sábado, 12 de septiembre de 2020

El Mercado de Sopelana, medidas restrictivas y el control de la ciudadanía.

El histórico mercado se ha celebrado un año más.
Y sin problemas.
A expensas de la valoración de los organizadores, 
podemos afirmar que "la prueba" se ha superado 
satisfactoriamente.


El elemento clave ha sido el cercado que envolvía el recinto.
Me ha parecido correcto, pero en cierta parte, injusto.
Si el objetivo es "controlar" el virus, parece razonable.
Y si es razonable habría que aplicarlo
al resto de centros comerciales del municipio,
hostelería incluida, claro.


Por otra parte, llama también la atención el recelo 
de cierto sector de la ciudadanía que critica estas medidas 
en aras de la libertad individual.
Como parto del hecho de que en casos como este
la libertad del colectivo está por encima de la individual, 
la discusión no tiene recorrido.