Hay personas que tropiezan dos y tres veces por una misma piedra.
Luego los hay que a la tercera dan un paso más, para evadirla.
Otra minoridad termina a la primera quitando la piedra para que no tropiece nadie que venga detrás.
Pero si vas a Madrid, verás a muchos "cojos/as" con muletas diciendo que las piedras son libres de estar donde están.

miércoles, 28 de mayo de 2008

¿A quién beneficia escenificar y cultivar el desencuentro?

Comentaba Mikel García en su blog Aberriberri bloga, que el desencuentro entre nuestro Lehendakari y Zapatero, es un desencuentro asumido por todo el mundo. Ibarretxe sabía que ZP le iba a decir NO, los vascos sabíamos que ZP iba a decir NO, el Gobierno Vasco sabía que iba a decir NO, el PNV- EA … sabían que iba a decir que NO, ...

Entonces ¿para qué escenificar ese desencuentro?

Por un lado tenemos al PNV que utilizó, igual que el PP-PSOE, esa estrategia de confrontación de choque de trenes, para obtener más votos en aquellas míticas elecciones de 2001, donde la coalición nacionalista obtuvo los mejores resultados de la historia gracias a esa confrontación.

Pero los tiempos han cambiado, y la sociedad vasca ha votado en unas cuantas contiendas electorales mostrando su cansancio del mismo mensaje de confrontación, y para colmo, ese cansancio es superior en la masa social que en el 2001 apoyo al nacionalismo institucional.

Al PNV esta estrategia de confrontación, no solo no le conviene, sino que le desgasta.

A Eusko Alkartasuna, Aralar y Ezker Batua, que forman parte de ese polo de confrontación y de desacuerdo que va detrás de la propuesta del Lendakari la confrontación les va al pelo, están en su salsa. Necesitan de esa estrategia que lleve a teóricas grandes coaliciones en las que poder sobrevivir. Ellos, nosotros, no.

Los dos partidos “constitucionalistas”, PSOE y PP, andan como los cazadores a la espera de su oportunidad, y de los dos, el que en cada ocasión está en La Moncloa, envia al electorado el mensaje de que con ellos algo, sin ellos NADA de NADA.

Y por último, tenemos a la izquierda radical, con su consigna habitual de cuanto peor, mejor. Con confrontación, en su ambiente.

Conclusión: ¿Cuál es el partido que menos beneficiado saca del clima de confrontación que tenemos en el ambiente?

La respuesta, como en la canción, está flotando en el ambiente.