Google+
son los que faltan para que la ciudadanía de EEUU expulse de la Casa Blanca a Trump y podamos celebrarlo.
Biden o Trump: ¿quién va ganando las elecciones en Estados Unidos según las encuestas?

sábado, 12 de septiembre de 2020

El Mercado de Sopelana, medidas restrictivas y el control de la ciudadanía.

El histórico mercado se ha celebrado un año más.
Y sin problemas.
A expensas de la valoración de los organizadores, 
podemos afirmar que "la prueba" se ha superado 
satisfactoriamente.


El elemento clave ha sido el cercado que envolvía el recinto.
Me ha parecido correcto, pero en cierta parte, injusto.
Si el objetivo es "controlar" el virus, parece razonable.
Y si es razonable habría que aplicarlo
al resto de centros comerciales del municipio,
hostelería incluida, claro.


Por otra parte, llama también la atención el recelo 
de cierto sector de la ciudadanía que critica estas medidas 
en aras de la libertad individual.
Como parto del hecho de que en casos como este
la libertad del colectivo está por encima de la individual, 
la discusión no tiene recorrido.

viernes, 11 de septiembre de 2020

Los grandes hitos del PP

 


Es como si fueras un ratón y votaras a un gato

Gabriel Rufián, esta semana durante la sesión de control del Congreso se dirigió a los representantes del partido ultraderechista Vox, con un contundente discurso y dos ideas que comparto:

1-> "Les pido hoy aquí que condene el hecho de que haya, 40, 50, 60, lo digo claramente, anormales cada tarde a las puertas de una casa con tres críos pequeños en Galapagar diciendo anormalidades",

y 2 -> "Hoy aquí me dirijo a la gente que les puede llegar a votar y que cobra 500, 600, 700 euros, por romperse la espalda en una obra o por llevar una hamburguesa a otro en una bici, y cree que ustedes son de los suyos. Les digo que no, que si cobras eso y votas a Vox es como si fueras un ratón y votaras a un gato. No son de los tuyos".

jueves, 10 de septiembre de 2020

Feliz retorno, Iruña

El bilbaino café Iruña ha vuelto a abrir sus puertas esta semana, tras más de medio año de obras y virus. Como siempre, luce espléndido.

Icono de la ciudad que lo vio nacer hace más de cien años.

La vacuna y las cloacas


miércoles, 9 de septiembre de 2020

Que los chicos vayan a clase es una prioridad nacional, me temo que hasta por encima de las necesidades de bares, hoteleros y agencias turísticas, aunque si uno escucha los informativos no lo parezca

Una profesora de secundaria del I.E.S. Maestro Padilla
de Almería corrige unos exámenes
CARLOS BARBA / EFE

elpais.com/opinion/david trueba
No corren buenos tiempos para los profesores. En el tira y afloja por los comienzos del curso, su voz no ha sido la mejor escuchada. Pareciera que los protocolos de separación, ventilación, entrada y salida, desinfectación de material, estampado del felpudo y demás aspectos de intendencia se hayan comido la más importante de todas las lagunas, la de la enseñanza misma. El continente se ha impuesto sobre el contenido. 

Conseguir que acudan en grupos reducidos, controlados, que los desplazamientos sean del menor riesgo no es tarea fácil. Pero queda un sabor a oportunidad perdida cuando sospechas que podríamos haber sentado a los enseñantes a elaborar un modelo educativo de emergencia. A partir de la secundaria hubiera sido inteligente manejar números de alumnos asequibles asociados a tutores que dirijan su tiempo de trabajo en casa y en la distancia con citas puntuales. Si necesariamente no todas las clases serán presenciales, sería más útil incorporar un modelo en el que el alumno trabaja solo, investiga, redacta, prepara exposiciones, bajo el tutor que dirige sus esfuerzos.

No se trata de cambiar nuestro programa académico, pero sí reformarlo. Este año no puede limitarse a ser un parche. Todo es un puñetero desastre expuesto a suspensiones temporales incómodas y constantes. Ya que este va a ser el peor curso de la historia de España, podríamos habernos roto el cerebro para ofrecer a los alumnos la mejor experiencia educativa de sus vidas. Habría bastado imaginación, medios, personal y que cada instituto propulse a sus profesores a una esfera distinta de la habitual.

