Google+

sábado, 17 de noviembre de 2018

¿Podría consumarse en Andalucía el sueño inconfesable de Sánchez?

Se presume una victoria concluyente de Susana Díaz, pero no se adivina un acuerdo de legislatura ni de investidura. La aversión de Teresa Rodríguez a la presidenta contraindica que vaya a ungirla como timonel de San Telmo. Y la rivalidad entre Sánchez y Rivera repercute en el cortocircuito de un pacto autonómico entre socialistas y naranjas.

elpais.com////Rubén Amón
Rivera abomina del sanchismo en la retórica confortable de los puentes rotos, pero un acuerdo con Susana Díaz tanto beneficia la capacidad ejecutiva de Ciudadanos como sobrentiende un desafío al propio Sánchez. Porque altera la relación orgánica de las izquierdas en el Parlamento nacional. 

Desheredado el PP de cualquier protagonismo en la trama, la solución al laberinto apunta a un Gobierno en minoría de Susana Díaz, pero la lideresa socialista necesita un acuerdo puntual, simbólico, para la investidura. 

Si Ciudadanos se resiste a concedérsela, tal como parece, le correspondería hacerlo Teresa Rodríguez, aunque incorporando un mecanismo más o menos perverso: apoyar al PSOE con un presidente distinto.

La maniobra es el sueño inconfesable de Sánchez: su partido gana en Andalucía como premonición del gran escenario de la victoria (municipales, autonómicas, europeas), se consolida la relación con el podemismo en el pacto de las izquierdas y, sobre todo, pierde su trono Susana Díaz.

El curioso caso de Andalucía

blogs.publico.es/J.C.Escudier
Que, a tenor de las encuestas, y tras 36 años de gobiernos socialistas la comunidad se disponga a cabalgar a lomos del mismo caballo es una rareza, una excentricidad democrática difícilmente explicable por una sola causa.
Todo sería más sencillo de entender si la longevidad en el poder de los socialistas tuviera correspondencia con una excelsa gestión de los asuntos públicos, pero no es el caso. Andalucía se ha acomodado en el furgón de cola y su riqueza se sitúa por debajo del 75% de la media europea.
Se enfadan mucho los andaluces cuando se menciona el voto cautivo o el clientelismo urdido desde la Junta, aunque sólo un ciego no vería que buena parte del empleo se fabrica desde la Administración, que las subvenciones son un maná que llueve discrecionalmente sobre empresas y sociedad civil, y que ese aceite engrasa una maquinaria de favores a la que no escapan ni las cofradías de la Semana Santa.
Podría pensarse que los socialistas andaluces han sido muy listos, excepcionalmente avispados a la hora de construir esta gigantesca tela de araña de prebendas y canonjías, aunque en este caso los méritos estén repartidos. Sólo con una oposición estulta e  incapaz de ofrecer alternativas creíbles ha sido posible esta singularidad que ni los nacionalismos más obstinados han sido capaz de imitar en sus respectivos feudos.
La alternancia garantiza algo esencial para el sistema que es el control de los gobernantes y la renovación del aire viciado. Conviene a las instituciones porque previene el anquilosamiento y permite la comparación. No es tan obligatoria como necesaria. Es profiláctica, higiénica y saludable, incluso para los partidos a los que desplaza.
Los andaluces votarán lo que les dé la gana porque están en su derecho. No se trata aquí de estigmatizar al PSOE, pero desde la propia izquierda se alberga la esperanza de que, tras las elecciones, tenga que compartir el poder y otros ojos miren bajo las alfombras y pasen la aspiradora. Es inimaginable la suciedad que puede acumularse tras casi cuatro décadas de indiferencia a la prueba del algodón.

viernes, 16 de noviembre de 2018

Raca-Raca y los consejos del Lehendakari.

¡Qué tiempos aquellos en los que a Raca-Raca
lo teníamos en casa!
Por una vez,
al tocapelotas lo tenemos fuera de casa
y nuestro representante lo aconseja
sabiamente.Él sustituye a su alderdikide Raca-Raca.
Aunque con escaso resultado aparente.
Peridis en El País

Elecciones al Parlamento andaluz. Y VOX ... ¿entra?

