momento de las solemnidades, en la Universidad Rey Juan Carlos puede que canten ‘Sarandonga’.

jueves, 22 de marzo de 2018

Están en juego el cargo de la presidenta de la Comunidad de Madrid y la respetabilidad de la Universidad

Nadie debería tener más interés que ella en aclarar este asunto ofreciendo todas las pruebas sobre una información que no ha sido negada.

eldiario.es/rastreador/Inaki-Gabilondo
Cifuentes acabó el máster en julio de 2012 pero para hacerlo necesitaba aprobar todas las asignaturas y había dos exámenes en los que constaba 'no presentada. Dos años después, esas asignaturas aparecían corregidas como superadas con notable sin ningún examen posterior.

Las aclaraciones por parte de la Universidad Rey Juan Carlos no son en modo alguno concluyentes ni satisfactorias.

Es muy importante que se aclare porque están en juego el cargo de la presidenta de la Comunidad de Madrid y la respetabilidad de la universidad pública Rey Juan Carlos.
Y de momento, nada se ha aclarado. Ni mucho menos.

Según Cifuentes, todo tendría explicación, pero ...


miércoles, 21 de marzo de 2018

En otro país europeo más normal, la presidenta de la Comunidad de Madrid no seguiría en su puesto un día más.

eldiario.es/escolar
Cuando Cristina Cifuentes se matriculó en un máster de la Universidad Rey Juan Carlos no era una alumna cualquiera que pasara por allí. 
Fue en el año 2012. Cifuentes ya era la delegada del Gobierno en Madrid. 
Antes había sido miembro del Consejo de Universidades de Madrid. 
Su nombre, en ese año, ya sonaba como probable candidata a las elecciones autonómicas por el PP. 
Llevaba más de treinta años en política –se afilió en 1980 a las juventudes de AP– y hacía ya dos décadas que era diputada en la Asamblea de Madrid. 
En esta universidad pública, que financia la misma administración que hoy preside, Cristina Cifuentes recibió un claro trato de favor
Solo se explica por ser quien es.
Cabe preguntarse en qué momento de su día a día lograba la delegada del Gobierno en Madrid estudiar para su máster o acudir a las clases. O cómo pensaba sacar rato para una tesis doctoral mientras preside la Comunidad, sin tiempo suficiente ni para tomarse vacaciones de verano.
Es fácil, cuando los títulos universitarios se aprueban así.
En otro país europeo más normal, la presidenta de la Comunidad de Madrid no seguiría en su puesto un día más.

Si Cristina Cifuentes obtuvo su título de máster en una universidad pública con notas falsificadas, debería dimitir.

eldiario.es/sociedad/Cifuentes
Se matriculó en 2011/2012 en el Máster en Derecho Autonómico de la universidad pública Rey Juan Carlos, financiada por la Comunidad de Madrid, y le quedaron pendientes dos asignaturas.

La intranet de gestión de alumnos revela que una funcionaria de otro campus entró en el sistema en 2014 y cambió los dos "No Presentado" a "Notable" dejando rastro.

La funcionaria dice que si lo cambió es porque se lo ordenó un profesor. La Universidad sigue investigando. Cifuentes defiende que todo es legal y que aprobó porque se examinó de nuevo en 2014, aunque no hay rastro en los registros.

La Universidad Rey Juan Carlos es la misma universidad que dirigía Fernando Suárez, rector hasta 2017, cuando tuvo que convocar elecciones por el escándalo desvelado por eldiario.es de la decena de plagios que había hecho antes y durante su rectorado.

En otros países europeos a los que miramos con sana envidia cuando hablamos de sociedades democráticas arraigadas, por casos similares, no hubo que esperar más de dos días para tener la dimisión del tramposo sobre la mesa de su inmediato superior. A ver qué pasa aquí.

martes, 20 de marzo de 2018

Urdangarin se juega su futuro en libertad ante el Supremo. España, la credibilidad de la Justicia.

elpais.com/ccaa/2018/03/20
Cinco magistrados deciden a partir de mañana miércoles el futuro de Iñaki Urdangarin. 
El Tribunal Supremo acoge la vista sobre los recursos presentados tras la sentencia del caso Nóos, que condenó al exduque de Palma a seis años y tres meses de cárcel. 
Urdangarin no acudirá, previsiblemente, a la sesión, que servirá a los jueces como base para decidir si ratifican la pena impuesta al marido de la infanta Cristina, la incrementan —como pide la Fiscalía—, la disminuyen e incluso si le absuelven.

La Justicia española esta siendo "sometida" a pruebas muy duras para que acredite su imparcialidad y no sometimiento a los poderes fácticos. Mañana tiene otra oportunidad para demostrarlo.

lunes, 19 de marzo de 2018

Algunas razones que justifican la indignación de los y las pensionistas.

elpais////opinion
Porque las pensiones no son una subvención ni una ayuda, sino un derecho consolidado. 
Porque el dinero que perciben no es del Estado, sino suyo, una inversión sostenida con esfuerzo a lo largo de su vida laboral. 
Porque han apretado los dientes para aguantar la crisis hasta que un Gobierno que alardea de crecimiento económico les ha ofrecido una subida humillante de puro ridícula. 
Porque la hucha de las pensiones no se ha vaciado sola mientras los gobernantes que padecemos rescataban primero a la banca, después a las autopistas, mañana vete a saber. 
Porque su lucha atraviesa de forma implacable y transversal a todos los sectores de la población de este país. 
Porque el presunto colapso del sistema público de pensiones tiene que ver con las tasas de natalidad, con la discriminación laboral que sufren las españolas en edad fértil, con la gestión de los fondos públicos, con aquella pletórica España del pelotazo donde se prejubilaba a porrillo a personas que querían seguir trabajando, con los agujeros negros de la corrupción, con el sistemático desprecio con el que se aplican las ayudas a la dependencia, con el desmantelamiento de la Sanidad pública, con la imposición del copago farmacéutico universal, con la ínfima rentabilidad de los planes de pensiones privados 
…   …   …   …   …   …   …   …   …   


domingo, 18 de marzo de 2018

Ya no te creemos, Mariano

No hay macroeconomía que pueda explicar la imposibilidad de dedicar un par de miles de millones subir las pensiones catorce euros al mes de media. No después de haber visto durante la crisis cómo se gastaban miles de millones en rescatar bancos y autopistas o entidades sanitarias privadas, aumentar el gasto en defensa y anunciar rebajas de impuestos milmillonarias.

Las pensiones, la imaginación y el mayo francés