Organizadas por la Fundación Internacional Olof Palme
Jornada doble bajo el título Federalismo y Nacionalismo.

La Fundación Internacional Olof Palme organiza para los próximos días 10 y 14 una Jornada doble bajo el título Federalismo y Nacionalismo. Para poder seguirla telemáticamente, es necesario solicitarlo a
area.academica@fiop.net

>>>>>>>>>> Día 10 de septiembre

9:30 h – Inauguración. Presentación de la jornada
Presenta y modera:Anna Balletbò, Presidenta de la Fundación Internacional Olof Palme
Ponentes: Antoni Rovira, Catedrático de Derecho Constitucional, UAM, Francesc de Carreras, Catedrático de Derecho Constitucional, UAB,   Antoni Bayona, Ex Letrado mayor del Parlamento de Cataluña, Nicolás Sartorius, Presidente de la Asociación por una España Federal.

10:45 h – Federalismo EEUU, S.XVIII, versus Federalismo europeo, S.XXI                      
Presenta y modera:Núria Milà, Abogada de ICAB y Patrona de la Fundación Internacional Olof Palme
Ponentes: Dori Galera, Presidenta de la Asociación Federalistas de Andalucía, Joan Botella, Catedrático de Ciencia Política, UAB, Francisco Caamaño, Catedrático de Derecho Constitucional, UDC,

>>>>>>>>>> Día 14 de septiembre

09:30 h – Financiación y responsabilidad fiscal
Presenta y modera: Alfredo Pastor, Profesor Emérito de IESE
Ponentes: Montserrat Colldeforns, Doctora en Economía, Juan Tugores, Catedrático de Economía en la Universidad de Barcelona, Ángel de la Fuente, Director de FEDEA ,  

10:45 Debate de clausura
Presenta y modera: Jaume Lanapsa, Presidente de la oficina del Club de Roma de Barcelona
Intervienen: Carles Campuzano, Presidente, Fundación Acsar. Patronato FIOP, Victor Ferreres, Catedrático de derecho Constitucional, UPF. Alberto López Basaguren, Catedrático de Derecho Constitucional UPV-EHU, Miquel Iceta, Primer secretario del PSC        

martes, 8 de septiembre de 2020

El pozo infinito de corrupción al que el PP ha ido arrojando la dignidad política española ya aburre, pero ...

Para gran desazón de los españoles de bien, solo algunos periódicos se hacen eco de la noticia relativa a la Fiscalía Anticorrupción que solicita la imputación de María Dolores de Cospedal y de Jorge Fernández Díaz por haber montado una red ilegal de espionaje con el fin de robar información a Luis Bárcenas sobre la financiación ilegal del PP. 

Ninguno de los grandes periódicos ha considerado la noticia merecedora de abrir página. La Razón ni siquiera la lleva a su portada. Es comprensible. La corrupción en el PP ha sido tan generalizada que es normal que ya no sea casi ni noticia.

El caso es que el pozo infinito de corrupción al que el PP ha ido arrojando la dignidad política española ya aburre. No me extrañaría que, dentro de poco, nuestros periódicos clásicos abrieran una mañana sus portadas con la constatación irrefutable de que un alto cargo del PP está limpio, saneado, impoluto como una sábana extendida sobre el césped a orillas del río.

La educación, la mejor inversión.

Los niños han de volver al cole, y para ello se han de tomar todas las medidas necesarias para garantizar al máximo su seguridad y la de la comunidad educativa. 
Está en juego el futuro de una generación de niños que quedará atrapada en un ascensor social que solo desciende. 
Diez días de inasistencia a clase disparan la tasa de fracaso escolar que, en España, que lidera el ranking de la UE, es del 17,9%. 
Es algo que no nos podemos permitir. Pese a los recortes, la Sanidad y sus profesionales están aguantando el envite de la Covid-19. 
Y pese a los recortes, esperamos que la comunidad educativa también lo haga.
Porque está demostrado que un buen sistema educativo ayuda al crecimiento económico y eleva el PIB de cualquier país. 
Es la mejor inversión.

lunes, 7 de septiembre de 2020

Mañana comienza el curso escolar y, como oferta del Ayuntamiento de nuevos espacios municipales, sorprendentemente, una carpa en el patio


A finales de agosto los ayuntamientos recibieron una comunicación del 
Gobierno Vasco, como si no hubiesen tenido "meses" para hacerlo antes, 
un informe solicitando información sobre posibles espacios municipales 
para uso educativo.
Sopelana no es que tenga muchos, pero haberlos, haylos:
Biblioteca municipal y locales del edificio del frontón,
Aula de Cultura de Kurtzios, con varias aulas en el edificio,
y, cuando menos, tres espacios deportivos 
para posibles espacios educativos.