Ya estan en plena campaña electoral. Y VOX parece que entra en las quinielas. Que VOX deje de ser un partido friki y residual para convertirse en una opción política legitimada por su presencia parlamentaria es malo para todos. 

La entrada en las instituciones de sus propuestas –que son una mala mezcla entre el nacionalcatolicismo de toda la vida con lo peor de la ultraderecha europea– daría normalidad a un discurso tóxico para la convivencia. Vox ya está utilizando las mismas técnicas de redes y propaganda que antes usó Trump, que usó Bolsonaro. Pulsando las mismas teclas en el estómago de la sociedad que usa Le Pen en Francia, o Salvini en Italia. Un discurso cuya única diferencia frente sus referentes europeos es un furibundo anticatalanismo, un patriotismo de hojalata. Es de ahí, de Catalunya, de donde sacan la mayor parte de sus votos; donde han encontrado su principal argumento de campaña.

eldiario.es/escolar/
lo-que-supone-el-ascenso-de-Vox
Vox normaliza el racismo. La intolerancia. El machismo. Pretende un modelo tan estrecho para España que solo caben la regiones, y no las nacionalidades. Rompe cualquier idea de país que no sea el de los buenos y los malos, los españoles de bien y la antiespaña que no habla en cristiano. Reivindica  la historia del Cid Campeador y la reconquista, tan falsa como el mito de Santiago. Bebe de la nostalgia franquista y de un nacionalismo supuestamente antinacionalista, donde el himno y la bandera, y no los derechos de los ciudadanos, son el patrimonio más importante. 
Vox propone, entre otras medidas, deportar a los inmigrantes ilegales, construir en Ceuta y Melilla “un muro infranqueable”, suprimir la memoria histórica, eliminar las autonomías, ilegalizar a los partidos independentistas, agravar las penas por “ofensas y ultrajes a España y sus símbolos”, presionar diplomáticamente para recuperar Gibraltar o un “plan integral para el conocimiento, difusión y protección de la identidad nacional y de la aportación de España a la civilización y a la historia universal”.
Algunas partes de este discurso les sonarán. Ya se nota su influencia en el PP de Pablo Casado, y eso que Vox aún es solo una amenaza no demostrada en las urnas. Imaginen si, además, logran sentarse en el Parlamento de Andalucía.

jueves, 15 de noviembre de 2018

Estos anuncios deberían de ser ilegales

Hoy se publica este anuncio en ABC


Las esquelas de Francisco Franco Bahamonde y José Antonio Primo de Rivera han aparecido en las ediciones de  El Mundo  ABC de este 15 de noviembre de 2018 para anunciar sendos actos conmemorativos en los próximos días.

En el aviso que aparece en  El Mundo, también piden "por la derogación de la Ley de Memoria Histórica", "por la defensa de la Memoria Falangista" y "por la Unidad Nacional de España".

Resulta bochornoso. De vergüenza ajena.
Espero que más pronto que tarde, al primer paso que esperemos ver a corto plazo, siga la ilegalización de organizaciones fascistas en España. 

Presentaciones del Manifiesto de "federalistak".


miércoles, 14 de noviembre de 2018

Ojo con Pablo Casado y su lata de gasolina

www.elsaltodiario.com/opinion/pablo-casado-y-la-lata-de-gasolina
Pablo Casado nació a la política con la misión de incendiar el infierno. Su crispación aseada ha llamado la atención de los líderes de The Movement, la internacional ultra creada por el artífice de la elección de Donald Trump, Steve Bannon. The Movement ha visto en Casado un líder con medio camino andado en el ascenso hacia el poder, algo mucho más interesante que la alianza con perdedores —pese al momento de publicidad gratuita que se le ha dado en octubre— que representa Santiago Abascal y su Vox.

Pero Casado no necesita a Bannon para mantener las llamas en lo alto. Le basta y le sobra con una cultura política que se está desarrollando en Europa: la de los Le Pen, Salvini, Orbán. Muestran el auge de una derecha a la derecha del Partido Popular Europeo, que, eventualmente, pueden tomarlo y teñirlo con ideas que superen el desdibujado conservadurismo europeísta de Juncker y Merkel, huérfano de proyecto en España desde la salida de Rajoy y la derrota de su delfín, Sáenz de Santamaría.

