Que no nos engañen.
Si no hay Estado de Alarma es porque el presidente de la Comunidad Autónoma de turno no se atreve a solicitarlo.

lunes, 4 de junio de 2018

Paisaje parlamentario después de la moción

El PP ha acabado pagando su alejamiento de la realidad. Durante 9 años huyeron hacia adelante sin querer hacer frente a la corrupción y al final se han caído al abismo sin ser conscientes del hartazgo social que habían provocado incluso entre sus votantes y las ganas que tenia la oposición de ponerles de patitas en la calle. La verdad es que se lo habían ganado a pulso.


eldiario.es/zonacritica/Paisaje-después-moción_censura
Ciudadanos se ha quedado también muy descolocado. Su triunfo en Cataluña y la euforia de las encuestas nublaron a Rivera que intentó tumbar por KO al PP en su terreno, en la derecha olvidándose del centro. La moción de censura le ha pillado cantando el himno de Marta Sánchez y al final se ha quedado solo votando con Rajoy. 



Por primera vez, hay dos derechas en la oposición; es verdad que le pueden hacer la vida imposible al gobierno pero corren también el peligro de irse las dos al monte y dejar libre mucho espacio templado para el PSOE.



Podemos ha celebrado el triunfo de la moción como si estuvieran en las hogueras de San Juan. En ese fuego purificador han quemado las culpas de no haber votado a Sánchez en 2016, la cal viva, las vicepresidencias y hasta el chalet. Se sienten como nuevos pero ya no lo son. Ahora tienen que medir bien su relación con Sánchez. No pueden ponerle en la Moncloa y a los quince días empezar a torpedearle.



La coordinadora general del PdeCat, Marta Pascal, ha aprovechado muy bien la ocasión para marcar terreno frente a Puigdemont y a Torra. 



La apuesta por un nuevo tiempo de dialogo y distensión entre Madrid y Barcelona la completa desde ERC su nuevo secretario general, Pere Aragonès, flamante vicepresidente de la Generalitat.



Y por último, el PNV que pase lo que pase, siempre acaba ganando. Es el último partido serio que queda, dicen muchos diputados, aunque también hay quien piensa que la derecha española nunca le perdonará está "traición".