Llama la atención la respuesta municipal: una carpa en el patio.
No esta mal, puede ser útil,
pero no puede ser la única medida que se oferte.

¿Cómo puede impedir su propio genocidio un pueblo como Brasil, que se ha acostumbrado a morir?

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro,
intenta colocarse la mascarilla durante la inauguración
de la nueva escuela cívico-militar General Abreu
en Río de Janeiro.
SILVIA IZQUIERDO / AP
elpais.com/opinion/eliane brum/
el-peor-virus-de-brasil
Según un sondeo del Instituto Datafolha, casi la mitad de la población, el 47%, cree que Bolsonaro no tiene ninguna culpa de la propagación de la enfermedad a la que llama “gripecita”. La paradoja generó un tsunami de depresión y perplejidad en sectores de la izquierda y de centro.

Al principio de la pandemia, Bolsonaro propuso una ayuda de emergencia mensual de 90 euros que llega a más de 65 millones de brasileños. Ahora millones de brasileños viven —y miles mueren— con la renta más alta de toda su existencia en plena pandemia.

Para los brasileños más pobres, la pérdida de familiares —tanto por enfermedades evitables como por la violencia— forma parte de su cotidianidad. El país sigue enfrentándose a una grave epidemia de dengue, los casos de malaria están aumentando y el sarampión ha vuelto. La diarrea sigue siendo una importante causa de muerte. Y los negros, la mayoría más pobre de la población, constituyen el 75% de los asesinados por la policía. La covid-19 entra en este día a día como una forma de muerte más que se suma a todas las otras.

Ante el aumento de la popularidad, que puede llevarlo a la reelección en 2022, Bolsonaro ha decidido extender la ayuda de emergencia y crear el Renta Brasil, su propia versión del Bolsa Familia, un programa social que popularizó a Lula entre los más pobres. 

Brasil llega hoy 7 de septiembre, fecha en que celebra su independencia de Portugal, con más de 125.000 víctimas de coronavirus y acechado por una pregunta trágica: ¿cómo puede impedir su propio genocidio un pueblo que se ha acostumbrado a morir?

domingo, 6 de septiembre de 2020

Corresponsabilidad educativa

Cartel recordando las medidas de seguridad en la puerta
de una aula ante el nuevo curso escolar.

MARÍA JOSÉ LÓPEZ / EUROPA PRESS
elpais.com/opinion/Jorge Galindo

Cuando más de una persona o entidad es corresponsable de una tarea, hay dos resultados extremos posibles. 


En un lado está el equilibrio cooperativo: las partes responsables se ponen de acuerdo para que salga adelante porque saben que un buen resultado les beneficia a todos a largo plazo. 


Pero siempre acecha, y por desgracia muchas veces sucede, el desarrollo contrario: nadie se hace cargo, y cada uno se ocupa de culpar al resto porque no se hizo lo que se tenía que hacer.

¿Es porque tenemos “17 sistemas educativos”, como sugieren algunos? 

La falta de corresponsabilidad no es inherente a un sistema descentralizado, sino que depende tanto del entorno institucional como de las decisiones de los actores, en este caso de los políticos. Si son incapaces de construir confianza entre ellos, si no hay incentivos para que se dé, la cooperación no podrá arraigar.

Bien, ahí está tu problema


Esta viñeta de Pat Bagley publicada en el diario The Salt Lake Tribune, de Salt Lake City, Utah, ha provocado las quejas de la asociación de sheriffs de Utah, del partido republicano y otros colectivos. Piden que se retire la imagen y que el diario y el dibujante se retracten y pidan perdón.
En la consulta, un médico y un oficial de policía miran una radiografía, en la pared hay un cartel que reza «Parásitos intestinales».
En la parte inferior del esqueleto se aprecia la figura de la túnica blanca con capucha típica del Ku Klux Klan que el médico señala diciendo:
«Bien, ahí está tu problema».