Casado espera su momento, con la convicción de que esa etapa puede terminar en cualquier momento. Con la lata de gasolina.

martes, 13 de noviembre de 2018

"Iphigenia en Vallecas", en el Arriaga.

Euripides, hace veintiséis siglos, describió el sacrificio de Ifigenia, hija de Agamenón, como parte de una de las más conocidas tragedias griegas y la esencia de su drama nos llega vigente hasta nuestros días de la mano del texto compuesto por Gary Owen, ubicándolo en un suburbio del sur de Gales, con su obra “Iphigenia in Splott” premiada en 2015 con el UK Teatro Award for Best New Play, hasta recalar en la piel de una soberbia María Hervás, protagonista, productora y adaptadora de este espectáculo de “Iphigenia en Vallecas”, convirtiendo a aquella hija de rey griego en una joven marginal del conocido barrio de Madrid.

“Iphi” es una nini, choni o quinqui, entregada al alcohol y las adicciones que puede costearse con los 20 euros que, de cuando en cuando, le da su abuela y lo que ella misma puede conseguir a base de descaro, sus encantos y sus habilidades. Su presente es terrible y su futuro desolador, parece marcado entre las calles por las que vaga de noche, para dormir de día.

Se trata de un monólogopero hay muchos personajes; además de “Iphi”, vemos a su abuela, sirviendo copas, a sus 70 años, tras la barra de un bar; a una vecina gorda; a “Silvi”, su compañera de piso, tan  buscavidas como ella; a “Rique” su pareja de juegos sexuales, aunque siempre con condón, con más músculos en tríceps y bíceps que en su cerebro; a “Fer”, metáfora de la salvación que no fue; a la hija de éste, a su mujer … a Carlos, el aprovechado amigo de “Fer”; y todos ellos son recreados por María Hervás de manera magnífica, dando a cada a uno su propia personalidad, sus movimientos, sus tonos de voz, su particular dicción, etc… en todo un alarde interpretativo.

La tragedia moderna compuesta por Gary Owen, con un potente contenido de denuncia social, tiene el acierto de irse transformando desde un inicio con rasgos de comedia, hacia un intenso drama amasado poco a poco, hasta su estallidocapaz de remover conciencias, si bien en su desenlace final, sobre todo en la justificación del mismo, bordea excesivamente los aires panfletarios, lo cual no inhabilita para nada el conjunto. (Nadie se cree que un español/a renuncie a una indemnización de 300.000 €).
Pero lo más destacado de este espectáculo es el despliegue interpretativo que realiza, en él, María Hervás: brutal, arrolladora, natural, poliédrica, divertida y capaz de emocionarnos al tiempo, moviéndose entre lo gamberro y lo sobrecogedor, consiguiendo la misma eficacia en cada registro que nos muestra; componiendo un trabajo actoral que será recordado en el tiempo.
Un espectáculo muy interesante, cuya recomendación es imprescindible, sencillamente sobresaliente.

"La democracia también es que no paguen siempre los mismos", pero debería ser también que paguen quienes no han pagado jamás.

Pedro Sánchez ha dicho que democracia también es que no paguen siempre los mismos. Yo me atrevería a sugerir que democracia debería ser, además, que paguen quienes no han pagado jamás.

https://elpais.com
No pretendo incendiar templo alguno con esta estrada de blog pero que, cambie la ley que cambie, la Iglesia católica siga beneficiándose de exenciones fiscales en España me parece insostenible a estas alturas, cuando sus defensores ya ni siquiera pueden esgrimir el folclórico argumento de que a la gente le hace más ilusión casarse en una iglesia, porque desde hace años se celebran muchas más bodas civiles que religiosas en nuestro país. 

Los privilegios de los que goza la Iglesia son una herencia directa de la dictadura, un fosilizado vestigio del nacionalcatolicismo, el fruto de cuarenta años en los que la Iglesia y el Estado fueron una sola cosa y los pecados se confundían con los delitos.

lunes, 12 de noviembre de 2018

Cospedal y Morenés también se cagan en dios y se suenan los mocos en la bandera

María Dolores Cospedal, con su mantilla de inclinarse ante el Papa, y Pedro Morenés, con su rancio abolengo católico, se han venido cagando reiteradamente en dios. Todo ello siempre con la bandera por delante.

