Hay personas que tropiezan dos y tres veces por una misma piedra.
Luego los hay que a la tercera dan un paso más, para evadirla.
Otra minoridad termina a la primera quitando la piedra para que no tropiece nadie que venga detrás.
Pero si vas a Madrid, verás a muchos "cojos/as" con muletas diciendo que las piedras son libres de estar donde están.

jueves, 1 de mayo de 2008

ETA NO

En un intento desesperado de recordarnos el esperpéntico "aquí estoy yo", ataca en el día del trabajo la sede para la seguridad y la salud laboral, en un claro ejemplo de estupidez fascista.

Lamentable ETA, y lamentable también la actitud de quienes le jalean o aplauden fuera de los micrófonos, de quienes no le condenan ni reprueban sus actos y de quienes callan y miran a otro lado.