Enrique Galván:

No podemos dejar ganar a quienes degradan la política

sábado, 6 de mayo de 2023

La sal, roca comestible y de otros múltiples usos,
tiene un lugar preferente en Añana.

La sal, u «oro blanco», es la única roca comestible por el ser humano.
Se lleva utilizando desde la antigüedad hasta nuestros días para diferentes fines: conservar alimentos, quitamanchas, limpiar el cobre, cocinar, usos industriales y ganaderos, deshielo de pavimentos, balnearios e incluso fue utilizada como 
salario («salarium» en latín) para pagar a los legionarios romanos.
Por ella se han generado guerras para controlar los depósitos salinos y los mercados de la sal.
Por ésto y más, entre otras cosas por s
us renovadas instalaciones para los visitantes, merece la pena la visita a Salinas de Añana, un Valle Salado en Álava.