Hay muchas maneras de cagarse en alguien y de sonarse los mocos con algo. No solo la manera en que Willy Toledo se caga en dios y la manera en que Dani Mateo se suena los mocos en la bandera rojigualda. Por ejemplo, te cagas en dios cuando dejas desmembrado a un niño que trabaja en el campo y le estalla en el cuerpecito una mina antipersona que tú has fabricado y que le has vendido al sátrapa que lo mantiene pobre y que lo explota. Te cagas en dios cuando un avión de guerra que tú has fabricado y vendido lanza misiles que tú has fabricado y vendido sobre un pueblo lleno de civiles el día de mercado. Te cagas en dios cuando el ejército de un reino asesino deja caer bombas que tú has fabricado y le has vendido sobre un autobús escolar y mueren treinta niños. 
... 
(Excelente artículo de Ruth Todelano en eldiario.es)

Amigo Dani Mateo :

elperiodico.com/es/opinion
Te has sonado con la bandera nacional y te están linchando. Por lo visto no puedes sonarte con una bandera porque es una falta de respeto en un momento en el que mucha gente cuelga banderas en los balcones. 

Como hay una guerra de 'balconing' de esteladas, catalanas, republicanas y españolas, nadie debe hacer broma con el tema. Amigo Dani, la identidad se define más por conflictos y dilemas que por acuerdos. La gente cuelga banderas en los balcones y punto y se acabó y basta.

Los ciudadanos pueden exhibir sus banderas en ventanas y balconcillos hasta que se pudran a la intemperie, pero que nadie se suene los mocos. 

Los ciudadanos pueden convertir sus domicilios en embajadas abanderadas junto a la ropa interior tendida, pero uno no puede sonarse con la bandera.

domingo, 11 de noviembre de 2018

Unamuno: venceréis, pero no convenceréis, en el Arriaga

El «Venceréis, pero no convenceréis» que Miguel de Unamuno, rector de la Universidad de Salamanca, espetó al fundador de la Legión españolaJosé Millán-Astray, el 12 de octubre de 1936 es un episodio mítico de nuestra historia. En esta obra con ese título se nos muestra a un Unamuno frente al espejo en pleno torbellino del comienzo de la Guerra Civil. Cartas y poemas del Unamuno tardío, junto al famoso discurso que pronunció el 12 de octubre de 1936, en el paraninfo de la Universidad.
Sus últimos meses de vida, destituido como rector vitalicio, habiendo quedado viudo, rechazado por el bando nacional y por el republicano, “español desterrado en España”, fueron un tiempo de reclusión y desencanto.
En esta ocasión la interpretación de José Luis Gómez es brillante y la escenografía le hace ganar muchos enteros a la obra.

.

Las lecciones de la primera guerra mundial

elperiodico.com//opinion
Hace cien años acababa una guerra devastadora que causó al menos 20 millones de muertos en suelo europeo y la desaparición de cuatro imperios, el alemán, el austrohúngaro, el otomano y, revolución mediante, el zarista. Un orden mundial que había llevado a aquel desorden sangriento llegaba así a su fin para alumbrar uno nuevo en el que un país extraeuropeo, Estados Unidos, resultaba altamente fortalecido. Meses antes, su presidente, Woodrow Wilson, había lanzado 14 puntos para sentar las bases de un sistema distinto, liberal, con menos fronteras económicas pero más Estados, y abogaba por el recurso al multilateralismo para dirimir agravios y evitar nuevos conflictos armados. De ahí nació la Sociedad de Naciones, el embrión de lo que después sería la ONU.

Pese a toda la sangre derramada y a los deseos de paz, la guerra se cerró en falso. El revanchismo de los vencedores primero y de los vencidos después llevó a otra conflagración mundial y de ahí sí nació, hace 75 años, un nuevo orden que ponía en primer plano el multilateralismo con la creación de instituciones internacionales y una estrecha relación entre Europa y EEUU.

Hoy, aquella arquitectura se tambalea acosada por la aparición de los nacionalismos exacerbados y por un Donald Trump replegado en el ‘America first’ que ni siquiera frena sus insultos a quienes se supone son aliados como Francia. Su visita a este país para conmemorar el aniversario tiene el sentido opuesto a la del presidente Wilson hace cien años.